Juan José Rodríguez Prats
"Pardinas debería ser el candidato presidencial del PAN en 2024"
El panista Rodríguez Prats afirmó que la muerte de Moreno Valle liberó a Marko y al PAN de un "pacto perverso" para 2024.

Una graciosa figura de Cri-Cri, Gabilondo Soler, preside la entrada de la casa del panista. Amigo desde la juventud de López Obrador, posee como el presidente dos patrias: Tabasco y Chiapas. Presume incluso cómo AMLO lo menciona -en términos muy halagadores- en su libro Entre la historia y la esperanza (1995). Sin embargo, en entrevista exclusiva para LPO, admitió que aún no han superado sus diferencias.

Sobre su rompimiento cuenta una anécdota donde, para hacer honor a su fama, Juan José Rodríguez Prats discutió acaloradamente con Andrés Manuel en casa de Héctor Argüello. Algunos comentarios sobre cierta propiedad de Cuauhtémoc Cárdenas provocarían un hielo entre ambos y el desvanecimiento de una candidatura a la gubernatura de Tabasco en coalición PAN-PRD, acaso abanderada por Chuy Sibilla Oropesa (periodista de Telereportaje).

El hoy presidente de la Comisión de Doctrina de Acción Nacional reveló su reencuentro con quien ahora es el titular de Palacio Nacional, a varios años de distancia de aquella pelea. Hay testimonio fotográfico.

Durante la toma de protesta de Adán Augusto López, AMLO volteó, lo miró y le dijo a Beatriz Gutiérrez Müller: «Este es cacao, este hombre vale, es un hombre íntegro». Y se dirigió a él y le preguntó qué estaba haciendo. «Leyendo y escribiendo -contestó-. Quiero hacer una biografía de ti, pero con todo lo malo, me va a salir muy voluminosa». «Déjate de teoría -volvió a hablar Obrador-. Vamos a la acción». Y Rodríguez Prats respondió: «Acción Nacional».

A continuación, un diálogo que esta redacción entabló con el también escritor y polemista, donde hizo un balance de su partido tras la caída de la aeronave del matrimonio de los Moreno Valle y los pasos a seguir ante otro año electoral que se advierte negativo para el panismo. Otro año en que quizá el PAN mire cómo Morena lo rebasa por la derecha.

¿Qué es el PRIAN? ¿Para usted, como para la mayoría, también es sinónimo de corrupción y acuerdos de impunidad?

Nuestra transición iba bien. Sí hubo una coincidencia entre el PRI y el PAN para preservar la estabilidad conforme a la ley. Ambos apostaron a la estabilidad conforme a la ley. Una decisión certera. Cuauhtémoc no quiso hacerlo, porque apostó a que en el '94 ganaría la presidencia y quien se sentó fue Luis H. Álvarez.

Incluso, a mí  Francisco Labastida me confesó que Ernesto Zedillo sí apoyó a Fox. Entonces, ¿dónde se rompe este acuerdo por la estabilidad? Cuando Ricardo Anaya habla de meter a la cárcel a Peña Nieto y se viene el acuerdo PRIMOR. Ricardo Anaya jugó con la verdad, no por ser honesto, ¿eh?, sino porque pensó que iba a ser rentable. Y se acabó. Pero sí hubo ese acuerdo de estabilidad, del cual no debemos avergonzarnos. Los acuerdos se dan, siempre. Hay ciertos valores. Como lo documentó Álvaro Delgado.

Mira, el PRI y el PAN, enemigos históricos, encontraron cosas en las que coinciden: cuidar a México. Cuidar la estabilidad política, cuidar el estado de derecho, en eso coincidieron. Eso enderezó a México. Cuauhtémoc jamás hubiera hecho la transición democrática, ¿cómo gobernó Michoacán?

«El PAN se contagió: pensó que sus principios servían para atacar al poder y no para ejercerlos en el poder». Sus palabras sobre el balance de las dos presidencias albiazules.

