EU 2020
¿Ocasio es el futuro o la condena del Partido Demócrata?: El efecto de la pelea con Trump
El presidente quiere borrar de la discusión nacional a los demócratas moderados como Biden

El nuevo plan de Donald Trump es el mismo de 2016: radicalizar a su base con el discurso migratorio y dividir el voto en la oposición. Lo que cambia es el némesis. En la campaña que lo llevó a la Casa Blanca, Trump prometió "vaciar el pantano" que es Washington, sacar a los políticos del establishment, a los cabilderos convertidos en funcionarios, y a todos los que representaran la corrupción política y corporativa del sistema político. 

Tenía sentido. Ese año su rival eran 15 republicanos de trayectorias largas y Hillary Clinton, la poster girl del sistema político estadounidense desde que arribó a la Casa Blanca en 1993. Pero esta vez, el Presidente escogió a otro enemigo: el socialismo, y en particular a la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, una de las estrellas nacientes del ala progresista del Partido Demócrata.

De acuerdo con una encuesta interna del Partido Demócrata que difundió Axios, AOC [Alexandria Ocasio-Cortez] se ha convertido "en el rostro de los demócratas" para un grupo clave de votantes moderados. Quienes filtraron la encuesta dijeron al medio que había preocupación de que asociaran al Partido Demócrata con las políticas socialistas que impulsa Ocasio y su grupo de aliados en el Congreso.

Voto Latino: "Los latinos no son monotemáticos, la migración no es el único asunto"

"Si todo lo que escuchan los votantes es AOC, podría poner la mayoría [en la Asamblea] en riesgo", dijo un líder demócrata al medio. "Ella se está llevando todas las noticias y definiendo las contiendas de todos los demás".

En conversación con LPO, Dick Morris, comentarista político y ex director de campaña de Bill Clinton, dijo que Trump vio la oportunidad de no sólo poner a Ocasio y a Ilhan Omar como caras del partido, sino además de hacer que Pelosi y el resto de los demócratas salgan a defenderla. Trump piensa que esta movida hace que los votantes pongan a todo el partido en la misma canasta.

La influencia de Ocasio no está limitada a las encuestas y su presencia perene en los medios. En el segundo trimestre del año, la rockstar socialista reunió $1.2 millones de dólares para su campaña de reelección en 2020. Este número rebasó lo que juntó el alcalde de Nueva York y candidato presidencial demócrata Bill De Blasio, quien sólo consiguió $1.1 millones. 

Aún más sorprendente es que Ocasio no acepta donativos de corporaciones. Más de un millón de sus fondos vinieron de donaciones de menos de $200 dólares. Como comparación, la poderosa Nancy Pelosi reunió $1.3 millones en el mismo periodo.

La influencia de Ocasio no está limitada a las encuestas y su presencia en medios. En el segundo trimestre del año, la rockstar socialista reunió US$ 1.2 millones para su campaña de reelección en 2020. Rebasó así al candidato presidencial demócrata Bill De Blasio

Ocasio y la presidenta de la Asamblea Pelosi han chocado en repetidas ocasiones por temas legislativos y de mensaje. Recientemente intercambiaron declaraciones cuando Pelosi apoyó un paquete presupuestario para seguridad fronteriza que envió el Senado. Ocasio criticó que la propuesta excluyera protecciones para los niños detenidos en la frontera, mientras que la líder demócrata empujo a sus legisladores para que lo aprobaran.

Otro punto central es que Ocasio y sus aliados, en particular tres legisladoras de nuevo ingreso que se hacen llamar The Squad, apoyan abrir un juicio político contra el presidente. Pelosi ha dicho que prefiere sacar a Trump a través del voto. El temor del liderazgo demócrata es alienar a los votantes centristas y moderados que quizá no odian a Trump y termine por costarles el control de la Asamblea que conquistaron el año pasado, o la presidencia en 2020.

Trump aprovechó esta ruptura para exacerbar la aparente división en la oposición. El fin de semana pasado, en medio del debate por el tratamiento de los migrantes en centros de detención, el presidente desató su ataque contra el grupo de Ocasio.

Nancy Pelosi, presidenta de la Asamblea de Representantes

"Qué interesante ver a Congresistas Demócratas "Progresistas", que vienen de países cuyos gobiernos son una completa catástrofe, los peores, más corruptos e ineptos en el mundo [...] ahora gritan viciosamente al pueblo de los Estados Unidos, la nación más grandiosa y poderosa en la Tierra, cómo debe llevarse nuestro gobierno", tuiteó el mandatario. "¿Por qué no regresan y ayudan a reparar los lugares rotos e infestados de crimen de donde vinieron? Luego regresen y muéstrennos cómo se hace. Estos lugares necesitas su ayuda, no pueden esperar. ¡Estoy seguro que Nancy Pelosi estará muy contenta de arreglar sus viajes!", sentenció.

