Violencia narco
Masacran a nueve ciudadanos de EU en Sonora y Trump quiere enviar su Ejército contra el narco
"Es el momento para liberar una guerra contra los cárteles y borrarlos de la faz de la Tierra", exigió Trump. "Ya declaramos la guerra y no funcionó", respondió AMLO.

 Un nuevo episodio de violencia extrema enluta a México y provoca un nuevo sacudón al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, apenas dos semanas después que el fallido operativo contra el narco Ovidio Guzmán en Culiacán generara una fuerte crisis política y se multiplicaran las críticas por la estrategia de seguridad de la 4T.

Este lunes, tres mujeres y seis niños fueron asesinados en un ataque de un presunto agrupación criminal, en la carretera entre los estados de Chihuahua y Sonora. El grupo, de origen estadounidense, formaba parte de la comunidad mormona de la zona y eran familiares directos de Julián LeBarón, un reconocido activista que ya había sufrido la pérdida de su hermano, quien fue secuestrado y asesinado años atrás por el narco.

Debido a la gravedad de este episodio, López Obrador convocó este martes a su equipo de seguridad a su conferencia matutina para que ofrecieran detalles del ataque. El presidente, por su parte, volvió a defender su estrategia de paz.

El presidente López Obrador junto al secretario Durazo, en la conferencia de este martes.

 "La guerra es lo contrario de la política. Siempre he dicho que la política se inventó para evitar la guerra, que es sinónimo de irracionalidad. Nosotros estamos por la paz, una característica de esta nuevo gobierno", sostuvo López Obrador.

"Ya declaramos la guerra y no funcionó. Esa no es una opción. No vamos a ceder", añadió el presidente, quien prometió hallar a los culpables pero pidió "no caer en conjeturas" tan temprano en la investigación.

Los hechos

De acuerdo con el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, en la jornada del lunes fueron emboscados tres mujeres y 14 menores de edad. El grupo se trasladaba en tres camionetas Suburban desde la comunidad chihuahense de Galeana a Bavispe, en Sonora.

En la cronología presentada por el funcionario federal, se detalló que fue hacia las 13:00 horas cuando Julián LeBarón solicitó apoyo a la Guardia Nacional, alertando de un ataque armado contra su familia, que dejó como saldo la pérdida de la vida de tres mujeres y seis niños (incluyendo dos gemelas de un año), y la desaparición de una niña, cuyo paradero aún se desconoce.

Por ahora, la hipótesis del gobierno coincide con la de la familia: las dos camionetas en las que iban las mujeres y los menores de edad pudieron haber sido confundidas por los grupos delictivos que se disputan el control de la región.

Uno de los vehículos que transportaba a las familias mormonas, carbonizado tras el ataque.

"Hay una célula vinculada al cartel del Pacífico [el Cartel de Sinaloa], que tiene una presencia relevante en Agua Prieta", explicó Durazo, aludiendo a la ciudad fronteriza más cercana. "También tiene presencia en la parte de la sierra, en los límites de Chihuahua y Sonora. (...) Pero también hay grupos del lado de Chihuahua que pretenden tomar el control en zonas de Sonora, en acuerdo con grupos del lugar", explicó el secretario.

Vale recordar que LeBarón se convirtió en uno de los principales activistas contra el narco de la región cuando hace diez años su hermano Benjamín y un cuñado de él fueran asesinados como represalia tras haberse negado a pagar el rescate de otro de sus hermanos, Eric, quien había sido secuestrado por agrupaciones vinculadas a los cárteles.

LeBarón se unió al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, fundado por el poeta Javier Sicilia, y fue un duro crítico de la llamada "guerra al narco", la política impulsada por Felipe Calderón y continuada por Enrique Peña Nieto.

Controversialmente, LeBarón reclamó la liberación de José Manuel Mireles, líder de las autodefensas en Michoacán, cuando fue arrestado por las fuerzas de seguridad por tenencia de armas en el 2014. 

Las llamadas autodefensas, grupos convocados para combatir a los cárteles en algunas de las regiones más peligrosas de México, son considerados por muchos como una suerte de fuerza paramilitar y han sido acusados desde abusos de derechos humanos hasta financiamiento espúreo.

La reacción de EU

Mientras iniciaba la conferencia matutina, el presidente estadounidense Donald Trump se refirió a estos homicidios a través de su cuenta de Twitter, donde ofreció ayuda al gobierno mexicano para acabar con "los monstruos", en alusión al crimen organizado.

"Una maravillosa familia de Utah quedó atrapada entre dos cárteles de la droga que se disparaban entre ellos. En consecuencia, fueron asesinados grandes estadounidenses, incluidos niños pequeños y algunos desaparecidos. Si México necesita ayuda para limpiar a estos monstruos, los Estados Unidos está listo para hacer el trabajo de manera rápida y efectiva", escribió.

Además, se refirió a López Obrador como el "nuevo y excelente presidente de México" y reconoció que ha hecho frente a ese problema, pero también indicó que los cárteles han crecido, por lo que se necesita "un ejército para combatir un ejército". Dicho eso, puntualizó que solo estaba en espera de llamada de su homólogo mexicano.

Por su parte, López Obrador afirmó que se comunicará con la Casa Blanca pero negó rotundamente que vaya a aceptar su ayuda. 

"En las relaciones entre México y Estados Unidos hay cooperación. Sin embargo, es un asunto que nos corresponde a nosotros atender, al gobierno de México, de manera independiente y haciendo valer nuestra soberanía", argumentó.

La cuestión de la cooperación en seguridad ha sido históricamente un punto caliente en las relaciones entre México y los Estados Unidos, y en los últimos meses, la tragedia de El Paso y la frustrada captura de Ovidio Guzmán en Culiacán han revivido el tema.

Niega el Gobierno de EU que la DEA participara en el operativo de Culiacán

Tras el tiroteo en la ciudad texana fronteriza a comienzos de agosto, que provocó la muerte de 22 personas, 9 de ellas mexicanas, el canciller Marcelo Ebrard urgió al gobierno de Trump "tomar las acciones legales correspondientes en materia de armas". 

Pese a los reclamos, la administración republicana, partido con históricos lazos a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), decidió no impulsar ninguna modificación en la regulación de las armas.

En tanto, la feroz contraofensiva de los comandos narcos durante los episodios en Culiacán, que forzaron el repliegue de las fuerzas policiales y la posterior liberación de Ovidio Guzmán, exhibieron el poderío armamentista de estos grupos, una dotación que puede rastrearse a la entrada ilegal de armas desde los Estados Unidos a México.

Por esta razón, López Obrador hizo foco en el tráfico de armas durante su conversación telefónica con Trump el día posterior del fallido operativo, suscitando reuniones entre el canciller Ebrard y el embajador estadounidense Christoper  Landau para abordar este fenómeno, que le regala un poder de fuego casi invencible a los narcos.

El propio Landau reconoció por estos días que este flujo, estimado en 200 mil armas anuales desde EU hacia México, era un "problema que debe ser resuelto".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.