España
España se encamina a nuevas elecciones y Sánchez sale a pelear el voto de centroderecha
El presidente del Gobierno sigue en campaña y critica a los de Rivera por abrazarse ahora a la "coalición de perdedores" para tocar poder.

Hay un riesgo cierto de elecciones y en el PSOE empezaron a desplegar su estrategia electoral. Pedro Sánchez continuó este sábado con su campaña y más allá del tortuoso minué que baila con Unidas Podemos para supuestamente acordar su investidura, en su discurso en Toledo puso a Ciudadanos en la mira.

"¡Ay, aquellos que venían a regenerar la política!", suspiró durante el Consejo de Política Municipal. Y recordó cómo aquellos que se tildaron como los regeneradores de la política y abogaban por respetar las listas más votadas, se "abrazan" ahora a las coaliciones de perdedores.

Andalucía y Madrid son ejemplos claros de ello, explicó. Ambas comunidades en las que PP y Cs necesitaron el apoyo de Vox para formar gobierno. Y es esa derechización de los de Albert Rivera la que usarán los socialistas para intentar recuperar el voto perdido por ese flanco, explicaron a LPO fuentes del PSOE.

Desde el que cinturón rojo catalán se tiñó de naranja en las elecciones municipales de hace cinco años, la lucha de los socialistas se centró no solo en frenar el avance de Podemos por la izquierda, sino también en atender la herida abierta a su derecha. Solucionado ahora el primero de sus problemas -los de Iglesias perdieron buena parte de sus escaños en favor del PSOE-, todo apunta a que Sánchez se centrará ahora en el segundo flanco.

Pablo Casado este domingo en un encuentro del PP.

Atrás quedan los tiempos en los que estuvo a punto de formar gobierno con Rivera. Con él, además de firmar un acuerdo programático, tenía apalabrada la formación de Gobierno: el líder de los naranjas sería su vicepresidente en la Moncloa. Fracasado el intento, llegaron los ataques mutuos y la radicalización de ambas formaciones: la derecha, hacia la derecha; la izquierda, hacia la izquierda.

Sin embargo, a Sánchez le funcionó la estrategia mejor que a su homólogo de Cs. El presidente en funciones contraatacó el ataque de Podemos, pero Rivera no logró dar su esperado sorpasso al PP. "Ciudadanos fracasó", insistió el candidato socialista.

Ese mensaje, unido al de "no nos dejan otra opción" dirigido a Podemos para culparles del bloqueo político, centrará la campaña del PSOE en caso de que no haya pacto antes del 23 de septiembre y, como ya esperan los socialistas, se vuelva a las urnas el 10 de noviembre.

España 'no' Suma. O eso parece. Pablo Casado se empeña en intentarlo, pero ni muchos de los de sus propias filas -con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza- ni sus socios de Ciudadanos quieren una coalición electoral. Es más, los naranjas empezaron ya con su estrategia electoral y todo apunta a que, ante la inminente repetición de los comicios, las próximas semanas se convertirán en una batalla campal, también entre las derechas.

Exclusivo: Sánchez admitió a la cúpula del PSOE que ya piensa en llamar a elecciones

Hasta la fecha, tanto en Génova como en Ventas mantenían un perfil bajo: veían los toros desde la barrera y dejaban que quienes se tiraran los trastos a la cabeza fueran PSOE y Unidas Podemos. Pero se acerca el 23 de septiembre y las posibilidades de acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias parecen cada vez más alejadas. Por ello, en el otro lado del Hemiciclo empiezan ya a prepararse para la cita con las urnas que, si nadie lo evita, llegará el 10 de noviembre.

Así, PP y Ciudadanos, que pelearán por el voto del centro derecha, solo permanecen unidos ya por sus críticas a Sánchez y su no a abastenerse ante una eventual investidura. Sin embargo, sus relaciones en los gobiernos que comparten se mantienen en la mutua desconfianza.

Claro es el ejemplo de Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso, cuya pugna por la comisión de investigación sobre Avalmadrid y sobre un posible cierre de la empresa semipública supuso su primera crisis de Gobierno. Antes de eso, ambos tarifaron por llevarse la mayor cuota mediática posible: el líder de los naranjas en la Comunidad se saltó las tradiciones y anunció los nombres de sus consejeros antes de que la presidenta jurase el cargo.

Algo similar ocurre en el Ayuntamiento de la capital, donde Begoña Villacís tuvo que tragarse el sapo del pacto firmado entre PP y Vox que, finalmente, se resolvió con el paso de los de Javier Ortega-Smith a la oposición tras demostrar la traición del alcalde. Sin mayor división pública que esa, ahora José Luis Martínez-Almeida intenta mantener una agenda pública al margen de su socia naranja. Una opción que ella no consiente pero por la que deberá seguir batallando durante el resto de la legislatura.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos.

Rivera, contra la corrupción del PP

Por si fuera poco, en las altas esferas no se hizo esperar el cruce de pullas. Mientras Casado insistió este domingo en la unión de las derechas para ser más fuertes en las urnas, Rivera le respondió -a través de una entrevista en El Mundo- que es eso, precisamente, lo que querría el otro bando.

"No volvamos a equivocarnos de adversarios. Creo que todos los votantes de centro-derecha lo que quieren es que estemos unidos para ofrecer una alternativa a un Gobierno socialista sectario entregado a la extrema izquierda y al nacionalismo", defendió el presidente del PP. "Ya hemos sumado en Madrid, Murcia o Andalucía, pero hay que sumar con inteligencia. [...] Sánchez está salivando por que haya España suma y los ciudadanos no puedan elegir. Está desando volver al rojo o al azul. [...] Y ese sería el gran error. Tenemos que hacer justo lo contrario", respondió su homólogo de Ciudadanos.

Además, incidió en sus polémicas declaraciones de hace tan solo unas semanas. "España suma, pero la corrupción resta", espetó Rivera pese a ser el sostén de varios gobiernos del PP. Y sigue en sus trece: "Si el PP cree que gobernar con Cs es tapar su basura, se equivoca", declaró al citado medio. La lucha continúa y la "casa común" que quiere Génova no está aún ni por los cimientos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.