Internas
Yeidckol anunció que peleará su reelección en Morena: "Le voy a ganar al mequetrefe de Rojas"
En Tamaulipas, rechazó la salida elegante a la embajada de China y se metió de lleno en la pelea por la dirigencia.

La interna en Morena sigue caliente. Desde Tamaulipas, Yeidckol Polevnsky anunció que también se anotará para pelear la dirigencia nacional, sumándose así a Bertha Luján -la gran favorita en el círculo rojo oficialista- y Alejandro Rojas Díaz Durán, la apuesta de Ricardo Monreal para luego negociar algún cargo menor.

Como explicó LPO, todos creen que Bertha Luján será la elegida. El argumento es muy simple: cercana a Andrés Manuel, la contadora no buscaría ningún cargo y significaría una aliada que bloquee cualquier intento anticipado para pelear la sucesión. Una dirigencia alineada más a la gestión de la 4T que mirando al 2024, explican por qué desde Palacio Nacional apostarían por Luján.

Monreal sabe que corre desde atrás en esa pelea, con una Claudia Sheinbaum mucho más cercana a AMLO, y un perfil bajo que ya utilizó en la pelea por la candidatura de la Ciudad. También frente a un Marcelo Ebrard que cuenta con un antecedente innegable: la declinación a su candidatura en 2011.

Eso explica que Alejandro Rojas Díaz Durán haya dejado la jefatura de asesores en el Senado y se haya lanzado, en una estrategia de confrontación, hacia la dirigencia nacional del partido, para luego apostarle a la Secretaría General. Un plan que no funcionó en la Ciudad.

Ebrard, en cambio, apostó a un acercamiento con Higinio Martínez, el cacique mexiquense que podría darle un número importante de congresistas nacionales para la votación clave en la renovación de autoridades del partido. El canciller también quería ofrecerle la embajada de China a Yeidckol, cuyo liderazgo todos dan por terminado en el partido.

Desde Tamaulipas, Polevnsky rechazó que vaya a aceptar una embajada, y confirmó que irá por otro período en la dirección del Comité Ejecutivo de Morena. "Le voy a ganar al mequetrefe de Rojas", dijo.

No es la primera vez que López Obrador juega a una elección tripartita. El tabasqueño suele utilizar esa estrategia: incorpora más de un candidato para legitimar el proceso y bloquear cualquier tipo de queja sobre el método. El mismo plan utilizó en la Ciudad de México, cuando Mario Delgado y luego Martí Batres ungieron a Sheinbaum, frente al berrinche público de Monreal. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.