Medios
Arroyo se desmarca de Salinas de Gortari, en medio de la crisis de El Financiero
Se adeudan sueldos y peligra la continuidad del matutino. La sentencia en Palacio Nacional. El caso de Veracruz.

Manuel Arroyo fue uno de los empresarios más allegados al sexenio de Enrique Peña Nieto. Empresario del rubro de la tecnología satelital, en 2012 adquirió el periódico especializado El Financiero, que sirvió como un vehículo muy útil para promover el negocio de la soluciones tecnológicas y de seguridad que también ofrece Arroyo, especialmente a gobiernos estatales, municipios y la Federación.

Pero la caída del gobierno del PRI y la llegada de Andrés Manuel López Obrador a Palacio Nacional parece haber descolocado al empresario. Según confirmaron a LPO reporteros y editores de la propia empresa, hace dos quincenas que los reporteros no cobran sus salarios y en la línea de directivos el adeudo lleva dos meses.

La especulación general al interior de la empresa es que Arroyo perdió diversos contratos con el sector público y la falta de esos recursos complican a una estructura como El Financiero, que además se ve afectada por el recorte en el gasto de comunicación del Gobierno de la 4T.

No es una percepción descabellada. Por ejemplo, este año Arroyo perdió el negocio de videocámaras de vigilancia que tenía instalado en Veracruz ya que el gobernador Cuitláhuac García optó por suspender el servicio. Era un contrato de más de 1,000 millones de pesos con la administración de Miguel Ángel Yunes. Un caso testigo que se replicaría en varias entidades.

Más problemas en la campaña de Meade: Nuño discutió fuerte con el dueño de El Financiero

A estos avatares empresariales se suman otras complicaciones más políticas: figuras del staff presidencial, como el ahora caído en desgracia César Yáñez, suelen coincidir en que el verdadero promotor detrás de Arroyo siempre ha sido Carlos Salinas de Gortari, el adversario acérrimo de Andrés Manuel López Obrador. 

Como en otros ámbitos de la vida nacional, aludir al ex presidente parece ser mención suficiente para justificar cualquier despunte empresarial que haya tenido lugar en poco tiempo. Un dato que para los inquilinos de Palacio Nacional oficia de prueba irrefutable: la continuidad de Pablo Hiriart al frente de la sección Política del periódico. AMLO lo caracteriza en sus mañaneras como "el vocero de Salinas". Lapidario.

No se puede negar que Arroyo hizo un esfuerzo. Les dio espacios editoriales a figuras de la 4T como Martí Batres y Tatiana Clouthier, además de haber mostrado una fuerte voluntad de alinearse a la agenda de Alfonso Romo. También puso a disposición su portal Nacion321, para promover la campaña de AMLO en el segmento millennial.

Por estos días, Arroyo intenta convencer a varios operadores de la 4T que no existe tal relación con Salinas de Gortari, y que la promoción de las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto fueron en el marco de una cobertura "de época".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.