Refinería
Fracasó la licitación de Dos Bocas y Pemex se hará cargo de la obra
Las empresas que se habían elegido cotizaron la construcción arriba de US$ 10,000 millones, como había adelantado LPO.

La exigencia de construir la nueva refinería en tres años y con un costo de US$ 8,000 millones como tope máximo se convirtió en la crónica de una licitación fracasada. Así lo había adelantado este medio, cuando reveló las broncas que se habían desatado en el Gabinete por una oferta que sí cumplía con esos requisitos y que, sin embargo, había sido desechada por Rocío Nahle. ¿Acaso este fue siempre el Plan A de la Secretaría de Energía? Como sea, Pemex asumirá la administración y el desarrollo de la obra, una decisión bastante controversial. 

El anuncio de la licitación desierta se hizo en la mañanera de este jueves, con la presencia de Rocío Nahle y Octavio Romero. También se reveló que el inicio formal de la obra será el próximo 2 de junio para terminar en mayo de 2022, justo tres años después. AMLO prometió que se crearán cerca de 100 mil empleos, y que todo el proceso otras licitaciones de otro tipo para concluir el proyecto.   

Sobre la licitación, Nahle explicó que la empresa francesa Technip declinó la invitación, en tanto que la australiano-EU Worley Parsons-Jacobs, la estadounidense KBR y el consorcio EU-italiano-argentino Bechtel-Techint -que perfilaba para ser la favorita por su capacidad financiera y su experiencia-, quedaron lejos de las necesidades del Gobierno.  

Para sorpresa de nadie, las propuestas de las firmas rondaban entre los 10 y 12 mil millones de dólares, el costo que la mayoría de los especialistas estimaban para semejante obra. En cuanto a las fechas de entrega, tampoco hubo nada llamativo: la empresa más optimista se comprometía a entregar la obra 2023, por encima de los tiempos que pedía la 4T. "Pero nosotros no queremos dejar obras inconclusas", afirmó AMLO.  

Tensión en el Gabinete porque Nahle no quiere sumar a un consorcio que bajaría 50% el costo de la refinería 

La invitación para participar en la licitación por la dirección del proyecto ocurrió desde el pasado 18 de marzo, pero el fallo demoró más ya que las empresas pidieron una prórroga que vencía el 10 de mayo. Y es que como ya adelantaba LPO, los requerimientos del Gobierno no cuadraban con los cálculos del mercado, lo que complicó la ecuación. En medio de esta problemática, desconcertó a más de uno en el Gabinete el que Nahle rechazara una empresa ofreció una propuesta más viable, a pesar de que fue sometido a varios análisis.  

Tras declarar desierta la licitación, la funcionaria se queda al frente de la dirección y Pemex en la construcción, luego de una modificación en el proyecto. El presidente afirmó que la probabilidad de que se cumpliera este escenario ya se tenía contemplada, por lo que ya se tenía un plan "B", "no fue una decisión de anoche", aclaró. 

En tanto, Romero explicó que el presupuesto asignado al proyecto es de 50 mil millones de pesos para el presente año. Nahle por su parte expuso que su tarea será coordinar el proyecto de refinería, establecer lineamientos técnicos que deberán observarse en los porcesos de contratación y garantizar que se cumplan con normatividades, que se cumpla tiempo costo y calidad.


Andrés Manuel López Obrador, Rocío Nahle y Octavio Romero

Tras el anuncio, se observó una reacción inmediata en el tipo de cambio. Las presiones en el peso mexicano aumentaron y arrancó esta jornada en las 19.27 jornadas por dólar. Al momento del anunció se observó el movimiento, con lo que la divisa mexicana hila cuatro jornadas a la baja. Este elemento se suma a la aversión al riesgo que muestra el mercado en medio de la tensión comercial entre China y Estados Unidos. 

Y es que esta mega obra es criticada en múltiples aspectos por los expertos del sector energético, quienes ya empiezan a acusar falta de detalles para iniciar una obra en menos de un mes y que no solo acusan su falta de rentabilidad, sino afirman que tampoco ayudará a resolver la seguridad energética, y que este sector, se está movilizando en el mundo hacia las energías renovables. No obstante, AMLO insiste en que de esta manera habrá producción nacional de gasolinas, se bajará el costo de las misas y se rescatará a Pemex.

La analista Gabriela Siller, de Banco Base coincidió en estos puntos y agregó: "Tomando en cuenta el costo de oportunidad de los recursos, se estima que sería mejor usarlos en otro tipo de proyectos como exploración y producción petrolera o infraestructura para distribución de energéticos". 

Quienes también estarán muy atentas a este anuncio son las calificadoras crediticias, que sometieron a un minucioso análisis el proyecto energético de AMLO, con una clara oposición a esta obra. Pero como suele ocurrir, López Obrador muestra menor importancia. Insiste en criticar a estas agencias por haber respaldado los proyectos anteriores, ingeniados por los tecnócratas a los que responsabiliza del declive de Pemex y de no haber cumplido con sus objetivos de producción petrolera. 

"Si se trata de calificadoras serias, ellas saben lo que estamos haciendo", dijo refiriéndose a que la producción petrolera se está recuperando en el primer trimestre del año y que ahora la empresa no recurrió por deuda al mercado, por primera vez en diez años. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.