Negocios
Furioso por el conflicto con Emirates, Tricio dejaría el proyecto lechero de Romo
La semana que viene la aerolínea de Medio Oriente recibirá los slots en el Aeropuerto de la CDMX.

Todo indica que  la semana que viene la aerolínea Emirates recibirá los slots necesarios en el aeropuerto Benito Juárez para comenzar a operar la urta Duba-Barcelona-CDMX. Andrés Manuel López Obrador cumplirá con su compromiso ante el embajador del Emirato de fines del año pasado y en paralelo asestará un golpe contra uno de sus principales adversarios en el empresariado nacional: Eduardo Tricio, el dueño de Aeroméxico, y aportante para la campaña "AMLO es un peligro para México" del 2006. Hay cuestiones que el presidente no olvida.

Tricio entiende que Emirates es una empresa subsidiada por la riqueza de su gobierno, que no respeta las condiciones de mercado y que será una competencia desleal contra el vuelo de Aeroméxico que conecta la capital mexicana con España. Ha cabildeado este mensaje a lo largo de la 4T con diversos funcionarios y entornistas. Se ha lanzado a un litigio en la cofece y ha intentado reunirse a solas con AMLO. Pero nada parece detener el rumbo de los acontecimientos.

Esta falta de respuesta lleva al dueño de la empresa de lácteos Lala a plantearse abandonar el consejo organizado por Alfonso Romo para revitalizar la industria lechera. Este es un proyecto no demasiado conocido pero de gran importancia para el jefe de la oficina presidencial. Intenta producir 6000 toneladas de leche en el país y de ese modo reducir la importación de este producto. Para esto ha congregado en una mesa a la banca para desarrollo y a los grandes del sector como Danone, Nestlé y, por supuesto, Lala, propiedad de Tricio.

Tricio ha desarrollado una buena relación con Romo y de ahí que sus directivos le recomiendan separar ambas cuestiones porque de avanzar el plan del regiomontano la empresa sería favorecida. Pero Tricio no consigue ver esa doble dimensión. 

Hay varios rumores en el mercado sobre la insistencia del magnate con la llegada de Emirates que a fin de cuentas solo afectaría una de las rutas de Aeroméxico. Existe una percepción que dice que en realidad la inquietud es la política de la "quinta libertad" aérea que permitiría que otras empresas comiencen a hacer los mismo que Emirates mientras que México no recibe beneficios ni contrapartidas para sus firmas aéreas.

Otra lectura es que en realidad Tricio actúa por pedido de los accionistas de Delta, empresa con la que Aeroméxico se fusionó. El motivo sería que la línea de EU no acepta que las firmas de Medio Oriente no se inserten en su network de alianzas internacionales.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.