Al PAN le va mal cuando se aleja de sus principios. Como partido de oposición, sutilmente reprimido, en el PAN había un gran celo para que se ingresara en sus filas. Eso se perdió cuando el PAN llegó al poder. Y vinieron las postulaciones de «con éste ganamos», de gente que se sabía que no estaba acreditada en su calidad moral. Una enfermedad de los partidos políticos que todos padecen.

Otra frase que también dije en la televisión con Brozo fue: pudiendo haber hecho tanto nos atrevimos a tan poco. ¡Ahí está la clave! Nos alejamos de los principios pensando que eran demasiado radicales, que no se podía hacer el cambio.

En el caso de Vicente Fox me parece que fue falta de habilidad política y no teníamos mayoría en el Congreso. Y Felipe [Calderón], siendo más panista que Fox, ni siquiera hizo un ejercicio de «a ver qué dice o dijo el PAN». Por ejemplo, desde que entró fue golpear a Manuel Espino e imponer a Germán Martínez, una cosa condenada por el PAN desde el '39, el gobierno debía de respetar el partido porque de lo contrario era ser como el partido de estado, era el PRI-gobierno... Felipe avasalló al PAN, Fox lo respetó.

Yo tengo esperanza en el PAN. Es el partido convocado a ser la oposición ante Andrés Manuel. El partido avocado por su doctrina, sus principios, a ser la otra opción.

Espino y Martínez Cázares, dos operadores de Acción Nacional que dieron el salto a la 4T.

Ahí tienes otra falla de Felipe: escoger colaboradores (que también la tiene Andrés Manuel). O sea, tienen miedo a una gente que tenga luz propia. ¿De Felipe dime quién de sus colaboradores sigue a su lado? Alejandra Sota, Rafael Jiménez, Germán Martínez, César Nava, Jordy Herrera, ¡Javier Lozano! Ahora, si hay tantos traidores, ¿la culpa no será del traicionado?

Hablando del panismo que aún milita en el partido, quiero recordar otra cita: «si no surge una tercera corriente», a la que disputó la dirigencia en noviembre pasado, «el PAN seguirá en la derrota y triunfará el agandalle». ¿Eso es lo que pasó con la llegada de Marko?

[Risas.] No quisiera yo... Ahora sí me estás atrapando con mis propias palabras... Mira, yo tengo esperanza en el PAN. Es el partido convocado a ser la oposición ante Andrés Manuel. El partido avocado por su doctrina, sus principios, a ser la otra opción. Y yo sí espero que del panismo surja una corriente al interior, tengo la esperanza y matizaría un poco ese diagnóstico, inclusive yo esperaría ya un candidato a 2014. Y lo he platicado con muchos panistas que lo requerimos ya, que desde ahorita comience a trabajar.

Siento que la dirigencia es mala, que no tiene discurso, que es una dirigencia vacía, excluyente, cerrada, cuando de lo que se trata es de abrir al partido. Y que tiene muy mala operación política. Y yo sí quiero creer que el PAN resurja con un candidato hacia el '24, puede ser dentro de sus filas o puede ser un candidato externo.

A quien todos daban por hecho como el nuevo presidenciable del PAN murió en un accidente aéreo la navidad pasada.

Bueno... Nadie puede celebrar -yo en lo personal no puedo hacerlo- el fallecimiento de seres humanos, pero eso permitió que ese diagnóstico no se realice. Porque hasta ese momento sí era claro.

O sea, Moreno Valle impuso a Marko. Y había un pacto. Moreno Valle estaba creando -es más ya tenía- una estructura en todo el país. Eso era claro. Y eso iba a hundir al PAN. Y lo iba a dividir, porque muchos panistas no lo íbamos a permitir. ¡Moreno Valle tenía de panista lo que yo tengo de astronauta!

El pacto en el PAN: de Marko y Moreno Valle por la candidatura presidencial. Es muy duro decirlo pero es un hecho: la muerte de Moreno Valle libera al PAN de un compromiso deshonesto, de una alianza perversa.

