Tratado
AMLO confirmó que no aceptó supervisores laborales en México como proponen los demócratas
LPO adelantó los planes de inspección desde EU. El presidente reconoció que existen dudas sobre la instrumentación de la reforma laboral.

 La ratificación del T-MEC parece estar de nuevo en el aire. Las peticiones de cambios del ala Demócrata se han endurecido y la postura de México es clara: no aceptará las exigencias estadounidenses y pelará sus contrapropuestas. Este martes, el presidente López Obrador confirmó que ya se rechazó la idea de tener supervisores laborales. 

"Están planteando que pueda haber una supervisión sobre el cumplimiento de la ley. Nosotros no aceptamos que haya inspectores en empresas", dijo el mandatario en su conferencia matutina. Explicó que detrás de estas propuestas existen dudas sobre la ejecución de la nueva reforma laboral.

Salazar revela que Trump presentó enmiendas al T-MEC que son "extremas e inaceptables"

La propuesta demócrata se impulsó desde mediados de año. En agosto, LPO dio a conocer el intenso lobby del embajador Cristopher Landau con los empresarios mexicanos para obtener garantías del cumplimiento de las leyes laborales para sacar adelante el T-MEC.

El objetivo era encontrar la manera de convencer a Nancy Pelosi, poderosa titular de la Cámara de Representantes, de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumplirá con la normativa de leyes laborales que aprobó el congreso mexicano.

Desde entonces, la idea que ya sonaba por parte de dos senadores que son satélites de Pelosi, Sherrod Brown y Rod Wyden, era que EU tenga un cuerpo de inspectores que verifiquen que en las empresas mexicanas se cumpla lo firmado en el TMEC en materia laboral: libertad sindical, eliminación de trabajo precario, suscripción a los protocolos de la OIT, entre otras prioridades.

Sin embargo, esta mañana,  López Obrador afirmó que los legisladores demócratas les aseguraron que estas demandas no se tratan de una desconfianza hacia el gobierno de la 4T, sino que "no saben qué va a pasar después y quieren puntualizar esto".

Lo que el gobierno mexicano está proponiendo a cambio es que, si hay una controversia en una empresa, no en todo el sector empresarial o industria de México, que pueda haber un panel. "Participaremos de manera conjunta, para que, si no se cumplió con la norma, en un plazo considerable, entre en acción el panel", explicó el mandatario. La idea es que fuera integrado por tres miembros: uno propuesto por México, otro por Estados Unidos y otro independiente, quienes decidirían si hubo o no incumplimiento.

"Eso estamos viendo en estos días. No queremos que pase más tiempo por los efectos que tiene el proceso electoral", agregó. No obstante, sí reconoció que "es un tema complejo", pero aseguró que se está atendiendo con claridad y reconoció la labor del negociador Jesús Seade.

El día de ayer, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reveló que existían demandas "extremas" por parte de Estados Unidos que eran "inaceptables". Debido a las negociaciones, los líderes empresariales no entraron en detalles, excepto el tema de los supervisores, a lo que tajantemente se dijo que no.

La complicación de las negociaciones reveladas en estos días ha despertado gran inquietud sobre la posibilidad de tener en brevedad un nuevo acuerdo comercial trilateral. Esta mañana, Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex lanzó en su cuenta de Twitter un llamado para que "el presidente López Obrador muestre templanza y no transigir por presiones de grupos radicales en los Estados Unidos. Hacerlo implicaría traicionar a México", aseguró. 

Por su parte, Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE, explicó que "lo único que impide hoy que esto llegue a buen término son algunas nuevas demandas del gobierno americano, creemos que la mayor parte vienen del lado demócrata.

En entrevista radiofónica con MVS Noticias, ratificó que no están dispuestos a ceder. "Estas demandas son oportunistas y vienen de grupos opuestos que no nos ven con buenos ojos en términos de comercio comercial".

Ebrard confirma carta a Pelosi por T-MEC: "Nos lo pidió el presidente, hoy lo haremos"

El reclamo de López Obrador es que insiste en que su gobierno ya cumplió con la reforma laboral, que además, estuvo en línea con los principios que impulsa su gobierno: "El que no haya dirigentes sin puestos, sindicatos blancos, que no haya líderes charros. Que no se perpetúen en el poder los dirigentes. Que haya democracia. Esto nos llevó a la aprobación de una ley laboral con esas características", dijo.

"Los del partido demócrata, a pesar de que se aprobó la ley, plantearon de que se iban a tener problemas de instrumentación de operación para llevar a la práctica lo legislado", explicó el presidente. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.