Economía
El T-MEC complicado en el Congreso de Estados Unidos, pese a la reforma laboral de la 4T
Los demócratas alineados con la confederación de trabajadores. Demandan reformas al texto. ¿Qué implicaciones tendrá para la cadena de suministro global?

El 4 de febrero pasado la presidenta de la Asamblea de Representantes de EU Nancy Pelosi no pudo ser más clara: "A menos que [México implemente una reforma laboral], no podemos ni considerar el acuerdo comercial". La legisladora -actualmente la demócrata de mayor rango en el país- recalcó que el Gobierno de AMLO tendría que además "demostrar ciertos compromisos de manera sincera, porque es un asunto muy importante cómo tratan a los trabajadores en México".

Rápidamente la líder desinfló la esperanza que tenía Trump de aprobar el acuerdo comercial antes del verano. En México, la administración obradorista se movilizó en el Congreso para aprobar una reforma express esta semana, y aunque lo consiguieron, el panorama no mejoró mucho al norte de la frontera. 

Los demócratas centristas, moderados y hasta miembros del caucus progresista, endurecieron su oposición frente al acuerdo que firmaron en diciembre Peña Nieto, Trump y Trudeau en Buenos Aires. Aunado a esto, legisladores de ambos partidos ya demandaron que Trump retire del texto la sección 232 que restringe al acero y aluminio canadiense y mexicano.

La sentencia de Pelosi ya llegó: la presidenta de la Asamblea dijo que no se podían resolver sus preocupaciones con el T-MEC a través de la legislación; para la congresista es necesario renegociar.

Los demócratas dicen que el T-MEC depende de una reforma laboral en México

"La aplicación de sanciones tiene que estar incluida en el tratado, no en la legislación de implementación", ya que, dijo, dicha legislación sólo regula el actuar del Gobierno de EU, y no de los otros dos países firmantes. Los demócratas piden también la creación de cuerpos reguladores y cortes laborales en México, lo que tendría que ser aprobado en el Congreso.

Pelosi y los demócratas están bajo presión de la AFL-CIO (Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales), la confederación sindical más importante de EU con más de 12 millones de miembros. El presidente Richard Trumka declaró hace semanas que es necesario renegociar el acuerdo.

De acuerdo con Fadhel Kaboub, profesor de economía de la Denison University en Ohio, no es de sorprender que los demócratas estén apoyando a la AFL-CIO. "Me hace sentido, son aliados importantes de los demócratas". Según el economista, las condiciones laborales en países en vías de desarrollo, en especial México, "son injustas para los trabajadores estadounidenses porque no pueden competir". Y es una situación que difícilmente se va a resolver con una legislación.

Sin embargo, Kaboub señala que, aún si no existiera la presión de los demócratas, es sensato que México busque mejorar las condiciones de sus trabajadores. "Tiene sentido que compitan por alcanzar la cima y no por alcanzar el fondo del precipicio. En este caso, como México tiene una membresía exclusiva con EU y Canadá, realmente no compite con los trabajadores de otros países en vías de desarrollo". 

Es decir, la posición de México en la cadena de distribución de Norte América está en gran parte garantizada, por lo que reformas en pro del trabajador no impactarían de manera importante la inversión por parte de empresas canadienses o estadounidenses. "Tiene sentido que México se mueva para brindar salarios más altos y mejores estándares para sus trabajadores".

Los esfuerzos de la administración Trump tienen el objetivo de hacer a México un destino menos atractivo para las empresas de EU, pero para Kaboub se trata de un esfuerzo con posibilidades limitadas de éxito.

"En términos de la cadena de suministro global, hay mucha manufactura que cruza la frontera de un lado al otro una y otra vez antes de alcanzar el producto final. La división del trabajo en las últimas décadas es ya tan especializada que algunas porciones de la producción son la especialidad de la industria mexicana".

Exclusivo: AMLO le ofreció a Trump hacer "una visita de excepción" a EU en el arranque de su campaña

Con todo, el especialista no descarta que la reforma laboral de Morena vaya a tener un impacto masivo en la industria. "El asunto no sólo es que los precios van a subir. Habrá que ver cómo lo maneja la industria automotriz. Pueden o comerse las pérdidas, lo que significaría redistribución de capital de los accionistas a los trabajadores, que sería algo positivo, o pasar el costo adicional a los consumidores", dijo.

"Lo que hagan [las empresas] va a depender de su poder en el mercado para definir precios a un nivel que transfiera el costo al consumidor. Si están compitiendo con autos japoneses o europeos, y no pueden hacer que el cliente pague el costo extra, van a tener que redistribuir de manera interna. El debate debería ser sobre redistribución y desigualdad, tanto en México como en EU y en el resto del mundo.

A la larga, opina Kaboub, mejorar los salarios, las condiciones laborales y los beneficios para los trabajadores tendrá un impacto positivo para la economía de México, pero es sólo un primer paso.

"No mejorará sustancialmente la economía mexicana, a menos que tomes otras acciones concretas para incrementar el valor agregado de las exportaciones mexicanas. Cambiar los salarios no cambia mucho la situación. La única manera en que México suba a niveles superiores de valor agregado es un tema no sólo laboral; es un asunto de tecnología".

La clave, dice Kaboub, es atraer industrias cuyo proceso de producción requiera más colaboración de la industria mexicana y menos de fuentes extranjeras, algo muy difícil de lograr porque la cadena de suministro global ya fue armada "durante los últimos 30-40 años para que el contenido de alto nivel se produzca en Canadá y EU, y el de bajo nivel en México".

Para Kaboub esto no significa que sea imposible revertir la situación, pero sí que será necesaria una conversación nacional para establecer el desarrollo tecnológico-industrial como una prioridad nacional a todos niveles: educativo, de inversión pública, infraestructura, relaciones exteriores, comercio, etc.

"Cuando exista ese nivel de consenso en el Ejecutivo, en el Congreso, México va a estar en una posición mucho más fuerte para negociar con EU y Canadá. Les permitirá atraer mejores industrias. Si existiera una visión a largo plazo más clara tendrían más poder de negociación". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.