Contratos
AMLO pide tregua entre CFE y privados para negociar por los gasoductos y evitar el arbitraje
El presidente consideró que lo mejor sería llegar a un acuerdo, pero de no lograrlo, no evitará que escale legalmente. Crece el reclamo canadiense.

El acuerdo al que llegaron Andrés Manuel López Obrador y los representantes empresariales fue el de privilegiar el diálogo, por lo que esta mañana de miércoles, el mandatario federal pidió que se dé una tregua legal entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las empresas dueñas de los gasoductos en pleito, privilegiando la búsqueda de un acuerdo.

Ayer martes, Carlos Salazar y Antonio del Valle se reunieron con el presidente en Palacio Nacional ante la escalada en la discusión por los contratos de los siete gasoductos. El diálogo contrastó con las duras críticas que horas antes hacía Manuel Bartlett en una conferencia de prensa, en donde acusó que la decisión  que tomaron de solicitar el arbitraje internacional fue solo una respuesta ante medidas similares que habían tomado previamente las otras firmas -Fermaca, TransCanada, IEnova y Carso-.

IEnova desmintió a Bartlett: "No interpusimos ninguna demanda arbitral contra CFE"

Parecen dos posturas diferentes. Mientras ayer Salazar Lomelí festejaba haber logrado un muy buen diálogo con López Obrador, Bartlett cuestionó duramente la postura de las cámaras empresariales. Se quejó de que no estaban enterados de los contratos y de las acciones legales que las empresas privadas habían iniciado, a pesar de que habían aceptado en febrero renegociar los contratos. Incluso dijo que había una campaña en contra de la CFE y que parecían querer censurarla en sus posibilidades de defenderse.

Pero este miércoles, desde Palacio Nacional, López Obrador busca la mediación: "Mi propuesta es que haya una especie de tregua en el orden judicial sin que nadie pierda sus derechos para que se busque un acuerdo. Si no hay ese acuerdo, se continúa con el proceso legal".

Y es que reconoció que es mejor llegar a un acuerdo "que irnos a un pleito que nos puede llevar mucho tiempo". Agregó que por la intervención del sector privado, se aceptó la propuesta empresarial de buscar encontrar un acuerdo de establecer una mesa de diálogo para que se busque un acuerdo. "Van a participar ellos dos como observadores, un representante de todas las empresas y el director de la CFE y también participará como observador un representante de la Presidencia -será el secretario particular, Alejandro Esquer

Insiste en que si se aceptan los acuerdos como están originalmente suscritos implicaría a CFE pagar tarifas muy altas en un gas que se usa para la generación eléctrica. "Y si son caras las tarifas implicaría aumentar los costos de la energía eléctrica", dijo. Este escenario contravendría con una de sus principales promesas de campaña de reducir los costos energéticos.

El presidente mencionó que los contratos implican un monto de alrededor de 80,000 millones de dólares. No dio más explicación sobre este monto, aunque ayer Bartlett expuso que la CFE exigía hasta 900 millones, en un inicio no expuso concretamente sobre qué y más tarde se precisó que se refería tan solo por el gasoducto Texas-Tuxpan.

Este mismo que fue desarrollado por TrasCanada, a través de TC Energía y IEnova que está en espera de que la Comisión Federal le dé luz verde para arrancar operaciones, ya que fue finalizado el pasado 11 de junio. Sin embargo, en la misma conferencia, el directivo de la comisión aceptó que su operación dependerá de las negociaciones.

La participación de la empresa canadiense también ha metido mayor presión en este pleito pues para algunos empresarios existe el temor de que pueda afectarse la ratificación el T-MEC, que solo ha sido aprobado por el congreso mexicano, restando el canadiense y el estadounidense.

Bartlett avisó que reclamará US$900 millones por los ductos en arbitraje

El temor creció cuando el embajador de Canadá hizo un duro reproche a López Obrador poniendo en duda su palabra de respetar los contratos aprobados en la administración anterior. Tras la conferencia de ayer de Bartlett, Pierre Alarie volvió con los pronunciamientos y así como antes lo hizo IEnova, también contradijo al funcionario respecto a la acusación de que las empresas actuaron legalmente primero.

"Hay diferencia entre un amparo y un arbitraje. Las empresas sí se protegieron pero no empezaron un proceso de arbitraje. La CFE está usando parte de la información y no toda la información", lanzó ayer. Y agregó que "ha sido imposible sentarnos con la CFE", lo que contradice lo dicho por Bartlett, quien afirmaba que se habían sentado a charlar "amigablemente" con la firma canadiense y un representante de la embajada y en donde hubo el compromiso de renegociar los contratos.  

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.