Y avasalló al PAN en Puebla. En cambio, Enrique Cárdenas sin ser panista curiosamente está rescatando al auténtico PAN de Puebla. Están regresando: Ana Teresa Aranda, Francisco Fraile, Juan Carlos Mondragón, Rafael Micalco, Humberto Aguilar Coronado, Jorge Ocejo. A todos ellos los corrió Rafael Moreno Valle, se posesionó del PAN, impuso candidatos e incluso hay personas de él con Morena y Miguel Barbosa.

Entonces, el pacto del PAN, de Marko y Moreno Valle, era la candidatura presidencial. Ahorita el PAN tiene la posibilidad de elegir a un candidato. O sea, es muy duro decirlo pero es un hecho: la muerte de Moreno Valle libera al PAN de un compromiso deshonesto, para acabar pronto. De una alianza perversa. La alianza Marko-Moreno Valle. Y Marko se queda en la orfandad. Y teniendo la oportunidad de poder abrirse y de permitir un juego democrático -como es la tradición de PAN-, se cierra por su pequeñez espiritual. Es un hombre mediocre.

¿Y a quién ve como ese liderazgo que haga resurgir a Acción Nacional?

En primer lugar, a Juan Carlos Romero Hicks. El líder de los diputados. Un hombre preparado, un hombre culto, ex rector. Vas a Guanajuato y preguntas por Juan Carlos Romero y nadie te dice que es un hombre deshonesto, ni tampoco sucede en México. «Él es honesto pero su compadre, o su tío, o sus hijos...». No. Ahí tenemos un candidato.

Diego Sinhue Rodríguez, el actual gobernador de Guanajuato, otro guanajuatense. Miguel Márquez, el ex gobernador, otro guanajuatense. Porque es el estado donde estamos a la vanguardia, donde existe el mejor panismo. Y finalmente, a Javier Corral, gobernador de Chihuahua. Ahí tienes a cuatro personas dentro del PAN.  

Y si para Puebla hay candidato externo, ¿por qué no también uno en la presidencial de 2024?

Bueno, ahí yo veo tres personas. Está Juan Pardinas, director del diario Reforma. Para mí, Juan Pardinas es una gente de primera, es un ciudadano de primera. Hay una mujer también: Valeria Moy, la economista que escribe en El Financiero.

Y Gustavo de Hoyos, presidente nacional de la Coparmex, quien ha sido un líder empresarial que se ha enfrentado y se ha opuesto, ha dado la cara contra las decisiones de Andrés Manuel. Desgraciadamente sé que en Baja California le fueron a ofrecer la candidatura a gobernador del PAN y no quiso entrarle. Eso es algo que, en México, me parece que es uno de nuestros grandes males: la gente se margina.

Yo sí veo que el PRI puede levantarse. Yo no concibo a un Beltrones, a un Gamboa, a un Salinas, a un Enrique Jackson, en su casa, en el retiro.

Pienso en Diego Fernández de Cevallos, el artífice de Andrés Manuel. En el '97, en la ciudad todo el PAN le rogaba. Y él: «no voy, no voy». [Risas.] Y en el 2000 yo era aún amigo de Andrés Manuel, quien no hacía más que preguntarme: «¿Se va a postular Diego a la ciudad?». ¡Le tenía pánico! Pero a Diego le pasa como a esa vieja historia: llora como mujer, lo que no supiste defender como hombre. Ese es su caso. ¡Sus artículos respiran llanto! Ves lágrimas en sus artículos. ¿Y por qué no te lanzaste tú? Yo se lo dije: los malos ganan cuando los buenos deciden no hacer nada. La tragedia del PAN.

Desde luego. Como aquel aforismo del fundador de Amnistía Internacional que pronunció hace poco en Telereportaje: «Hay que encender una vela en vez de maldecir la oscuridad». Sin embargo, la cuestión sobre los últimos perfiles que mencionó es si están interesados.

