Elecciones en España
Empresarios españoles advierten a Pedro Sánchez: "La reforma laboral no se toca"
Las cámaras empresarias presionan al presidente español para que no revierta las leyes de flexibilización aprobadas por el PP en el 2012 en caso de triunfar en las elecciones del domingo.

 Las cámaras empresarias de España siguen presionando para que el Gobierno de Pedro Sánchez no avance en la derogación -total o parcial- de la reforma laboral del Partido Popular en caso de ganar las elecciones del 10 de noviembre. "Necesitamos un escenario de moderación y estabilidad y de ninguna manera revertir la reforma laboral, sino lo contrario: intensificar sus aspectos más positivos", dijo este miércoles el presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), Gerardo Cuerva, durante la entrega de premios de su entidad a las Pymes más destacadas.

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, le escuchaba en primera fila del auditorio del Banco Santander, donde se sentó entre Cuerva y Antonio Garamendi, el presidente de la CEOE. Calviño, que según la promesa de Sánchez podría convertirse en vicepresidenta económica del próximo Gobierno, exhibió su sintonía con los sectores empresarios después de haber compartido la jornada del martes con Ana Botín, la presidenta del Santander, durante una conferencia internacional sobre banca.

[Sánchez aprovecha la pugna de PP, Cs y Vox para colar promesas de campaña]

El Gobierno de Sánchez está siendo objeto de fuertes presiones de los empresarios y los sindicatos en torno a una eventual modificación de la reforma laboral que introdujo el PP en 2012 y que propició una flexibilización del mercado laboral. El líder de la UGT, Pepe Álvarez, dijo en una entrevista con LPO que veía mas comprometido a Sánchez que al resto del PSOE con la derogación de la reforma laboral. "Si no están comprometidos vamos a tener que ayudarles", anunció el sindicalista.

["Es falso que la UGT y Errejón tengamos un vínculo especial"]

Sánchez se comprometió a modificar la reforma laboral, presionado también desde Unidas Podemos, aunque el presidente en funciones mantiene cierta ambigüedad sobre el alcance de las modificaciones. Dependerá, en gran medida, de los resultados y los pactos que puedan conformarse tras el 10N. Y también de los vientos que soplen en la economía internacional.

Garamendi pidió no demorar los acuerdos tras las elecciones y conformar rápidamente un Gobierno que brinde estabilidad y moderación. "No tiene ningún sentido volver al día de la marmota para seguir hablando de las mismas cosas. El día 11 vamos a decir a los responsables de regir el país que es la hora de sentarse y de hablar. Es la hora de la responsabilidad", señaló el presidente de la CEOE.

Calviño esquivó las definiciones políticas en su discurso de cierre del acto, aunque defendió que España está "capeando mejor que otras economías" la situación internacional y está teniendo un crecimiento" más solido y equilibrado" que en otros momentos de su historia. Además, pidió a las empresas que sean "responsables socialmente" y que piensen "más allá del beneficio empresarial".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.