EU
Trump cede: No preguntarán estatus de ciudadanía en el censo 2020
El presidente había desafiado la decisión de la Suprema Corte la semana pasada. El jueves anunció que la pregunta no iba, pero que las agencias federales colaborarían para definir número de ciudadanos en EU.

Tras una larga batalla, Donald Trump finalmente anunció que desistiría de incluir la pregunta sobre ciudadanía en el censo de 2020. Diecisiete estados, quince ciudades, y numerosos grupos de derechos civiles, todos bajo el liderazgo de la Fiscal General de Nueva York Barbara Underwood, demandaron al Gobierno para detener la medida del Departamento de Comercio, encargado de realizar el censo. A pesar de que la Suprema Corte falló en contra de la administración, argumentando que las razones ofrecidas por el Departamento de Justicia no justificaban la inclusión de la pregunta, Trump había declarado que retrasaría la ejecución del censo lo más posible para encontrar la manera de incluir la pregunta. Hoy, tras varios reveses, contradicciones con sus propias dependencias, y caos, el presidente cedió.

"Hoy, estoy aquí para decir que no vamos a flaquear en nuestro esfuerzo para determinar el estatus de ciudadanía de la población de los Estados Unidos", declaró Trump junto al secretario de Comercio Wilbur Ross y el Fiscal General William Barr.

"El operativo de deportaciones de Trump hay que leerlo en un contexto político"

El presidente explicó que pelear por incluir la pregunta habría retrasado la realización del censo, y se quejó de que las cortes que estaban manejando el caso estaban en contra de su Gobierno. Declaró que antes "era un orgullo declararse ciudadano", pero que había personas que querían acabar con eso. 

Trump puso fin a las contradicciones que arrancaron la semana pasada. El Departamento de Comercio informó que no iban a meter la pregunta en el cuestionario del censo. Molesto, Trump respondió con un tuit en el que insistió en que la pregunta iba.

Al principio se especulaba que el presidente emitiría una orden ejecutiva para forzar la inclusión de la pregunta, pero cuando llegó la tarde del jueves empezaron a circular versiones de que no sería así.

El jueves se echó para atrás, no sin antes anunciar una orden ejecutiva que ordena a todas las agencias federales a entregar al Departamento de Comercio toda la "información sobre ciudadanía" que tengan, con el objetivo de mapear a la población de ciudadanos y de no-ciudadanos.

"No dejaremos ni una piedra sin voltear", declaró el presidente antes de abandonar el Rose Garden sin aceptar preguntas de la prensa.

Antes, el presidente se quejó de que la Suprema Corte no permita a los entrevistadores del censo hacer la pregunta. "Es la cosa más loca; increíble".

La oposición demócrata y grupos civiles alertaron que incluir la pegunta en el censo provocaría resultados inexactos en cuanto a la población de EU. El riesgo, explicaron, es que los hogares con migrantes -con permisos de residencia o sin ellos- se nieguen a participar en el censo por temor a que la información sea utilizada por ICE para deportarlos.

El censo es clave para el proceso político y presupuestario de los Estados Unidos. Es con base a esas cifras que, cada diez años, se decide cuántas curules tendrá cada estado en la Asamblea de representantes, y además se usa para alocar miles de millones de dólares del Gobierno Federal en las comunidades locales. La pregunta de la ciudadanía impactaría a aquellas comunidades con una población latina alta en estados como California, Illinois, Texas y Florida. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.