Ese es el problema de México, de hombres y mujeres que se metan, que se incorporen. Eso es lo que a mí me indigna. El priista es un político profesional, de vida. El priista vive por, para y de la política. Yo no conozco a un priista que se retire voluntariamente. Es más, yo sí veo que el PRI puede levantarse. Porque yo no concibo a un Beltrones, a un Emilio Gamboa, a un Carlos Salinas de Gortari, a un Enrique Jackson, en su casa, en el retiro. No lo concibo. Viven del poder. En cambio, el panista no. Se hizo en la oposición y tiene otra fuente de ingresos. Eso puede ser bueno, pero también es malo.

Antes de llegar a 2024 hay que pasar por el siguiente 2 de junio, donde se avecina una nueva tormenta para su partido.

Una vez que Margarita Zavala desistió de postularse por el partido -que yo la apoyaba- para luchar en contra de Ricardo Anaya, en su casa un 14 de junio me dijo: «voy por la Presidencia de la República». Le dije: «Margarita yo hasta aquí llegué contigo, porque hay que tener palabra». Y me dijo una frase: «es que vamos a perder». «Imagínate -le contesté- si el PAN hubiera postulado hombres o mujeres solamente con la certeza de ganar, jamás hubiéramos llegado a la presidencia». Y además le dije que ella y Felipe eran de los más beneficiados por los triunfos del PAN, ¡les dio todo el PAN! «¡No se vale lo que le están haciendo!». Así le dije, nunca pensé que podía ser tan grosero con una mujer como en esa ocasión.

¿No hay posibilidad de triunfo? Hay que luchar. Tenemos que dar una opción frente a Morena. ¡Por dios! En Puebla tenemos que dar una opción frente a Barbosa, una gente descalificada. Hasta físicamente descalificada. ¡Está enfermo! ¡Cómo no vamos a dar la pelea!

LPO reveló días atrás el cálculo que ya hacen los gobernadores albiazules sobre la conveniencia de un cambio de dirigencia paralelamente al proceso electoral de este año, adverso.

Ojalá Marko tuviera un poquito de responsabilidad para decir: «no soy el idóneo». El problema de la democracia es que todos levantamos la mano: «yo quiero, yo quiero». Y no, debe ser: «yo puedo».

México Libre, el nuevo partido de los Calderón, es un fracaso. Y si no lo ven, probrecitos. Pero es un fracaso.

Yo se lo dije a Marko personalmente en el Consejo, y lo pronuncié en mi discurso: «señores, el PAN enfrenta el mayor reto en su historia, y les suplico, les ruego -y les pido perdón por mi grosería- a Rafael Moreno Valle, a Marko Cortés, a Roberto Gil Zuarth y a Jorge Luis Preciado que desistan de sus aspiraciones. No son los idóneos».

Marko se me acercó. Le dije que lo harían papilla. «No ambiciones lo que no mereces», recité las palabras de Gómez Morín.

Aunque en el caso de Cortés no parece estar huérfano, sino que fue apadrinado por los gobernadores. ¿No es así?

Porque Marko es el capricho de los gobernadores.

La «onda grupera», la llamaron.

La onda grupera. O sea, los gobernadores se están imponiendo. Mi amigo, porque fuimos compañeros diputados, Paco Domínguez... Esa cultura que penetró tanto en el PRI, ahora en nosotros, de «aquí mando yo». Yo a los gobernadores los veo imitando a los viejos priistas, no respetando al partido y metiéndose en las decisiones. 

Finalmente, ¿qué piensa de México Libre, el nuevo partido de los Calderón?

Es un fracaso. Y si no lo ven, probrecitos. Pero es un fracaso. Yo le dije a Margarita que se fuera a la presidencia del PAN. Ahí sí la veía. Pero ¿de dónde saca Margarita que puede ser candidata a la Presidencia de la República? ¿De dónde saca Felipe que él tenga una voz que sea de amplia convocatoria? ¡Por dios!


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.