Análisis
En alarma por la caída de las ventas, las armadoras podrían frenar su inversión en 2020
Los indicadores están en declive y el sector enfrentará fuertes retos. Autos chocolate, T-MEC y desaceleración global.

Septiembre se coronó como el mes más duro para la industria automotriz desde 2008, pues todos sus rubros mostraron contracciones. Se prenden alarmas en el sector porque se perciben retos en lo que resta de este y parte del siguiente año, que podrían orillar a las armadoras a reducir su inversión, su producción y, por tanto, impactar también en su planta laboral.

De acuerdo con los últimos datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el noveno mes del año la venta de autos disminuyó 12%, hilando casi ya dos años a la baja; la producción, por su parte disminuyó en 0.43%. Este rubro viene en desacelere desde mayo. Y la exportación, que se mantenía como el pilar más fuerte, cayó 7.11%. Su segundo mes a la baja.

S&P se sumó a la ola de recortes: alerta sobre un enfriamiento de la demanda interna

De acuerdo con el consenso en las proyecciones de los especialistas, el escenario no mejorará este año ni la primera parte del segundo. De hecho, ayer lunes, en el marco de un foro automotriz, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) volvió a reducir su estimado, y consideró que la demanda de vehículos nuevos para este año tendrá una contracción de casi 9% -antes se esperaba que fuera de solo 7%-. Analistas consultados por LPO coinciden en que podría verse una recuperación hacia mediados del 2020.

A pesar de este escenario abrumador para el sector, al momento las armadoras no reflejan impactos en sus operaciones. Sin embargo, los expertos advierten que de replicarse los datos de septiembre en lo que resta del año, para el 2020 ya podrían tomar otras decisiones.

En opinión de Alejandra Vargas, analista de Bx+, de continuar, podría verse "una migración hacia otros productos, por ende, una reducción en la producción de los componentes que hasta ahora conocemos, pero con un incremento en nuevos productos".

Por su parte, José Luis de la Cruz, director del IDIC, alertó que uno de los escenarios es que "las armadoras determinen que la planta empiece a reducir su ritmo de producción, su contratación y sus inversiones".

Y es que, para el año entrante, son varios los retos que enfrentará el sector.

 En el país, uno de ellos tiene que ver con la capacidad de recuperación del mercado interno, por el momento, las expectativas de crecimiento económico al cierre de este año coinciden en que será menor al 1% y para el año entrante podría rondar el 1.3%.

El diputado Mario Delgado

Además, a los representantes del sector les preocupa la nueva propuesta que ya pasó en la Cámara de Diputados y ahora se discute en el Senado para regularizar a los vehículos ilegales. Se trata de un artículo transitorio décimo quinto escrito en la Ley de Ingresos del año 2020. 

En opinión de la AMDA y la AMIA, esta abre las puertas a la internación de vehículos usados de procedencia estadounidense, acción que no fue informada ni consensuada con la industria mexicana y ya estiman que su entrada en vigor signifique vender 900 mil unidades menos. 

A esta preocupación ya respondió el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado. Afirmó que con esta reforma no se busca regularizar a los denominados ‘autos chocolates', sino "aplicar de manera correcta la Ley Aduanera".

También indicó que la cámara baja fijó un plazo de ocho meses para revisar el asunto, pero aseguró que "no se trata de regularizar, ni legalizar, porque esto es contrabando, esto es violar el Estado de derecho, pero sí tener una actuación en esta problemática, que es una problemática que se deja crecer y no se atiende" 

AMLO quiere subir 23% el presupuesto de la reforma laboral para acelerar el T-MEC

El otro reto es externo. Se proyecta que la economía estadounidense también desacelere. En ese caso, la industria ya estima que la venta de ese país se reduzca en 3%. Y hay que considerar que ese es el principal mercado para los autos que se fabrican en México.

Aunado a eso, existe también el conflicto de algunas armadoras que han decidido regresar el ensamble de algunos modelos a dicho país, por las amenazas de Donald Trump, y la huelga que atraviesa General Motors en Estados Unidos.

En este escenario, un tema clave es la definición del acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá. "Para las armadoras será clave que se defina cuáles serán las reglas que regirán al comercio, si las del T-MEC o si se mantendrá con vida el TLCAN. Eso, junto al comportamiento de la economía estadounidense, serán clave para que definan el ritmo de sus operaciones", avisó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.