Política Monetaria
Esquivel y Heath vuelven a cuestionar el tono restrictivo de Banxico: "Es una postura insensible"
Crece la discusión en el banco central sobre su capacidad de incidir en la recuperación económica.

 Un acalorado debate tuvo lugar en la junta de Banxico en su última votación. Los alcances de la política monetaria en la económica enmarcaron la discusión, y una vez más, los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel abanderaron la postura acomodaticia de un recorte mayor en la tasa de interés.

En su junta del pasado 13 de noviembre, Heath y Esquivel votaron por un recorte de 50 puntos base. El argumento central es que la inflación está ya en el objetivo del banco central, la economía está estancada y el nivel de restricción de la política monetaria es el más alto, por lo tanto, afirman que esta postura es "insensible" al escenario actual.

Carstens: "Banxico puede ayudar al crecimiento, pero sin descuidar su mandato"

En contraparte, la defensa del voto restrictivo por parte de Alejandro Díaz de León Carrillo, Irene Espinosa Cantellano y Javier Eduardo Guzmán Calafell se avivó con una dura réplica: "La actual debilidad económica no puede superarse con medidas de política monetaria".

Para Esquivel, que es la tercera vez que se pronuncia por un recorte mayor, "una reducción de sólo 25 pb es demasiado poco y demasiado tarde". Heath, en su segundo voto a favor de los 50 pb, insiste que los niveles de restricción en la política actual son los más elevados en 11 años. Él defiende cierta postura restrictiva, sin embargo, acusa que no es pertinente mantenerla en un nivel tan alto.

Los argumentos

Uno de los miembros que apoya un recorte mayor afirmó que la tasa en México "minimiza la disminución de la inflación en el año y soslaya otros factores que han cambiado significativamente". Con esto se refiere a la desaceleración global, el relajamiento de las políticas monetarias mundiales, así como la reducción de algunos riesgos internos asociados a Pemex y a las finanzas públicas.

Desde esta visión más acomodaticia o paloma consideran que esta postura es un caso atípico por el contexto actual. "Es injustificable e insensible a las circunstancias prevalecientes", reclamó uno de los integrantes de la junta. Consideró dicha postura "inexplicable cuando ya la inflación general se encuentra en su objetivo y la brecha del producto se ubica en su nivel más negativo desde la crisis de 2009", agregó.

Desde esta trinchera también se acusó que la postura monetaria "podría estar contribuyendo a un sobreajuste de la economía en un afán por mantener baja una tasa de inflación", misma que ya ronda el objetivo del banco central.

También se consideró que la política monetaria opera a través de canales que afectan a variables reales como el consumo y la inversión, por lo que "una postura monetaria muy restrictiva por un periodo prolongado constituye un riesgo para la actividad económica, las finanzas públicas y la estabilidad financiera".

Otra defensa es que "la política mentaría sí tiene una influencia, aunque modesta, sobre la demanda agregada, aunque no se trate del instrumento más efectivo para inducir una recuperación".

Subgobernadores Irene Espinoza y Javier Guzmán

Desde la visión restrictiva, el argumento es que "la política monetaria no es sustituto de las medidas económicas e institucionales necesarias para fomentar la inversión y aumentar la productividad".

Defienden también que sus márgenes de acción son estrechos y el nivel de la tasa de referencia es el reflejo de los riesgos que se enfrentan. En la misma línea, otro agregó que el impacto de la tasa de interés en la actividad económica es "relativamente modesto", afirmando que más que políticas contracíclicas, el estancamiento se debe a un entorno de incertidumbre y poco propicio para la inversión.

"Un relajamiento monetario imprudente, al ser una fuente adicional de incertidumbre, tendría un efecto contrario al buscado, y que los riesgos son particularmente elevados en economías tan abiertas como la mexicana", aseguró uno de los miembros.

Banxico anticipa que la economía mexicana podría entrar en terreno negativo en 2019

El Banco de México sigue anticipando riesgos tanto externos -tensiones comerciales, el T-MEC- como internos, que corresponden principalmente a la incertidumbre política y riesgos en las bajas de las notas crediticias en Pemex y en el soberano.

Aunque eso también estuvo a debate, pues algunos miembros consideraron que los riesgos de la petrolera han disminuido. Pero debido a que reconocen también que el mercado sigue descontando que Pemex perderá su grado de inversión, anticipan que podría requerir un mayor apoyo del gobierno mexicano. Además, preocupa que la 4T no logre su meta de ingresos para 2020. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.