Comercio
Para votar el T-MEC, los demócratas le piden a AMLO que eche a los aliados de Deschamps
El ala dura del partido se queja de que el sindicalista del PRI sigue siendo gravitante en Pemex. La presión en la Cámara de Representantes.

La aprobación del T-MEC está trabada en el Capitolio porque la renovación en el sindicato de Pemex no ha sido tal y aliados de Carlos Romero Deschamps siguen manteniendo el control de esa estructura. Así lo comentaron a LPO fuentes de la bancada demócrata que conduce Nancy Pelosi. 

Esta semana, Andrés Manuel López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard pidieron la ratificación en Washington del T-MEC. Alegaron que México ya había cumplido con todo lo acordado en materia de legislación laboral. Una semana antes, Carlos Salazar Lomelín, titular del CCE, había estado con Pelosi en la capital del país vecino y el camino parecía aplanado. Pero ahora volvieron las complicaciones.

Sucede que en la bancada demócrata hay por lo menos 50 congresistas muy ligados a sindicatos que quieren ver que en México se paguen mejores salarios. Un grupo consistente que entiende que el único camino para tal fin es una democratización del sindicalismo. Ese grupo es el que complica las matemáticas de Pelosi.

Ebrard confirma carta a Pelosi por T-MEC: "Nos lo pidió el presidente, hoy lo haremos"

La titular de la Cámara ha hecho todo lo que se le podía pedir. Semanas atrás envió al congresista Richard Neal a una reunión en Palacio Nacional y a los dos días Romero Deschamps dejaba la conducción del sindicato de Pemex. En esa ocasión, el congresista pidió un gesto de apertura sindical y el Gobierno mexicano se lo cumplió.

Pelosi le ha compartido hasta el cansancio a sus compañeros de bancada las nuevas normas laborales mexicanas. Hace dos semanas envió un mail general alegando que los salarios mexicanos habían subido, que en la frontera norte se habían duplicado y que en el resto de México el alza rondaba el 17%. Cifras que le compartió el CCE.

Pero no es suficiente. Los enemigos del T-MEC señalan que la informalidad en México es altísima (lo cual anula cualquier mejora oficial) y alegan que Romero Deschamps dejó a un subordinado a cargo del sindicato, lo cual también es verdad, en la figura de Manuel Limón. Esto último fue transmitido en las últimas horas por vías diplomáticas.

La negativa a votar el tratado antes del "Día de Acción de Gracias" acorrala al Gobierno de AMLO, que necesita con urgencia de esta norma para generar confianza en los inversores y mejorar las expectativas de una macroeconomía ya en virtual recesión.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.