Medios
Junco quiere concentrar la inversión de los magnates en Reforma y analiza cerrar Mural en Jalisco
El empresario busca potenciar su producto en la Ciudad de México. Cree que así puede hacerle más daño a López Obrador.

La relación entre Alejandro Junco de la Vega y Andrés Manuel López Obrador siempre fue tensa. Y desde la victoria de la 4T, ese vínculo terminó de estallar. El detonante lo reveló LPO meses atrás: la inversión millonaria que hicieron los magnates -encabezados por Carlos Slim- para que Reforma se convirtiera en el periódico de la resistencia.

Además de Slim, se mencionaban los aportes de Claudio X, Germán Larrea, Alberto Baillères y Valentín Díez Morodo, a quien semanas más tarde López Obrador acusaría por intentar evadir impuestos. El total del monto convenido superaría los 70 millones de dólares, una cifra que garantizaría la operación de Reforma frente a los posibles embates de la 4T.

En las últimas semanas, en medio del recrudecimiento de esta pelea con López Obrador, Junco empezó a sondear la posibilidad de concentrar todos los recursos comprometidos de los magnates para la operación de Reforma, el vehículo que verdaderamente incomoda al Gobierno Federal.

El Gobierno cree que Slim ya tomó el control editorial de Reforma

En su análisis, Junco asegura que en ningún momento logró penetrar de forma efectiva en la idiosincracia de los lectores de Jalisco. Seguir invirtiendo en un producto que no tiene la centralidad de Reforma o El Norte -periódico emblema de Monterrey-, sería una pérdida de tiempo.

Hay que recordar que Junco ya venía tomando decisiones muy radicales: además del recorte de personal que ya se venía ejecutando desde la época de Peña Nieto, en los últimos meses decidió que los fastuosos edificios de Monterrey y la Ciudad de México se incluyan como unidad de negocios para la renta de foros, eventos e incluso en el caso de Guadalajara evaluar su uso para bautizos y bodas.

Como reveló LPO, un dato que siempre impactó en los análisis de Junco de la Vega, es la alianza de hecho que estableció AMLO con Ricardo Salinas Pliego, el dueño de TV Azteca. Según Junco, ese lazo complicaría aún más su relación con la 4T. Hay que recordar que Reforma se quejó durante todo el sexenio de Peña Nieto del trato que recibía el Grupo Azteca de parte del IFT, una queja que también esbozó en los últimos meses Ealy Ortiz.

Para Junco -y sólo por mencionar un caso- Salinas Pliego fue beneficiado con un permiso para distribuir sin costos más de un canal de televisión digital a través del mismo espectro por el que hasta 2015 sólo podían transmitir una señal. Las acusaciones -que desde luego también incluían a Televisa- generaron cruces mediáticos entre los empresarios.

En ese momento, Salinas pagó desplegados en el resto de los medios nacionales para acusar a Reforma de "mentir", e incluso mencionaba al periódico de Junco como "El Deforma".

La respuesta de Salinas Pliego fue lapidaria: "Deforma sigue deformando y no informando; sus cada vez menos lectores tienen derecho a la verdad pero el diario se rehúsa a publicarla. Para muestra un botón: Alejandro Junco nunca respondió antes la ley ni ante la sociedad sobre el hurto de acciones que denunció su propio padre, robo con el cual dio origen al 'ético' diario que es hoy Deforma".

El dueño de Reforma se queja ante panistas por la estrategia de Marko Cortés para las elecciones

Enterado de la inversión de los magnates, que incluyó la condición de nombrar como director del periódico al inexperto Juan Pardinas, López Obrador también endureció su trato hacia el Reforma. De hecho, en medio de cruces constantes por sus notas, el medio denunció que el SAT había llamado a Junco de la Vega por una supuesta diferencia de 12 mil pesos en el ejercicio fiscal de hace cuatro años, algo que señalaron como "un intento por presionar la labor periodística de esta casa editora".

"Si les llegó algo fiscal para aclarar, pues a todo mundo les llega eso ¿qué no se puede tocar al intocable? Yo pienso que se está exagerando, nosotros respetamos las libertades y el derecho a disentir. Es ofensivo y una falta de respeto que se esté señalando que estamos llevando una persecución", respondió AMLO.

La pelea llegó a un nivel tan alto que Junco de la Vega llegó a preguntarle a los senadores del PAN -con tono molesto- por qué estaban esperando a ser derrotados en Puebla y Baja California para remover a Marko Cortés. Al empresario -como a sus financieros- les preocupa que Morena no tenga contrapesos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.