El ataque fue contra todo el "squad", pero tenía dedicatoria especial a la congresista Ilhan Omar de Minnesota, quien emigró de Somalia con su familia cuando tenía 10 años, después de pasar varios años en un campo de refugiados en Kenia.

La estrategia del presidente parece obvia: pintar al ala progresista del partido como "de izquierda radical", y así conquistar el voto indeciso y moderado.

La pregunta es: ¿Tendrá éxito la estrategia de Trump?

La encuesta difundida por Axios revela que el 74% de los encuestados sabían quién es Alexandria Ocasio-Cortez, y tan sólo el 22% tenía una opinión positiva de la congresista. A Omar la identificaron el 53% de los encuestados, y la veían positivamente solamente el 9%, un número alarmante para la congresista. El 18% de los participantes dijeron tener una visión positiva del socialismo, mientras que el 69% lo veía negativamente. El 56% veía el capitalismo como algo positivo contra un 32%.

Hay un sector, sin embargo, donde las advertencias del presidente podrían tener eco: el voto latino. Los votantes de origen cubano y venezolano, que en Florida suman casi 3 millones de votos, repudian el socialismo

En entrevista con el periodista Ryan Grim, la encuestadora demócrata Celinda Lake criticó los números difundidos por Axios. Advirtió que, al ocultar quién encargó la encuesta, cuál fue la metodología y quién la realizó, el medio violó las directrices periodísticas básicas.

El problema es que Trump ya intentó la misma estrategia de pintar a los demócratas como radicales el año pasado para rescatar las elecciones de medio término. Fracasó. A pesar de que no consiguieron reconquistar el Senado, el 6 de noviembre los demócratas arrebataron 40 curules de los republicanos. El tercer cambio de curules más grande desde el escándalo Watergate. Pero más allá de las curules, el Partido Demócrata obtuvo 9 millones más votos que el Partido Republicano, el margen más grande en la historia de las elecciones de medio término.

Un mes antes de las elecciones de 2018 Trump publicó una columna en USA Today para alertar a los votantes de los peligros del socialismo estadounidense y dijo, en referencia a candidatas como Ocasio, Omar y el resto del ala progresista: "Los nuevos Demócratas son socialistas radicales que quieren modelar la economía de Estados Unidos con base en la de Venezuela".

Hay un sector, sin embargo, donde las advertencias del presidente podrían tener eco: el voto latino. Los votantes de origen cubano y venezolano, que en Florida suman casi 3 millones de votos, repudian el socialismo. La mayoría llegaron a EU huyendo de regímenes de corte socialista. En particular los venezolanos apoyan a Trump porque tienen la esperanza de que acabe con el régimen de Nicolas Maduro.

Ilhan Omar, congresista

Los candidatos demócratas están conscientes de esa aversión. La alcalde de San Juan, Puerto Rico, quien es una de las dirigentes de la campaña de Bernie Sanders, aseguró en entrevista con Jorge Ramos que es por esto que evitan usar el término "socialismo" cuando el candidato habla frente a las audiencias latinas, especialmente en Florida.

De acuerdo con una encuesta de marzo elaborada por McLaughlin & Associates, el 44% de los latinos encuestados dijo que el país iba por buen camino, mientras que el 49% indicó que iba por el camino equivocado. Pero el número más revelador de esta encuesta es el que tiene que ver con la aprobación de Donald Trump. Entre los latinos encuestados, el 50% dijo que aprobaba el trabajo del presidente, y el 48% lo desaprobaba. Más de un especialista ha insistido a LPO que el principal problema de los demócratas es creer que el único tema que importa a la comunidad latina es la inmigración. Los números respaldan esta creencia.

Dick Morris, quien también dirige una casa encuestadora, dice que para dos tercios de la población latina -aquellos de segunda o tercera generación- el tema migratorio no aparece en su top 3 de prioridades

Morris, quien también dirige una casa encuestadora, dice que para dos tercios de la población latina -aquellos de segunda o tercera generación- el tema migratorio no aparece en su top 3 de prioridades. "Primero está la economía, luego la educación, luego la salud, y en cuarto sitio el tema migratorio".

El exasesor de Clinton, que ahora trabaja en campañas de políticos republicanos, apunta que, de acuerdo con varios estudios, las comunidades latinas y afroamericanas han visto un crecimiento de sus ingresos bajo Trump. "No debería sorprender a nadie si deciden votar con esto en mente en 2020".

Queda por verse qué tan efectivo será para Trump buscar un pleito con Ocasio. Sus ataques contra la senadora Elizabeth Warren terminaron por ser muy útiles para ella, poniendo su nombre en el mapa nacional. Warren es hoy una de las candidatas punteras en su búsqueda por la presidencia. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.