Mercados
Dos Bocas impide que Pemex pueda volver al mercado de deuda
Las dudas sobre el megaproyecto anulan las posibilidades de la petrolera. Las diferencias con CFE.

Las crecientes presiones para las finanzas de Pemex y el escepticismo en el mercado sobre los planes de Andrés Manuel López Obrador para esta empresa - concretamente la refinería de Dos Bocas -,  complican la obtención de nuevos recursos ya sea en el mercado de deuda o en el segmento de la fibra E.

Desde que el Gobierno anunció que se hará cargo de la construcción de la nueva refinería, la Secretaría de Hacienda no ha emitido señal alguna. La peor señal para un mercado de deuda que ya solo se pregunta cuándo los papeles de Pemex quedarán rebajados a "bonos basura".


Expertos dudan que Pemex pueda construir Dos Bocas: "Lo más probable es que todo salga mal"

LPO abrió el diálogo con expertos en esta materia quienes afirman que la petrolera enfrenta diversas dificultades para hacer uso de nuevos instrumentos de financiación

A diferencia de Pemex, la CFE aprovechó el fideicomiso creado por la administración de Enrique Peña Nieto y salió a cotizar en febrero de 2018, poniendo a disposición del mercado parte de uno de sus negocios de transmisión, generación y distribución. De acuerdo con los expertos, la firma aún tiene espacio considerable para mayores emisiones.

El atractivo de este instrumento es que el inversionista recibe una parte de las utilidades a dividendos atractivos. "En el mercado es visto con buenos ojos, porque la Comisión Federal tiene flujos y permite esa certeza. Además, en general los fibras son las que están dando las mejores contribuciones en la Bolsa", explicó Armando Rodríguez, analista de Signum Research.

Manuel Bartlett, director de CFE. 

Pero la historia de Pemex es distinta. "Es difícil que la empresa pueda ofrecer buenos rendimientos", señaló el experto. La insistencia es que, hasta ahora, los esfuerzos prometidos por el Gobierno siguen siendo insuficientes para el mercado, por eso, los expertos recalcan en que la mejor vía es el financiamiento privado.

Pemex requiere por lo menos 17,000 millones de dólares para cumplir con sus necesidades anuales. Varios técnicos y financieros han explorado diversas maneras para que la petrolera llegue a la Bolsa, pero hoy más que nunca, esa idea queda descartada. El único auxilio que Pemex podría conseguir son los recursos de la SHCP.

Arturo Carranza, analista de la consultoría Mercury, señala que los activos que pudieran ser de interés para inversionistas -los activos de Pemex Exploración y Producción- no se pueden convertir en fibra, es decir, no se pueden monetizar, ya que por ley pertenecen a la nación. "Si colocas una fibra, los inversionistas adquieren derechos a cambio de los recursos", recuerda el analista.

"Otros activos que pertenecen a Pemex Transformación Industrial, enfrentan el obstáculo del sindicato, que también se opone a su bursatilización", añadió carranza, que agrega que esta posibilidad se exploró antes del final del sexenio de Enrique Peña Nieto, "pero no se llegó a nada. Además, Pemex no tiene una separación tan clara como CFE, que permitió esta bursatilización", aclara.

Además, Carranza no ve en la dialéctica del actual Gobierno la intención de usar este recurso, pues el discurso de rescate a Pemex se perfila siempre bajo los propios recursos del Gobierno y de la petrolera, a la que promete sacar del hoyo financiero bajo la premisa de incrementar la producción acelerando la exploración y explotación de campos y el proyecto refinero.

Por su parte, el director de la Consultoría GMEC , Gonzalo Monroy,  rescata la necesidad de las Fibras de garantizar un rendimiento alto "y Pemex no lo puede dar". Agrega que terminaría compitiendo con el fideicomiso F153, que usa la petrolera como emisor de deuda. "Yo no le veo beneficios para Pemex. El problema es que la expectativa para la petrolera no luce bien, no hay confianza para invertir, entonces ¿para qué meterle?".

AMLO descarta achicar el proyecto de refinería en Dos Bocas: "Seguimos con el plan original"

Las cifras que Monroy destaca es que para los siguientes tres años Pemex debe pagar entre intereses y deuda, alrededor de los 28 mil 800 millones de dólares. Ahora la materialización del proyecto de Dos Bocas agrega una presión por 8 mil millones de dólares que aún no quedan claro de dónde saldrán.

"Los primeros tres años van a ser de gran gasto y las pérdidas serán monumentales", dijo Monroy. "Ese es el elemento que más pone en riesgo no solo el proyecto de Dos Bocas sino también de la administración. En este panorama, se puede garantizar que puede perder en 12 meses el grado de inversión -por parte de las calificadoras- y posteriormente hasta la del soberano", alertó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.