Estados Unidos
Kamala Harris arrolló a Biden y fue la ganadora del segundo debate demócrata
Sin la agenda latina, el segundo debate demócrata perdió fuerza. Lo más interesante surgió cuando la senadora de California se cruzó con el ex vicepresidente.

Si el primer debate presidencial demócrata giró en torno al tema de los migrantes, el segundo debate fue protagonizado por el acceso a la salud y el control de armas. Otros diez aspirantes del Partido Demócrata se enfrentaron en Miami y esta vez la selección fue mucho más destacada. De entrada, estuvieron los dos punteros: el exvicepresidente Joe Biden (HarrisX Poll 29%) y el senador Bernie Sanders (17%); la senadora Kamala Harris (6%), que aparece en cuarta posición por debajo de Elizabeth Warren; y el alcalde de South Bend, Indiana Pete Buttigieg (3%). También participaron el exgobernador de Colorado John Hickenlooper, la senadora Kirsten Gillibrand, el congresista Eric Swalwell, el senador Michael Bennet, y dos "civiles", el empresario Andrew Yang y la autora Marianne Williamson.

A diferencia de lo que ocurrió en el debate del miércoles, en el que los otros candidatos no se fueron de manera directa contra la puntera de esa noche Elizabeth Warren, hoy el vicepresidente Joe Biden sí tuvo que repeler cuestionamientos de los otros candidatos.

Si se puede decir que alguien se llevó el debate del jueves sería la senadora y exfiscal del estado de California Kamala Harris. Uno de sus mejores momentos fue cuando abordó la amenaza que representa la crisis climática. "Que tengamos un presidente de los EU que prefiere la ciencia ficción por encima de los hechos científicos". Dijo que se trataba de un tema crítico y se comprometió a apoyar el Green New Deal de Alexandria Ocasio-Cortez.

"¿Cuál es la mayor amenaza a la seguridad nacional de los EU? Es Donald Trump, y te diré por qué. Porque estoy de acuerdo en que el cambio climático es una amenaza existencial, y él niega la ciencia", dijo. "Quieres hablar de Corea del Norte, una amenaza nuclear real, ¿qué hace él? Abraza a Kim Jong Un, un dictador, para tomarse una foto. Putin. ¿Quieres habla de Rusia? Prefiere la palabra del presidente ruso que la de nuestras agencias de inteligencia. Estas son las amenazas que nos enfrentamos", respondió.

Más adelante Harris confrontó a Biden por su historial con el racismo. "No creo que seas un racista", dijo la senadora al vicepresidente. "Y estoy de acuerdo contigo cuando te comprometes a la importancia de encontrar puntos de acuerdo [con los republicanos]. Pero también creo, y es un asunto personal, y de hecho yo estuve muy - me lastimó escucharle hablar sobre las reputaciones de dos senadores de EU que construyeron sus reputaciones y carreras sobre la segregación racial en este país. No fue sólo eso, pero además trabajaste con ellos para oponerte a [la desegregación]".

La semana pasada Biden comentó durante un evento de campaña sobre dos senadores sureños segregacionistas de los años setenta. Dijo que James Eastland y Herman Talmadge, quienes en aquella década se opusieron a los esfuerzos por acabar con la segregación racial en el sur de EU, siempre lo trataron con respeto. El comentario rápidamente le costó críticas por parte de sus colegas demócratas. En especial de los candidatos Cory Booker y Kamala Harris.

El candidato dijo que Harris estaba "caracterizando mal mi posición". Según Biden, "no alabé a los racistas, eso no es verdad". El exvicepresidente y exsenador recordó que su carrera política empezó como defensor de los derechos civiles de la comunidad negra. "Yo fui un abogado público, no un fiscal", dijo para contrastar su carrera con la de Harris.

El alcalde Pete fue elocuente y agudo como siempre. Habló de la hipocresía que veía en los republicanos que se alineaban públicamente con la derecha cristiana al tiempo que maltrataba a los inmigrantes. "Nuestro partido no lo hace en gran parte por una muy buena razón: estamos comprometidos con la separación iglesia-Estado", dijo. 

"Pero, debemos denunciar la hipocresía donde la veamos. Que un partido que se asocia con la cristiandad diga que está bien sugerir que Dios sonreiría por la separación de familias a manos de agentes federales. Que Dios condonaría poner a niños en celdas, han perdido todo el derecho de usar lenguaje religioso".

"Es un desastre y estamos dolidos", dijo el alcalde. "Este es un asunto que está confrontando a nuestra comunidad y a tantas otras comunidades alrededor del país. Hasta que no movamos a las policías de las sombras del racismo sistémico, lo que sea que este incidente en particular nos enseñe, vamos a quedarnos con el problema mayor de que hay un muro de desconfianza construido con un acto racista a la vez".

El congresista Swalwell no dejó que el tema se quedara ahí. "Si la cámara [del policía que disparó] no estaba encendida y esa es la política, debería despedir al jefe de la policía", intervino el congresista. Buttigieg no respondió, y Swalwell presionó de nuevo: "Tú eres el alcalde y deberías despedir al jefe de la policía si esa es la política y alguien murió".

Buena parte del debate de hoy se trató del tema de acceso a la salud para todos los habitantes. El senador Bernie Sanders defendió su proyecto de salud pública explicando que, aunque los contribuyentes tendrían que pagar más impuestos, a la larga "pagarán menos en salud a cambio de lo que van a obtener".

Donald Trump, quien calificó el primer debate como "aburrido", aprovechó la discusión del sistema de salud para señalar que todos los demócratas en el debate de hoy estuvieron de acuerdo en dar cobertura a los indocumentados.

"Todos los Demócratas alzaron la mano para dar a millones de inmigrantes ilegales cobertura ilimitada de salud. ¡¿Qué tal si empiezan por proteger a los ciudadanos estadounidenses primero!? ¡Ahí está el final de la carrera!".

En otro momento, el moderador preguntó al exvicepresidente sobre su voto a favor de la guerra en Irak durante la presidencia de George W. Bush. Biden dijo que fue una mala decisión, pero también que fue uno de los responsables por sacar a 150 mil soldados de la zona años más tarde. Sanders no soltó el tema: "Yo encabecé la oposición a esa guerra" desde el Senado, dijo.

Otra diferencia con el primer debate fue que los candidatos sí hablaron directamente de Donald Trump. La noche del miércoles el presidente apenas fue mencionado unas cuantas ocasiones, pero el jueves tanto Biden, como Harris y Sanders, los tres punteros de la jornada, criticaron la economía y las acciones del mandatario. Durante sus argumentos de cierre, Harris dijo que era la "fiscal ideal para llevar el caso contra Donald Trump".

Es destacable que, aunque Biden es el puntero, las propuestas de corte socialistas que impulsan Sanders y Warren han estado dominando las discusiones de política pública. Ninguna postura "centrista" le roba los reflectores al "Medicare Para Todos". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.