Ernesto Pérez Astorga
"Empresas fantasma y facturas falsas eran parte de la planeación fiscal de algunos empresarios"
El senador de Morena, Pérez Astorga, aseguró que con Jorge Winckler hubo un rezago en la Fiscalía Estatal de Veracruz.

Ernesto Pérez Astorga dejó la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario de Cuitláhuac García para cumplir con su obligación constitucional de servir en el Senado de la República, como suplente de Ricardo Ahued Bardahuil, actual director general de Aduanas.

El experto en políticas públicas habló desde su encaño en la bancada de Morena de dos temas cruciales durante el actual otoño mexicano: lo que llamó la nueva política fiscal de la 4T (que generó algunas molestias entre la cúpula empresarial) y la situación de seguridad en su estado, que también fue motivo de polémica entre el panismo y el morenismo, incluso con amenazas de desparecer los poderes en Tamaulipas si el otro cumple su advertencia de desaparecer los poderes en Veracruz.

¿Cómo recibió las críticas ante la aprobación de lo que ya se bautizó como Ley de Facturas o de Factureros?

Yo vengo del sector empresarial, y verdaderamente me llama la atención. El sector debe comprender que hasta cierto momento se pudo hacer algún tipo de planeación financiero-fiscal, y ahora debemos ver las cosas con responsabilidad para dotar a la nación de los recursos que le hacen falta.

Es un hecho que somos el más bajo en recaudación dentro de los países de la OCDE. Las empresas fantasma y las facturas falsas son y han sido el principal vehículo de corrupción en México. Toda la Estafa Maestra y todos los fraudes que se dan en la construcción de carreteras, en la construcción del Aeropuerto, salieron a través de facturas falsas y de planeación financiera-fiscal fraudulento.

Entonces, celebro a uno de los principales mandatos que nos dio el presidente de la república para separar el poder económico del poder político. Hago más bien un llamado a la unidad.

¿Terrorismo fiscal?

No. No es una cacería de brujas. Simple y sencillamente es poner las cosas en orden. Y motivar a la gente a que siga invirtiendo sin enredarse con la ambición de generar ingresos excepcionales a través de una planeación fiscal. Sabemos que ya contribuyen, pero debemos contribuir todos y con lo que nos toca, con un granito de arena para tener en un futuro cercano un ingreso presupuestado de 9 billones de pesos, lo que estamos proyectando para cubrir todas las carencias en el país.

¿Afecta o no a la inversión, y a las pequeñas o medianas empresas?

No afecta. Aquí quiero ser enfático, porque yo vengo precisamente de las cámaras empresariales. Y uno de los llamados que quiero hacer es precisamente que esa capacidad que tiene el empresariado para generar empleos, para generar riqueza, utilidades, crecimiento económico, en muchas ocasiones nos vemos engañados por despachos fiscales y por la misma codicia y la ambición. Y ha sido una práctica que se ha manejado durante muchos años.

Eso sin duda se demuestra con los números, cuando hablan del 1.4% del PIB nada más en facturas falsas. Si a eso le agregamos el IVA que se dejó de pagar o que se retira de las arcas de la federación por devoluciones. Y si eso le sumamos el 8% de las participaciones del PTU para los trabajadores.

Pues estamos dejando mucho dinero en la mesa por pagarle a un bandido unas facturas falsas y porque el empresario con esa capacidad de producción es engañado en algún momento por algún tipo de estrategia fiscal.

Entonces aquí el llamado es a que paguemos lo que tenemos la capacidad de generar y contribuyamos con el país. No es una cacería de brujas. Ni es un rompimiento con el sector empresarial. No es un borrón y cuenta nueva, no podemos decirlo así, pero es algo parecido, porque a partir del 2020 se construirán nuevos acuerdos por una política pública nueva, de una nueva visión de país.

El PAN, el PRI, Movimiento Ciudadano y el PRD anunciaron la presentación de acciones de constitucionalidad contra la nueva ley, y algunos empresarios los respaldan.

Lo que pasa es que esta política fiscal tiene aristas con temas penales y con temas civiles, y es todo un andamiaje legal integral, transversal, que genera confusión. No es una buena señal, ya es momento que el sector empresarial se sume a la transformación. Que nos pongamos a hablar bien de México, que cada quien pague lo que deba pagar, que cada quien contribuya con lo que tenga que contribuir.

Lo que buscamos no es quitarle a la gente lo que tiene, sino plantear las reglas claras para que sigan invirtiendo y creciendo, pero aportando una cantidad importante a toda la parte social.

La política neoliberal tenía una gran deuda. Yo no puedo decir que todo fue malo, pero sin duda si analizamos cómo se distribuyó el ingreso en todo México pues sí fue muy malo. Porque hoy en día el país tiene a una buena cantidad de millonarios en Forbes Magazine, mientras somos uno de los países con mayor pobreza y desigualdad. Es un país de contrastes.

Para redondear todas estas ideas, ¿qué es lo que se busca con esta legislación?

Lo que buscamos no es quitarle a la gente lo que tiene, sino plantear las reglas claras para que sigan invirtiendo, para que sigan creciendo, pero aportando una cantidad importante a toda la parte social, el centro de la problemática a la seguridad nacional.

Así lo está haciendo el presidente focalizando con los Programas del Bienestar: jóvenes construyendo el futuro, sembrando vida para el campo, becas Benito Juárez, apoyos para adultos mayores y también para discapacitados.

