Desde la M
Gracia ahora busca reconstruir nexos con la cúpula del PAN
Quiere acercar posiciones y habla de candidatura ciudadana. Los efectos colaterales. El PRI impulsa reforma contra El Bronco.

 Raúl Gracia ha iniciado una serie de contactos que tienen por destino acercar posiciones con la denominada "vieja cúpula" del PAN. Básicamente se trata de dirigentes históricos como el ex gobernador Fernando Canales que no tienen estructura ni capacidad de mover votos en el interior del partido y de ahí que hace años no logran hacer pesar su influencia. En el esquema del diputado Gracia, su plan es el de recuperar terreno con dicho grupo con la idea de generar una candidatura ciudadana para 2021, por fuera del albiazul pero que le otorgue al partido los votos necesarios para recuperar Monterrey y San Pedro Garza García.

Estas conversaciones merecen diversas lecturas. Una es que si hubiera progresos, Gracia, así como También Víctor Pérez y Zeferino Salgado, podrían ceder posiciones en el partido a Felipe de Jesús Cantú, que tiene el respaldo de la vieja cúpula. Felipe de Jesús, en la privacidad de su oficina, suele delinear algunas ideas para el destino inmediato del PAN aunque de momento no ha hecho el menor movimiento.

Otro flanco es la política interna de San Pedro. El grupo de allegados al ex gobernador Canales apoyó fuerte al independiente Miguel Treviño en la elección pero desde el inicio de la gestión existen algunas inconformidades. Treviño está enfocado en un día a día complejo en el cual no ha dedicado demasiadas energías a congraciar con ese grupo (ni con ningún otro de cierto peso específico). En sus conversaciones reservadas el alcalde rehuye de esas nociones o compromisos típicos de la política agonal así como también de ese lugar común que implica pensar que el edil sampetrino es casi un empleado de los grandes capitales que allí habitan. Mauricio Fernández, por lo general, no lo era. El tampoco quiere serlo.

Otros asuntos. Esta semana seguirá avanzando el plan del PRI /redactado por Jorge Mendoza) de retirarle al Estado atribuciones referidas al desarrollo urbano, como las políticas ambientales, Agua y Drenaje, etc. Estas pasarían a los municipios controlados por PRI y PAN. Es un hecho que el Ejecutivo estatal, de aprobarse esta reforma, presentaría una controversia constitucional. Pero el tema arroja dos preguntas: ¿Cómo votará Morena, si se considera que solo controla dos municipios del área rural?, y, tal vez más importante, ¿La reforma no envía el mensaje de que tanto el PRI como el PAN están proyectando un 2021 en el cuál no ganarán la entidad?  

Un dato que pasó en cierta medida desapercibido es que en el acto que montó en Monterrey días atrás Alejandro Rojas, ariete de Ricardo Monreal en la puja por Morena, fue muy visible la cantidad de personas que movilizó el flamante sindicato del IMSS, de reciente creación.

Para finalizar. En cierto sector de la política regiomontana causó gran divertimento una entrevista que concedió el moreno César Craviotto la semana pasada a un matutino capitalino. Allí Craviotto se presenta casi como un literato avezado, profundo lector de Juan Rulfo, Gabriel García Márquez y compañía. Un discurso que poco o casi nada tiene que ver con la realidad cuando ya se conoce a la persona en lugar del personaje.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.