Negocios
Servitje le advirtió a Fernández que hay mucho temor por los controles de precios
Fue en la cena con los magnates de México, que también mostraron preocupación por su pelea con Bolsonaro. La presencia de Ominami.

En la noche de ayer lunes, ante algunos de los empresarios más rutilantes de México, Alberto Fernández tuvo que escuchar algunas preocupaciones muy delicadas. Varias de esas alarmas son comprensibles: el temor de los inversores ante la advertencia de Mauricio Macri sobre el regreso del populismo a la Argentina.

Pero más allá de los miedos que dejan las heridas de campaña, algunas inquietudes tenían antecedentes muy concretos en la historia reciente. Por ejemplo, los controles de precios que ya utilizó Cristina Kirchner durante su mandato, y que también fue una herramienta usada por Axel Kicillof, su ex Ministro de Economía y ahora gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires.

La cena ocurrió en La Hacienda de Los Morales, en la exclusiva colonia Polanco de la Ciudad de México.  Como adelantó LPO, estaban allí figuras del ecosistema empresario como Daniel Servitje (Bimbo), Armando Garza Sada (Alfa), Jorge Santos (presidente del consejo de Arca Continental), Máximo Vedoya (director global de Ternium) y  Antonio Carrillo (director de Mexichem).

Exclusivo: Quiénes son los magnates que cenarán con Alberto Fernández

El presidente electo asistió acompañado por Matías Kulfas, que podría ser su ministro de Hacienda -aunque su rol en esta gira también lo apunta para el Ministerio de Producción-, Felipe Solá que suena para Cancillería y, para asombro de los hombres de negocios, Marco Enríquez Ominami, histórico dirigente de la centroizquierda chilena y que viene a ser el nexo de Fernández con diferentes actores de la política latinoamericana.

La presencia de Ominami generó varios comentarios entre los magnates. Se preguntaban por qué un político de la oposición chilena tiene acceso a información tan sensible de un país vecino. Acaso un nuevo choque cultural con la hiper-institucionalidad mexicana.

Fernández esbozó un discurso racional, moderado aunque, como sucedió a lo largo de toda la campaña argentina, sin explicar demasiado cómo se propone conseguir las metas que enuncia. Habló ante los magnates  de inyectar recursos en la economía, de poner "dinero en el bolsillo de la gente" para así incentivar el consumo, que beneficiaría a muchos de ellos.

"No explicó cómo hará para evitar que esa inyección de recursos no caliente aún más a la inflación. Promete una reactivación industrial y una serie de incentivos al sectores de pequeñas y medianas empresas pero no se comprende de dónde vendrán esos recursos", reveló un empresario con información de esa comida.

El momento más sensible de la cena giró en torno a esa promesa: Fernández dijo que el consumo está hundido en Argentina y que urgía una reactivación. Servitje, el dueño de Bimbo, consultó si él comulgaba con la idea del control de precios, porque ese era el principal temor que había entre los inversores mexicanos. Es decir, un regreso de las políticas de Cristina. Comprensible: Bimbo tiene sus productos en góndolas de supermercados. 

Alberto replicó que siempre había sido fue critico de los controles de precios y recordó que ese era uno de sus motivos de constantes peleas con el Secretario de Comercio de los Kirchner, Guillermo Moreno, que defendía la tesis de mantener controlados los precios. 

La Doctrina Estrada: Por qué López Obrador rechazó ser el líder regional que esperaba Alberto Fernández

En el transcurso de la velada Fernández habló mucho de la región, de los avatares de América Latina y en ese capítulo apareció otra preocupación, esta vez por la relación con Brasil. Llegaron hasta México los roces del peronista con Jair Bolsonaro. "Mi plan no es cambiar a México por Brasil como socio comercial, voy a buscar estar bien con los dos", respondió.

Para los empresarios esta es una cuestión delicada porque muchos tienen inversiones también en ese país, y quienes están en Argentina tienen procesos industriales integrados a las plantas brasileñas: necesitan que la relación bilateral tenga una mínima normalidad a pesar del abismo ideológico que parece separar a ambos políticos.

Sobre el final se le preguntó directamente por el equipo económico y a pesar de tener a Kulfas sentado a un metro, Fernández dijo que nada había sido decidido. Esta es otra de las cuestiones que más sorprendieron al auditorio que lo escuchaba porque cuesta comprender que en un país con todas las variables macroeconómicas fuera de eje se tarde tanto tiempo en una definición que será decisiva para el inicio de la nueva administración.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.