Negocios
David Martínez aprovecha el regreso de Kirchner y quiere los negocios del fondo más cercano a Macri
Se trata del fondo PointState, de Darío Lizzano, que quedó al borde de default por la devaluación de Argentina.

El fondo PointState, que hizo pie en la Argentina de la mano del financista Darío Lizzano durante el gobierno de Macri, tuvo este viernes un importante revés. Josh Samuelson, uno de los principales socios y cofundador decidió abrirse luego de perder en el 2018 el 19% de los 6.000 millones de dólares que administraban y no poder recuperarlos en 2019.

Para su salida, el fondo deberá entrar en default parcial e incurrir en una venta intempestiva de sus activos, entre los que figuran, en Argentina, el Sherarton y el Park Tower, e importantes porciones de la constructora TGLT y de la energética Genneia, entre otros.

Una fuente al tanto de la situación de la compañía reveló a LPO que ya hay un interesado por quedarse con la participación de PointState en Genneia. Se trataría del magnate David Martínez Guzmán, fundador de Fintech Advisory -una empresa especializada en invertir en bonos de empresas y países-, accionista del banco español Sabadell y dueño de la telefónica Telecom y socio minoritario del Grupo Clarín, el principal conglomerado de medios de la Argentina.

Si bien el CEO de Clarín, Héctor Magnetto, mantiene un durísimo enfrentamiento con la ex presidenta  Cristina Kirchner, el regio David Martínez es uno de los empresarios más cercanos a la actual vicepresidenta y jefa política del gobierno de Alberto Fernández. Su intervención en el posible desplazamiento del macrista Lizzano de sectores de negocios estratégicos del país sudamericano, no parece un dato ajeno al cambio de la realidad política de Argentina.

Las pérdidas del fondo PointState obedecieron en buena medida a los casi 3.600 millones de dólares que invirtieron en Argentina y que se licuaron fuertemente con la devaluación de y la crisis de 2018 y también por una fuerte apuesta al petróleo que no se verificó en el último trimestre de este año. Como primera consecuencia, Greg Ley, su CIO, dejará el fondo; y Zach Kurtz, el otro cofundador lo reemplazará.

Preocupado, David Martínez pidió una silla en la cena de Alberto con los magnates de México

En el ínterin, para los inversores regirá una suerte de "corralito" del 12%, es decir que solo podrán retirar 88 de cada 100 dólares que les corresponden, lo que supone una fuerte limitación sobre la liquidez del fondo y una anomalía para los inversores en Estados Unidos. Es tal el drenaje de dinero, que la compañía se vio obligada a poner un tope a la fuga hasta tanto venda activos y pueda recobrar la liquidez.

Darío Lizzano habla con el ex presidente Macri durante la inauguración de un parque eólico en la Patagonia argentina.

En la Argentina, el fondo neoyorkino creó en 2014 PointState Argentum y Pointbridge, dos sociedades de inversión mediante las cuales -bajo las recomendaciones de Darío Lizzano- se quedaron primero con bonos en default que les reportaron importantes ganancias luego de que Macri cerrara el acuerdo con los holdouts en la corte del juez Griesa. Lizzano es muy cercano a Nicolás "Nicky" Caputo, un millonario socio y amigo de la infancia de Macri, que hizo grandes negocios durante la presidencia de su amigo.

Tras verse con Fernández, Slim espera que Clarín libere espectro y abra subastas para 5G

Luego de los negocios con la deuda argentina, Lizzano procedió a adquirir el 100% del Sheraton y Park Tower, acciones de YPF, TGS, Pampa Energía y la constructora del propio Caputo. También invirtió en acciones de los bancos argentinos Macro y Supervielle. A su vez, son dueños -junto con Jorge Brito del Banco Macro- del paquete accionario de Genneia, la principal compañía de energías renovables de Argentina.

De hecho, el fondo de Lizzano ya concluyó su vida útil. Nunca fue un fondo de private equity, sino que mezclaba inversiones públicas y privadas y si recibía un pedido de devolución d ecapital de algún inversor, estaba obligado a vender las inversiones públicas (bonos soberanos y de provincias, por ejemplo). Pero una vez que devolvía el capital igual debía seguir pagando un 4% anual a los inversores hasta que se agote el fondo. Por eso la crisis de Argentina, que no supo prever, lo afectó tanto y arrastró a todo PointState ya que el 25% de ese fondo eran las operaciones de Lizzano en el país sudamericano.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.