Derechos Humanos
López Obrador bloquea al candidato de Monreal y ahora empuja a Rosario Piedra para conducir la CNDH
Arturo Peimbert quedó sin respaldo para convertirse en ombudsperson nacional. La familia Ibarra de Piedra y la Liga 23 de Septiembre.

La postulación de Elizabeth Lara se entrampó, como quedó evidenciado durante su comparecencia ante las Comisiones Unidas de Justicia y Derechos Humanos del Senado, por su historial con diversos partidos políticos (lo mismo el PAN que el PR y finalmente el PT), además del apadrinamiento del padre Alejandro Solalinde, quien cabildeó al grado de presentarla al presidente López Obrador.

Ricardo Monreal tenía otros planes, expuestos a los miembros de su bancada durante las dos votaciones del jueves de la semana pasada, cuando él mismo tachó de "dogmáticos" a quienes apoyaban a Rosario Piedra Ibarra y no a su candidato Arturo Peimbert. José de Jesús Orozco es rechazado de manera unánime por la 4T debido a su respaldo al histórico fraude de 2006 a favor de Felipe Calderón.

Pero la mayoría calificada (dos terceras partes del quórum) que el Presidente de la Jucopo había asegurado para Peimbert Calvo se desvaneció con la inclusión de la hija de doña Rosario Ibarra de Piedra; en palabras del propio defensor de derechos humanos de Oaxaca, una postulación simbólica. 

"Los que están en favor de Rosario [Piedra Ibarra] a piedra y lodo, y los que están en contra de Rosario a piedra y lodo, sin que nadie mueva su posición; es la primera vez que tengo problemas para construir una mayoría calificada", adelantó desde ayer Monreal Ávila a la prensa, pese a que hoy venció el plazo legal para que la Cámara alta elija a un ombudsperson nacional.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos quedó así sin titular, y oficialmente está a las órdenes de un encargado de despacho. El Senado acordó que el siguiente jueves 7 de noviembre se elegirá por fin al presidente del organismo autónomo.

La mañanera de este martes dio un indicio de la posición "dogmática" de los 67 senadores aliados de la 4T que dejaron sin respaldo a Peimbert, y que paró los pelos de punta de la oposición panista y priista: la familia de Ibarra de Piedra en la CNDH, sustituyendo a Luis Raúl González Pérez.

"A doña Rosario le tengo mucha admiración y a la organización que fundaron las madres de los desaparecidos a Eureka, tienen todo mi respeto, y toda mi admiración. Esta es una decisión que va a tomar el Congreso, el Senado, y mi opinión es que no solo sean profesionales de los derechos humanos", dijo el mandatario federal.

"Yo prefiero más la gente que ha padecido, que ha sufrido en carne propia de violaciones de derechos humanos. Entregarles a ellos la encomienda", agregó. Un espaldarazo a la familia de la fundadora de la organización histórica de derechos humanos en el país que recibió la medalla Belisario Domínguez 2019, y que entregó a AMLO la presea -su "querido amigo"- a cambio de devolverla cuando se haga justicia a las víctimas.

Monreal promueve una abogada amiga de Solalinde para sustituir a González Pérez en la CNDH

En su discurso ante los senadores, leído por otra de las hijas de Ibarra de Piedra (Claudia), la activista hizo una defensa velada de las acciones guerrilleras de la Liga 23 de Septiembre, entre cuyas filas militó su hijo desaparecido en 1974 por el estado mexicano: Jesús Piedra Ibarra.

"Los poderosos del sistema, los empresarios cómplices, sostén de estos malos gobiernos, prestaban sus ranchos para que nuestros desaparecidos también ahí fueran llevados a martirizar. ¡Esta es la única incontrovertible verdad!", subrayó. "Estos señores del poder quisieron borrar todo rastro de sublevación y rebeldía, pero no pudieron".

Con este duro discurso, la activista respondió a quienes se indignaron por las palabras del historiador Pedro Salmerón respaldadas por el diputado Gerardo Fernández Noroña sobre la "valentía" de los guerrilleros de la Liga 23 de Septiembre que asesinaron al empresario neolonés Eugenio Garza Sada, y que mereció que el Congreso de Nuevo León declarara a cada uno persona non grata.

Rosario Piedra, el presidente López Obrador y la senadora Mónica Fernández Balboa.

Reprochó finalmente al viejo régimen por llenar su memoria de "lodo y agravio a nuestros familiares desaparecidos y a su lucha, que sólo fue la continuidad de otras luchas emancipadoras y origen de la nuestra". "Estamos aquí para arrancar de raíz el agravio, para limpiar ese lodo", continuó.

"Ellos, los nuestros, se sublevaron como todo revolucionario con su espíritu libertario que intenta cambiar las cosas. Vieron la lucha armada como única respuesta a un régimen represivo, brutal y autoritario, cerrado al diálogo, emponzoñado de soberbia y con las manos bañadas de sangre".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.