Estrategia
Octavio Romero se plantea reabrir los farmouts después del alarmante reporte de Pemex en 2019
Se intensifica la discusión por el plan de infraestructura y su presentación queda en la indefinición. La resistencia de Nahle.

Las pérdidas de Pemex en 2019 por 346,135 millones de pesos empiezan a mover la balanza en la 4T: Octavio Romero se muestra cada vez más dispuesto repensar las asociaciones con privados, pero aún enfrenta las resistencias de Rocío Nahle, discusión que ha puesto freno a la presentación del plan de infraestructura para este sector.

Por estos días, Abel Hilbert, subjefe de la jefatura de la Oficina de la Presidencia, ha mantenido reuniones con actores privados y estatales del sector para promover el retorno de los farmouts con Pemex, y hasta las rondas. De estos diálogos ya se percibe con mayor claridad una menor renuencia por parte de Romero Oropeza, relatan a LPO fuentes cercanas a estas reuniones.

El silencio de Nahle genera alarma entre petroleros a días de un anuncio clave de AMLO

"El director ya da señales de estar abierto a esta estrategia", dicen refiriéndose al proyecto que impulsan actores como Alfonso Romo y Arturo Herrera. "Pero sigue habiendo una gran negativa de Nahle y Bartlett", agregan las fuentes. En ese choque, el esperado plan sigue aplazándose.

Hay que recordar que en noviembre, cuando se anunció el Plan Nacional de Infraestructura, se perfiló la presentación de la parte energética para enero, y al llegar ese mes se replanteó para este febrero. Sin embargo, en las discusiones actuales no se ha vuelto a poner sobre la mesa una fecha.

Lo cierto es que los recientes datos financieros de Pemex se imponen y esa nueva "sensibilidad" que ya se percibe en el directivo genera muchas expectativas, pues se trata de un hombre de gran confianza para el presidente López Obrador, que para muchos es quien encabeza las resistencias de abrirse a privados.

Clave también es recordar que en el mismo Plan de Negocios de Pemex que realizó Romero Oropeza se incluía la posibilidad de recurrir a las herramientas de la reforma energética.

Abel Hibert

¿Cómo se explica la mayor pérdida en cuatro años?

El rescate de la petrolera mexicana es una de las principales banderas del gobierno de López Obrador y la apuesta se basa en el apoyo de las finanzas públicas, la reactivación del sistema de refinerías y la exploración de aguas someras por parte de Pemex, además del combate a la corrupción que incluyó la polémica lucha contra el huachicol. Todo eso sin abrir más contratos a privados.

Pero los resultados son leídos casi de manera contundente por parte del mercado como una señal de que la estrategia no está funcionando, pues el año pasado la pérdida de Petróleos Mexicanos fue la más grave desde el 2015 y 91.8% más fuerte que la de 2018. Además, el año pasado las ventas se desplomaron 22% y el EBITDA se redujo en 89% a 102,089 millones de pesos.

Algunos analistas consideran que es el resultado claro de cerrar la puerta a las asociaciones y enfocarse en campos más pequeños. "No se trata de producir más, sino mejor. No es cantidad, es rentabilidad", coinciden.

Arturo Carranza, analista independiente, explica que uno de los principales factores de las pérdidas es la reducción de las ventas de Pemex en el exterior, lo que obedece a que hay una menor producción y no pueden exportar un volumen tan alto. También se debe a que en el mercado interno estén perdiendo participación en el mercado de los combustibles.

Aunque avisa que hay una estabilización de la plataforma de producción y hasta un incremento marginal, no obstante señala que "no es suficiente" y en ese sentido dice que se debe reflexionar sobre la oportunidad de desinvertir en algunas líneas de negocio, como el de refinación, pues advierte que le genera muchas perdidas a Petróleos Mexicanos.

Recordó el caso de Petrobras, la firma brasileña que revirtió los números rojos. "Pasó por un proceso de desinversión, y lo que fue haciendo en los últimos tres años fue desincorporar activos y eso lo ha hecho más pequeña, pero se ha concentrado en exploración y producción".

Por su parte, Gonzalo Monroy hace foco en el pasivo laboral, pues señaló que se pasó de 100,000 millones de dólares en pasivo laboral en el 2015 a 55 millones en 2018 y en el 2019 volvió a repuntar en 34.8%.

Para el experto, esto se explica por el plan de monetizar los pagarés laborales, lo cual formó parte de la estrategia de rescate a Pemex: "Eso implicaba que, si Pemex lograba tener algún beneficio de la renegociación contractual con el sindicato, Hacienda iba a hacer una iguala de uno a uno con el ahorro del pasivo laboral.

También considera que la reducción de la deuda no fue suficiente: "En 2018 Pemex tenía una deuda de 103 millones de dólares y sacaron dos mil millones de dólares de ganancia y ahora redujeron la deuda, pero tienen una pérdida de 18,367 millones de dólares".

La producción petrolera alcanzó su mejor nivel desde 2018 en 1.7 millones de barriles

Con estos resultados se vuelve más cercana también la posibilidad de que las agencias calificadoras le quiten el grado de inversión, pues confirma sus advertencias de que la estrategia no era un modelo generaría valor.

"Este es el momento de agarrar y revaluar. Una fracción del gobierno quiere regresar a un modelo de crecimiento y esta es la mejor manera de ver que hay algo que no está funcionando", puntualizó Monroy. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.