Todos esos recursos se están viendo reflejados en una economía regional. Anteriormente veíamos en el índice que mes con mes nos da la ANTAD (Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio), donde nos indica cuál es el crecimiento que tienen los centros comerciales, las empresas más importantes y las cadenas comerciales con cobertura nacional. Y hay una disparidad entre el crecimiento que tienen en un mes contra el comercio al menudeo. ¿Qué quiere decir? Que está jugando hoy una nueva política económica mucho más distributiva por la capacidad de compra. En los pueblitos no están las cadenas comerciales y hoy en día están creciendo favorablemente. Eso quiere decir que la gente está comprando.

A propósito de su estado, sé que ya ha hablado también de detonar las economías regionales...

No nada más de mi estado, sino de todo el país. Para eso vamos a trabajar para abrir candados que existen para privilegiar empresas únicamente de un estado que distribuyen a nivel nacional, generando candados. Eso es precisamente lo que queremos romper. No vamos contra la empresa grande, queremos la redistribución regional. Queremos el comercio regional. Queremos el desarrollo regional.

Dos palabras ponen nerviosos a los empresarios: reforma fiscal. Ya se habla de ella, e incluso se especula sobre el contenido y los cambios, la mayoría anticipando nuevos impuestos.

EL presidente de la república es un hombre de palabra y ya prometió no más incremento a los impuestos. Lo único que se está haciendo es cobrar lo que se debió cobrar siempre. Mientras se pudo, pues se pudo. Pero ahora no hay borrón (hay que ver qué pasó durante los últimos 5 años), pero no hay incrementos.

Y no serán necesarios, porque en todo el tema de justicia en la próxima Ley de Extinción de Dominio habrá suficientes recursos para poder redistribuir.

¿Y les tocará también a los empresarios o sólo están ahí para pagar?

Les tocará.

Desafortunadamente existe un rezago. Hay un rezago en la parte de expedientes. Sabemos que hubo detenciones que por alguna situación algunos delincuentes volvieron a salir.

Su estado pasa una crisis institucional ante la remoción de Jorge Winckler de la Fiscalía Estatal. El propio gobernador había acusado al exfuncionario de entorpecer la justicia. ¿Fue legal esa destitución?

Para nosotros, inclusive en nuestro equipo de trabajo hicimos una reunión precisamente para conocer el posicionamiento. Creo que hay que remontarse al momento en el que yo llegué al Senado, que tomé protesta y prometí guardar la Constitución y las leyes que de ella emanan, ese debe ser nuestro ejercicio como legisladores.

Sabemos que existen instancias. Y que serán las que podrán determinar a quién obedece la razón...

Si a Winckler o al Congreso Estatal que hasta nombró a una encargada de despacho...

Yo no soy abogado, no tengo los documentos. No puedo emitir una opinión. Lo que sí puedo mencionar es que desafortunadamente existe un rezago. Hay un rezago en la parte de expedientes. Sabemos que hubo detenciones que por alguna situación algunos delincuentes volvieron a salir.

A mí me tocó en un evento con el gobernador en donde hubo una balacera a cinco cuadras. Hubo un muerto. Arrestaron a dos personas, y a la semana ya estaban afuera, cinco días después.

¿Es decir, sí había un problema en la Fiscalía?

Yo no puedo asegurarlo, pero algo pasaba que desafortunadamente vemos... Yo no entendía qué es lo que sucedía, hoy en día sabemos que se está haciendo toda una revisión. Que existe un proceso contra el fiscal suspendido. Yo creo que habrá que esperar, mientras lo que buscamos es que Veracruz se salga de esa dinámica negativa en temas de inseguridad...

A eso iba. ¿Confía que con estos cambios en la Fiscalía se comience a resolver los problemas de violencia e inseguridad en el estado?

Yo sé, porque estoy inmerso independientemente de mi posición en el gobierno, porque el gobernador nos ha dado la confianza. Tengo el contacto y la comunicación, y sé que se está haciendo un gran esfuerzo. Me queda claro que se está haciendo un gran esfuerzo que todavía es insuficiente.

Los recursos hoy en día son insuficientes para poder contratar. No es inmediato. No tan rápido puedes renovar una policía. El mismo secretario Alfonso Durazo hablaba de siete meses.

Precisamente los índices de pobreza que tiene el estado nos ha llevado a que muy fácilmente los jóvenes se estén sumando a la delincuencia organizada, en muchas ocasiones por no tener otro tipo de oportunidades laborales.

Y se está mitigando, es por eso que el presidente de la república ha ido en muchas ocasiones. Y se está mitigando con todos los apoyos sociales y que yo estoy seguro que pronto nos darán buenas noticias.

Me queda claro que los recursos hoy en día son insuficientes para poder contratar. No es inmediato. No tan rápido puedes renovar una policía. El mismo secretario Alfonso Durazo hablaba de siete meses, en lo que contratas, capacitas, mandas al campo y luego regresan los policías.

No es inmediato.

Aquí quiero puntualizar algo muy importante: que independientemente que el gobernador es de todos los veracruzanos, tienen una gran deuda los ayuntamientos. Hablo de todos los partidos políticos, porque nos falta el 65% de cobertura de policías.

Por un lado, el gobierno tiene la obligación en la parte de la policía estatal. Está la federación ayudándonos con la Guardia Nacional. Pero en los ayuntamientos hay un desequilibrio muy importante: existen 22 municipios a los que se les otorgó recursos federales para invertir en seguridad pública.

Vamos a buscar a los 22 ayuntamientos por la transparencia, para que involucren a la sociedad civil. Para ver dónde se están aplicando esos recursos, porque a veces meten bailes, y meten mobiliario, y meten desayunos como gastos de seguridad.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.