Pemex
Otro escándalo de Lozoya: compró un astillero en quiebra durante su gestión en Pemex
Lo aseguró Romero durante la mañanera. La instalación perdió 50 millones de euros y la petrolera mexicana negocia su venta.

En 2013 el Consejo de Administración de PMI Comercio Internacional, de Pemex durante la administración de Emilio Lozoya adquirió un astillero que se encontraba por entrar en proceso de quiebra, exhibió Octavio Romero en la conferencia matutina de este miércoles.

El actual directivo de Pemex explicó que actualmente están buscando vender el 51% del astillero español Hijos J Barreras, sin embargo, reconoció que las grandes pérdidas que ha tenido el negocio complican la operación, pues las ofertas están por debajo de lo que la petrolera está pidiendo. La negociación más fuerte es con la trasnacional Ritz Carlton.

En Palacio Nacional, Romero Oropeza relató que la compra de poco más de la mitad de los títulos del astillero se realizó en 2013 y un año después la petrolera lo contrató para la construcción de floteles, los cuales, dijo, "nunca se pudieron ocupar a su máxima capacidad".

Los escándalos de corrupción en Pemex llegan a España y complican a una figura clave del PP

"Actualmente los estamos ocupando en PEP pero al 70% de su capacidad. Costaron 145 millones de euros y no se pudieron vender porque cuando se e hicieron los avalúos estaban muy por debajo del precio al que Pemex construyó estos floteles", indicó.

Dijo que apara 2016 ya sumaban pérdidas por 5.5 millones de euros y finalmente se hizo un acuerdo con Ritz Carlton para la construcción de cruceros para turistas. "Pemex participó en la garantía de ese contrato por 16 millones de euros".

Emilio Lozoya, ex director de Pemex

Ya con la llegada de la administración de López Obrador se envió personal de Pemex para tomar el control. Romero Oropeza denunció que la administración del mismo era "muy deficiente" con irregularidades en su operación. "Las anteriores administraciones de Pemex nunca se preocuparon por enviar gente, hacían lo que querían".

Ahora, la administración de Pemex analiza dos opciones: declarar su quiebra o negociar con Ritz Carlton. Eso, luego de rechazar la propuesta de compra por parte de Hijos J. Barreras, pues aseguró que en realidad no implicaba ningún pago a Pemex, sino pedían que se les cediera las acciones, aduciendo las pérdidas.

Aunque reconoció que la negociación con la empresa trasnacional hotelera también tiene sus dificultades. Narró que en un principio la firma ofreció un euro en razón de todas las acciones, bajo el argumento de las pérdidas millonarias.

"Nuestra posición siempre clara en se sentido y pedimos no más pero tampoco menos el valor de las acciones, lo que se invirtieron en las acciones y la devolución de los ocho millones de euros", precisó el directivo.

Reconoce irregularidades en pago a proveedores

Uno de los grandes reclamos contra esta administración es el retraso a proveedores, a excepción de algunas empresas, un problema que tuvo lugar en la conferencia matutina donde hoy estuvo Octavio Romero, quien reconoció los retrasos, en empresas desde chicas a grandes.

A mediados del año pasado, el director descartó esta situación. En el mismo recinto presidencial aseguró que en los primeros seis meses del año anterior incrementó en ocho mil 408 millones de pesos o 7.0 por ciento, el pago a estas empresas, en contraste con el año anterior.

Pero los reclamos escalaron a tal grado que se habló de una posible demanda por parte de la perforadora Schlumberger contra Pemex, la cual fue desmentida después por la propia firma y, como relató este miércoles Romero Oropeza, fue enviada una carta a las oficinas de Pemex para aclarar que no emprenderían la acción legal.

El directivo reconoció que entre 2018 y 2019 la deuda con proveedores era muy alta y que el año pasado se hizo un ejercicio para regular los pagos. "Creo que avanzamos de manera muy importante, sobre todo lo que tiene que ver con las pequeñas y medianas empresas", garantizó.

Empresarios se quejan en Palacio Nacional por los negocios de Pemex con Marinsa

  "En 2018 se pagaron 37,393 millones de peso y el año siguiente aumentó a 42,179 millones. Ahora tenemos el objetivo de reducir aún más los tiempos entre que se factura y se paga, sobre todo llegar a pequeños y medianos", dijo.  

Dijo que el plan es que a partir de febrero ya "estar al día" con esas empresas y que el plan también es el mismo para las más grandes. "Desde hace algunos meses hemos tenido reuniones con empresas grandes para ir poniéndonos al corriente y calendarizar pagos. Ha habido un avance en estos pagos. Vamos bastante bien en este sentido".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.