Política Monetaria
Bronca en la 4T porque Heath no apoyó el pedido de Esquivel para bajar la tasa de interés
La Junta de Gobierno votó por mayoría mantener la tasa de interés en 8.25%. A Urzúa ya le preocupa una posible recesión.

Como se esperaba, el Banco de México decidió dejar sin cambios la tasa de interés, pero lo interesante es que por primera vez -con la nueva integración de la junta- no fue una decisión unánime. Resulta que un integrante puso sobre la mesa la posibilidad de un primer recorte de 25 puntos base. Y esa persona fue, desde luego, Gerardo Esquivel.

"Considerando que la postura monetaria actual es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria, la Junta de Gobierno ha decidido por mayoría mantener el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en un nivel de 8.25%", anunció en su comunicado.

En unas semanas, cuando el banco central publique su minuta sobre la reunión de este jueves, se revelará los motivos que tuvo el economista del Colegio de México para solicitar una baja en la tasa de interés. Según pudo saber LPO, Esquivel aseguró antes sus compañeros que la inflación ya estaba prácticamente en rango del objetivo de Banxico, y que ahora la mayor preocupación era el riesgo de recesión que crecía en México.

La Fed deja la puerta abierta sobre un posible recorte de tasas y da un respiro al peso

Lo interesante de la reunión es que Esquivel -al igual que Carlos Urzúa y toda la plana mayor de la 4T- esperaban que Jonathan Heath acompañara esta solicitud para bajar en 25 puntos base la tasa de interés, y acaso enviar de una vez la señal de respuesta a la exigencia de López Obrador: que el organismo no sólo mirara la inflación, sino también que colaborara con el crecimiento.

En favor de Esquivel se acumulan datos: muchos resultados parecen indicar que la inflación seguirá su curso descendente: los datos de creación de empleo son de los peores en muchos años, la demanda agregada va en caída y la confianza del consumidor bajó notablemente en los últimos meses.

Sin embargo, el tono de la mayoría consolidada en Banxico sigue proyectando fuertes presiones para la economía: "El balance de riesgos para el crecimiento se ha tornado más incierto y ha ampliado su sesgo a la baja", expuso. 

En su comunicado dijo que si bien el reciente tono de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) que apunta a una reducción de tasas y el acuerdo entre México y Estados Unidos ayudó en el apetito del mercado por el riesgo -lo que benefició a la moneda mexicana-, no se disipó la posibilidad de que en el futuro cercano hayan más presiones.

Esa es la postura a la que Heath sigue aferrado: los aumentos sostenidos en la tasa de interés que aplicó Banxico en los últimos dos años, permitió sostener una brecha importante con la tasa de Estados Unidos, escenario que le daría margen para mantenerse en los 8.25% aun cuando una eventual crisis de volatilidad obligara a la FED a aumentar su tasa. Dicho de otro modo: sólo habría que bajar la tasa de referencia en México si Jerome Powell hiciera lo mismo.

A los integrantes "neoliberales", como le gusta catalogar a AMLO, les continúa preocupando la falta de certidumbre por parte de la 4T, así como el devenir de la relación comercial entre México y Estados Unidos. Pero puntualmente señaló que "es necesario atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex".

Junto con ello, también consideraron necesario el cumplimiento de las metas fiscales del Paquete Económico para 2019 y fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.

Recordaron que el último dato de la actividad económica -abril- estuvo por debajo de lo esperado por el mercado, mostrando debilidad en la mayoría de los componentes de la demanda agregada, especialmente la interna. "Así, las condiciones de holgura de la economía se han relajado incluso más de lo previsto. El balance de riesgos para el crecimiento se ha tornado más incierto y ha ampliado su sesgo a la baja".

En ese sentido se dijo que "si la economía requiere un ajuste, ya sea del tipo de cambio real o en las tasas de interés de mediano y largo plazos, el Banco de México contribuirá a que dichos ajustes ocurran de manera ordenada, buscando evitar efectos de segundo orden sobre la formación de precios".

Heath dice que México ya está muy cerca de entrar en recesión

En las últimas reuniones el voto disidente ha provenido del subgobernador Gerardo Esquivel, quien ha reclamado por el tono que ha tenido el Banxico en sus comunicaciones, además de pelear por el peso que se le ha dado al tema salarial. El mercado ya anticipaba que podría venir un voto a favor del recorte en las tasas de su parte.

Por el contrario, Jonathan Heath quien instaló el debate de una posible recesión en el país, descartó esta posibilidad, asegurando que incluso si la Fed redujera sus tasas, en México habría espacio de maniobra. México no debe comenzar a recortar las tasas de interés mientras persistan las amenazas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a los bienes mexicanos", dijo en una entrevista para Bloomberg.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.