Ricardo Monreal
"No es una amenaza, pero el Poder Judicial cambia desde adentro o lo cambiamos nosotros desde afuera"
Ricardo Monreal repasó los pendientes de la agenda legislativa de Morena en el Senado.

Ricardo Monreal es una pieza tan necesaria como controvertida en el ecosistema de la 4T. Su operación política -quizás el aspecto más valorado, incluso entre sus adversarios- fue la punta de lanza para lograr los dos tercios requeridos para la Guardia Nacional o en la búsqueda de apoyos para Yasmín Esquivel, cuya relación marital con José María Rioboó la ponía en duda para la Suprema Corte. Esa capacidad contrasta con las acusaciones de algunos sectores del partido que resisten su ambición de incidir en las candidaturas para las próximas elecciones.

En una charla exclusiva con LPO, el líder de los senadores oficialistas niega que exista una pelea con Yeidckol Polevnsky, al mismo tiempo que rechaza tener intenciones de disputar el control de Morena. En medio de la sesión de fotos, sin embargo, se le dibujará una pequeña sonrisa en el rostro, cuando un colaborador le revele que el Tribunal Electoral resolvió pedirle a las autoridades del partido marrón los fundamentos de la designación de Miguel Barbosa en Puebla.

¿Cuál es la agenda que intentará completar el oficialismo de aquí al 30 de abril, cuando termine el período ordinario?

Hay cuatro reformas pendientes que queremos evacuar en estas semanas: laboral, revocación de mandato, educativa y consulta popular. Son los cuatros temas pendientes. Tres de ellas son constitucionales y la laboral es reglamentaria. Ya nos enviaron la Laboral desde Diputados. Quedarían tres.

También nos llegaron las cuatro leyes reglamentarias de la Guardia Nacional, que serán analizadas en una comisión plural. En esas leyes secundarias no necesitas mayoría calificada, pero de todos modos queremos sacarlas por consenso.

Por lo que se escucha desde la oposición, la más difícil de aprobar sería la revocación de mandato. Pareciera que no hay margen en ese tema para negociar. ¿Es así?

La revocación de mandato es con la que tengo más dificultad. Porque ellos no quieren que sea el mismo día de la elección de medio término. Obviamente creen que tendrá una influencia determinante el Presidente. No quieren que compita. Es lo que dicen. Al estar en la boleta, AMLO les generaría un problema serio. Esa es la más difícil. Si no logro en estos días un consenso, quedaría para un extraordinario.

Cuando se repasa la agenda del Senado de estos meses, se encuentra una efectividad muy alta en los temas prioritarios de AMLO. Pero también se observan temas como comisiones bancarias o reforma al poder judicial, que despertaron muchas críticas por una presunta falta de coordinación con el Ejecutivo. Esa alarma crece sobre todo en los mercados...

La autonomía del poder legislativo es real. Nadie debe asustarse, porque no somos radicales ni irracionales. No queremos afectar a la economía, al país, ni al desarrollo de la nación. En el tema de comisiones bancarias voy muy avanzado con un dictamen que espero salga en unos días más. Nos asiste la razón. No nos vamos a detener. Vamos a reformar lo que sea necesario.

Con lo del Poder Judicial hemos llegado a un acuerdo con sus autoridades. No han descalificado nuestra propuesta. Ellos quieren opinar y nos han dicho que, con el mismo propósito -combatir la corrupción en la Justicia-, tienen otras alternativas. Pues está muy bien. Por eso hemos instalado una mesa de trabajo conjunto entre el poder judicial, la consejería jurídica y el poder legislativo.

Lo cierto es que el poder judicial también tiene que sufrir el cambio. Sí tiene que reformarse, desde adentro o desde afuera. Pero no puede mantenerse ajeno de la transformación que vive el país, porque es parte del reclamo social que se expresó en las urnas.

