Elecciones 10N
Primera crisis para Errejón: dimite número dos con críticas al "hiperliderazgo" de Más País
La diputada madrileña Clara Serra dejó sus cargos públicos. Cuestionó los métodos de la estrategia nacional. Estatutos de Más País a imagen de Podemos.

La primera crisis interna llegó a Más País dos semanas después de haber salido a la luz. El partido lanzado el pasado 22 de septiembre por Iñigo Errejón fue duramente cuestionado este lunes por quien fuera su número dos, Clara Serra, quien dimitió como diputada de Más Madrid con duras críticas a la organización, a la que acusaba de "hiperliderazgo", "verticalidad" y de estar carente de espacios para gestionar las críticas internas. Le acusaba, en definitiva, de cometer los mismos "fracasos de Podemos".

La dirigente concurrió como número dos en Más Madrid después de superar en primarias a Tania Sánchez, con quien guarda importantes diferencias, algo que también habría precipitado su salida. Serra, que fue portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid en la anterior legislatura, fue relegada a diputada rasa cuando Errejón dejó la portavocía de Más Madrid y situó en su lugar a Pablo Gómez Perpinyà, tal como adelantó LPO. La distancia entre Serra y Errejón se ha hecho evidente en las últimas semanas, donde la diputada madrileña no ha celebrado el lanzamiento estatal de la candidatura.

"No comparto la manera concreta en la que Más País va a concurrir a las elecciones generales. Me parece que olvida y menosprecia años de trabajo militante de compañeros de territorios que han conseguido levantar proyectos necesarios y valiosos para esos lugares", advertía la dirigente este lunes en un post de Facebook, después de anunciar su dimisión en la red social Twitter.

No es la única crítica que dedica Serra al partido de Errejón, al que acusa de mantener la "verticalidad" y el "hiperliderazgo" de Podemos."También tengo desacuerdos importantes en la manera en la que este proyecto está funcionando como organización. Si algo hemos aprendido de nuestros errores es que en nombre de las prisas hemos dejado siempre en un segundo plano la construcción lenta y cuidadosa de la organización. Si algo hemos aprendido estos años es que la verticalidad y la falta de estructuras que acompañan a los hiperliderazgos dejan a las organizaciones sin los suficientes contrapesos".

Estatutos de Más País, a imagen de Podemos

La todavía frágil organización interna de Más País guarda fuertes similitudes con el partido de Pablo Iglesias y así se refleja en sus estatutos, a los que ha tenido acceso LPO. Un documento escueto y aún por desarrollar que recoge sin embargo un sistema sancionador similar al de Podemos, que contempla como infracciones la difusión de informaciones que puedan deteriorar la imagen del partido.

Las similitudes son más que evidentes, y los estatutos de Más País reproducen literalmente gran parte del documento de Podemos, palabra por palabra en gran parte de los casos. En el artículo 75 de los estatutos morados, los de Iglesias establecen los distintos tipos de sanciones al afiliado y fijan como "infracción grave" el "propagar noticias falsas o manipuladas que desprestigien a Podemos, sean descalificatorias de la organización o de sus órganos". En el caso del partido de Errejón, una de las sanciones es exactamente la misma: "Propagar noticias falsas que desprestigian al partido o sean descalificatorias de la organización o sus órganos".

También sitúan los morados como infracción grave el "realizar actuaciones o declaraciones públicas en nombre de los órganos de Podemos sin ser portavoz de los mismos ni contar con su autorización expresa". Una afirmación replicada en los estatutos de Más País, que apuntan a la misma infracción de "realizar declaraciones públicas en nombre del partido que lo comprometan sin contar con la autorización".

Clara Serra dimitió como diputada de Más Madrid.

No es el único corta-pega que puede encontrarse en este documento. Si en los estatutos de Podemos señalan como grave el "asumir compromisos o acuerdos políticos con otras organizaciones, formaciones políticas o personas sin autorización expresa", los de Más País reproducen este punto palabra por palabra. También coinciden en otra de estas infracciones: "Hacer dejación de las funciones que los órganos de Podemos le hubiesen encomendado". Este apartado, incluido en los estatutos de Podemos, aparece exactamente igual en los de Más País.

Como infracción leve, Podemos recoge la "las manifestaciones públicas situadas fuera del debate ideológico que, teniendo por objeto desacreditar a las personas o menospreciarlas". En el documento de Más País, contempla como infracción leve "las manifestaciones públicas situadas fuera del debate ideológico que tengan por objetivo desacreditar personalmente o menospreciar". 

Los estatutos del partido de Errejón están hechos a semejanza de los de Podemos, que sin embargo tienen una mayor extensión e incluyen apartados que en su día generaron gran polémica, cuando fueron aprobados en mitad del verano de 2017 abriendo una guerra en los llamados comités de garantías del partido de Iglesias, hoy plegados a los dictámenes de la ejecutiva del líder. Entre los apartados que rebelaron a parte de la organización, se castigaba la de "transmitir o filtrar información interna que comprometa la actuación de sus órganos" o "comprometer la privacidad y el buen nombre de los miembros de Podemos con informaciones calumniosas".

Sánchez no descarta negociar con Trump, si la UE fracasa en la guerra arancelaria

Las sanciones también son más suaves en el partido de Errejón, donde las sanciones muy graves suponen la suspensión de la militancia entre 6 meses y un año o la inhabilitación para cargos en este mismo periodo, así como la expulsión del partido. En el caso de Podemos, las infracciones de este tipo se castigan con mayor dureza, con la inhabilitación de entre uno y cuatro años para ejercer de cargos en Podemos además de sanciones económicas o la suspensión de la militancia por el máximo de un año.

Los estatutos de Más País, heredados de Más Madrid

El partido que Iñigo Errejón lanzó el pasado enero para ganar Madrid se había constituido de dos meses antes de su anuncio. El dirigente madrileño sorprendió el pasado 17 de enero anunciando el lanzamiento de una candidatura conjunta con Manuela Carmena, que se habría forjado en la bautizada "cena de las empanadillas" por la que se reunieron el 22 de diciembre de 2018. Sin embargo, Más Madrid ya estaba fraguado desde semanas antes. Según pudo saber esta redacción, la formación se constituyó el 22 de noviembre de 2018, casi dos meses antes de su lanzamiento oficial. 

Errejón confirmó hace unas semanas su salto a la política nacional de la mano de Más País. Pero para concurrir a los comicios no ha registrado este nuevo partido, sino que ha reconvertido la ya existente formación madrileña, renunciando a las siglas del partido Más Madrid, que se constituyó ante notario el 22 de noviembre de 2018 como un partido de ámbito local y con una dirección compuesta por tres personas de la que una de ellas sigue siendo vicepresidente. En marzo, la formación pasó a ser de ámbito autonómico y se nombró presidente a Pablo Gómez Perpinyà, elegido como sustituto de Errejón en la Portavocía de la Asamblea.

Los estatutos de la formación no han cambiado desde su inscripción como "Más Madrid" el pasado noviembre, aunque sí lo han hecho los miembros de la llamada 'Coordinadora', formada por seis miembros, entre ellos ex dirigentes de Podemos y personas de la confianza de Errejón. Un equipo que es de momento el único órgano oficial de decisión de Más País y que, como apuntan esos mismos estatutos, serán renovados en "Asamblea General" cada dos años.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.