Comunicaciones
Pese a las advertencias de EU la influencia de Huawei en la red mexicana crece
A pesar de la guerra que Trump lanzó contra el gigante chino, en México y Europa se niegan a cerrarle la puerta a Huawei.

Desde hace meses EU impulsa un esfuerzo alrededor del mundo para que las compañías de telefonía le cierren la puerta de sus redes de alta velocidad a los equipos del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei. En su territorio, AT&T ya cumplió con el requisito, pero en México la compañía telefónica depende en gran medida de Huawei para sostener su red telefónica celular. Los equipos están en muchas de las torres de AT&T a lo largo y ancho de la República, y de acuerdo con un vocero de la multinacional estadounidense, la administración Trump no les ha pedido que los retiren.

"Cuando modernizamos nuestra red en México al 4G LTE reemplazamos a Huawei en nuestra red central con equipo del mismo proveedor que usamos en los Estados Unidos, porque nos dio consistencia en diseño y precios a escala", informó un vocero de AT&T México. "Esperamos armonizar nuestras redes de la misma manera cuando ascendamos a 5G en México".

El Gobierno de AMLO tampoco ha emitido una prohibición nacional contra los equipos de Huawei. De hecho, de acuerdo con Jorge Bravo, director general del medio especializado Digital Policy & Law, "la red compartida que está desarrollando el Gobierno mexicano en colaboración con la IP ya tiene a dos grandes ganadores: Nokia y a Huawei, principales proveedores del hardware". Y es que para la mayoría de los gobiernos del mundo el Gobierno de Trump no ha aportado evidencias de que usar los equipos de Huawei en sus redes de alta velocidad represente un riesgo de ciberseguridad.

Detienen a CFO de Huawei

La detención en diciembre pasado de Meng Wanzhou, CFO de Huawei e hija del fundador, llevó a la tapa de todos los diarios un pleito que tenía meses en la olla exprés. La administración de Donald Trump, cada vez más sospechosa de las actividades del gigante de las telecomunicaciones chino, acusó a la compañía de violar las sanciones que pesan sobre Irán. Desde entonces, EU emitió una prohibición para que compañías en su territorio utilicen equipo de Huawei en el desarrollo de la red de banda ancha 5G. Los estadounidenses además pidieron a sus aliados en el mundo que no utilizaran los equipos chinos por temor a que el Gobierno de Xi Jinping lo utilice para espiar a occidente. Países como Australia y Japón se unieron a la petición, sin embargo, en Europa fueron más escépticos.

La canciller Angela Merkel dijo el pasado mes de marzo que había dos cosas en las que no creía: "Primero, en discutir estas cuestionas de seguridad tan sensibles de manera pública, y segundo, en excluir a una compañía simplemente porque viene de cierto país". Francia tampoco le cerró la puerta de su red a Huawei.

"Huawei aportó la infraestructura de Iusacell y de Nextel", explica Bravo. "AT&T lo compra y hereda tanto la deuda como la red. AT&T ya se había pronunciado y dicho que no continuaría con la instalación de la red con tecnología china, sin embargo, esto que pasó hoy tiene muchísimo sentido, porque lo que vende china es lo mismo, pero mas barato. Les permite muchos ahorros a los operadores de telecom porque es una tecnología posiblemente con la misma calidad, pero más económica. Sin duda, AT&T México, y cualquier otro operador, tiene que ahorrar en costos en despliegue de infraestructura para ser competitivo. AT&T México yo creo que está viendo la respuesta de países como España, Alemania, Polonia, que son capaces de administrar el riesgo de seguridad contratando el equipo chino y no prohibiéndolo".

Numerosos analistas de política internacional han señalado que la postura de Trump ante las instituciones internacionales -sus ataques contra Naciones Unidas, la OTAN, el Grupo de los 7- le han quitado credibilidad en temas de seguridad global. Quizá un Gobierno estadounidense más tradicional habría tenido mayor éxito en detener la penetración global de Huawei, pero para Bravo el problema se reduce a una cuestión de dominio del mercado. La seguridad es un pretexto, y los gobiernos del mundo lo saben.

"Para EU es un tema de una guerra comercial. Ellos saben que las redes de banda ancha de 5ª generación [5G] van a ser el impulsor de su economía, de la economía del todo el mundo. EU quiere tener las ventajas y desarrollar los modelos de negocio que van a operar sobre esa red", señala el especialista.

"El prohibir o limitar o retrasar el despliegue de redes 5G en Europa, Asia y Latinoamérica, les da una ventaja competitiva para crear esos modelos de negocio. Los Netflix, los Google, o empresas que quizá todavía ni existen, ellos las quieren tener. Por lo tanto, mientras el resto del mundo se atrase, no desplieguen con costos bajos de infraestructura, pues es posible que lo logren".

Bravo apunta, sin embargo, que efectivamente existe una ley china que exige a sus empresas la colaboración en términos de ciberseguridad y que compartan su información con el gobierno chino.

"Esa ley existe. Cualquiera podría tener temores en ese sentido, pero el temor de EU es más bien económico. Que China, Asia y Europa puedan desarrollar estos modelos de negocios. El tema de la ciberseguridad es el mejor pretexto para causar miedo. Mientras EU no presente las pruebas y ofrezca evidencias, pues parece ser el pretexto de un asunto con trasfondo económico".

Europa sabe que seguir la línea de EU les podría salir muy caro en términos del desarrollo de su propia infraestructura. "Creo que Europa está siendo cautelosa es inteligente; obviamente cuidado sus intereses", dice Bravo.

Para el analista y profesor de la UNAM el asunto es complejo. Huawei tiene una participación en Latinoamérica de entre 6 y 7% y una política expansionista muy agresiva en la región. "Quiere convencer a los operadores de que su tecnología es de calidad, y creo que ya lo logró. Quieren penetrar más y les interesa que se modifique la regulación, la legislación y que se realicen las inversiones. Esta empresa está muy interesada en Latinoamérica y seguramente tiene estrategias para crecer más".

Respecto a la posición del Gobierno de AMLO, Bravo señala que la cautela es la mejor política. "Tenemos al vecino más complejo que se pueda tener, pero mientras no exista evidencia de los riesgos a la seguridad, no puedes hacer una prohibición expresa como la que pide EU. Las redes llegan hasta EU, Canadá, y además un roaming directo con América Central. Tienes un operador regional de toda Latinoamérica, que es América Móvil, tienes al operador móvil virtual más grande de EU a través de Trackphone. Claramente México está interconectado y globalizado".

Por otro lado, Bravo apunto que, al ser la banda ancha la infraestructura clave del siglo XXI, "México debería tener políticas públicas más abiertas y francas. Promover la conectividad y la neutralidad tecnológica donde no se beneficie ni discrimine a ningún actor. La inversión publica es muy escasa, debe enfocarse hacia los más necesitados. A los que no tienen conectividad en zonas rurales porque ahí no van a llegar los operadores privados". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.