La gente cree que no hay justicia, o que la justicia está al servicio del mejor postor. Entonces, es cierto que hay jueces impecables y honestos, pero hay otros que no lo son. Se han construido amplios circuitos de corrupción o de nepotismo. Hay juzgados que tienen 60-70 familiares de un jefe de ese clan. Eso no puede ocurrir.

AMLO hizo público este modus operandi cuando revela el cabildeo de Julio Scherer para que se rechace la solicitud de los ex accionistas de Grupo Modelo y que el SAT devuelva los impuestos de la venta de esa compañía. ¿Medina Mora se comunicó con alguien del Gobierno para explicar su posición en esa controversia?

No que yo sepa. Siempre hemos respetado la autonomía de la Corte. Yo no tenía relación con los ministros. Hasta ahora, al menos, porque con el Presidente actual de la Corte tengo confianza de que puede empujar desde dentro todas estas reformas sin que nosotros lo hagamos por la vía legislativa. Ellos saben muy bien que tienen problemas.

Saben que tienen problemas severos frente a la población. O se reforman ellos, o los reformamos nosotros. Eso es inevitable. Y no es una amenaza, ni baladronada, ni actitud desafiante. Nada de eso. El problema es el reclamo social.

Ya estuve hablando con Zaldívar y hay un principio de entendimiento. Creo que va a funcionar. Confío en que esto funcione y tengamos una relación de colaboración de poderes.

Volviendo a la coordinación en la 4T. Los senadores o diputados pueden explicar estas contradicciones en la autonomía de poderes. Pero, ¿por qué cree que también ocurre con los secretarios, es decir al interior del Gabinete? AMLO ya contradijo, por citar dos ejemplos recientes, a Jiménez Espriú y a Arturo Herrera.

Al Presidente lo conozco hace 22 años. Es un hombre muy firme en sus convicciones, pero también es un hombre que delega, que otorga amplias facultades a sus colaboradores. Pero cuando se equivocan les va a corregir la plana. No se va a callar frente a situaciones que no han sido tomadas en cuenta o indicaciones que no fueron ejecutada como él quería.

Hace unos días Salinas Pliego fue muy duro con el tipo de conducción que ejerce AMLO. Y se trata de un empresario que, al menos en principio, se consideraba un aliado de la 4T.

Sí, fue dura. También la respuesta de Andrés fue dura. No es lo deseable en un Gobierno establecer una relación de confrontación con ningún poder, ni fáctico ni de la Unión. Por eso no creo que el Presidente quiera pelearse ni con el legislativo, ni con el judicial. Pero tampoco con el poder económico, ni eclesiástico, o los medios de comunicación.

Percibo que AMLO, con su sinceridad, a veces no gusta. Y es porque lleva al combate de ideas, a una confrontación de ideas inevitable.

Con la reforma laboral de AMLO se dice que se terminará el sindicalismo "charro". Conceptualmente es imposible oponerse a la elección libre de los liderazgos. Ahora, cuando uno observa los perfiles que esperan ansiosos para reemplazar a esos liderazgos no pareciera tratarse de un proceso de renovación real, ¿no?

Yo sí creo que habrá una renovación. La reforma laboral es una oportunidad. No creo que la fortaleza de la CTM como un órgano obrero partidista se vaya a debilitar, por ejemplo. No disminuyo ni minimizo la presencia de todo el sector obrero identificado con el PRI, aunque muchos de ellos hayan votado por López Obrador. 

¿Su diagnóstico es que van a permanecer en la CTM aunque apoyen a este Gobierno?

Sí. No es una fuga, ni un traslado de trabajadores de una organización a otra. Claro, cada uno tiene su toma de nota. Habrá libertad sindical y se creará nuevas centrales obreras. Eso es natural, siempre sucede en transiciones como esta. Pero la CTM va a mantener su posición. Sólo van a tener expresiones distintas y, sobre todo, ya no habrá sindicatos favoritos del gobierno.

Esta reforma traerá más libertad. Y eso con el tiempo ayudará. Desde luego será un proceso gradual. No será de la noche a la mañana.

Entre empresarios hay una preocupación creciente por el desborde de las huelgas en todo el país...

También es parte de una transición. Los sindicatos se mueven a razón de la nueva composición política. Pero el Presidente ha ofrecido respeto ante todas las muestras de inconformidad, huelgas o reclamos justos salariales. Habrá más movilizaciones. Es que ya no hay ese control férreo. Hay libertad.

¿De no resolverse en el corto plazo, esta conflictividad social no puede catalizar un eventual problema de gobernabilidad?

Se resolverá en el corto plazo. No se va a demorar. El Presidente está iniciando un nuevo estilo, pero eso no quiere decir que sea un proceso de anarquía. Cumplirá las normas y la constitución. Sí estoy convencido que será uno de los presidentes que más respete el estado de derecho. No va a asumir posiciones radicales. No habrá nacionalizaciones, expropiaciones, atentar contra el patrimonio de los particulares. Son falsedades que se usan para desacreditarlo.

Ya en su segundo o tercer año va a crear condiciones de inversión impresionantes. Este semestre no ocurrió porque hay incertidumbre, porque las empresarios están esperando cómo reacciona, están esperando el Plan Nacional de Desarrollo... Por eso los inversionistas están cautos. Han detenido sus inversiones para saber cómo pinta el gobierno. AMLO será un gran Presidente.

Con una oposición que todavía no se recupera del golpe electoral de 2018, ahora la disputa política pareciera ocurrir dentro de Morena. ¿Eso explica la pelea con Yeidckol?

No. Creo que la oposición está en un proceso de reorganización. No minimizaría el peso de la oposición. Está en un proceso de reorganización natural porque nadie esperaba los resultados del año pasado. ¿Quién se hubiera imaginado que el PRI iba a tener sólo 14 senadores? Fue una verdadera sacudida para el sistema de partidos de México. Habla del hartazgo que había.

¿Cómo se explica la disputa política con Yeidckol apenas inicia el sexenio?

No hay disputa. No voy a cambiar mi posición. No voy a opinar del partido, no me voy a involucrar en esas tareas. Estoy concentrado en el ejercicio del poder legislativo. Lo hago con mucho gusto.

Sin embargo, una persona muy cercana a usted, como Alejandro Rojas Díaz Durán, está en una gira para pelear la dirigencia.

Puede ser. Pero no soy pilmama de nadie. Alejandro es más grande que yo. Tiene su propio perfil y su propia carrera política. No lo veo desde que salió de aquí. No platicamos. No hay ninguna vinculación. No estoy de acuerdo con muchas de las cosas que está haciendo. Pero tiene libertad, yo no reclamo ni descalifico. Lo mejor es no meterse en ningún conflicto partidario.

Elba Esther dijo que la reforma educativa de AMLO puede ser "la misma gata pero revolcada"...

Ella tiene derecho a decir todo lo que quiera. La gente sabe quién es ella. No me sorprende.

¿Qué cree que está reclamando? 

No sé. Estará reclamando que se la vea. Andrés Manuel siempre los va a respetar. Es un hombre demócrata y pacifista. No se va a meter en broncas. Busca la reconciliación del país.

Usted tiene una amistad con Manuel Velasco, quien además de flamante operador de la 4T es un promotor de Alejandro Moreno Cárdenas para la dirigencia del PRI. ¿Ese rol de Velasco no es una intromisión indirecta del Poder Ejecutivo en los asuntos de un partido de oposición?

El Presidente no se va a meter en ningún partido. Dijo que no irá a los estados que tengan elecciones, que no influirá en la toma de decisiones de dirigencias de los partidos, incluso de Morena. Debemos creerle. Aquí va a ser la sana distancia en su máxima expresión, no simulada ni fingida.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.