Covid-19
Exclusivo: Aeroméxico ya se acercó a la 4T para solicitar un "salvataje"
La Aerolínea admite en privado que está al borde la quiebra. S&P bajó su nota crediticia. Directores aceptaron una reducción de 50% en salarios. "Necesitamos el ingreso urgente del Gobierno".

Es un juego de expectativas. Mientras Andrés Conesa intenta desmentir en público la crisis casi terminal de la empresa, su equipo despliega un fuerte operativo en diferentes dependencias del Gobierno para solicitar un "salvataje financiero" (en los hechos, un rescate de la empresa). ¿El objetivo? Sobrevivir a la crisis de Covid-19, la pandemia que puso de rodillas a todo el sector aerocomercial.

Aeroméxico lleva años con una creciente deuda -la más alta de las aerolíneas mexicanas-, y con una pérdida franca de mercados claves, a manos de las low-cost que le han ida "comiendo" clientes tanto en el mercado local, como en los destinos más rentables: la pérdida de boletos en Estados Unidos a manos de Interjet es un ejemplo.

Esta mañana, la compañía amaneció con la noticia de que calificadora Standard and Poor's redujo a B+ desde BB- su nota crediticia."Aunque Aeroméxico está tomando medidas para subsanar el impacto de la reducción en la demanda de transporte aéreo mundial, consideramos que es poco probable que pueda mitigar en su totalidad el impacto en el flujo de efectivo por la menor demanda de viajes. Observamos una creciente probabilidad de que la generación de flujo de efectivo se debilite y el apalancamiento se mantenga elevado en 2020".

Cómo enfrentan las aerolíneas las pérdidas multimillonarias por el coronavirus

En las últimas semanas, el edificio de Aeroméxico en Paseo de la Reforma ha sido un hervidero. Los directores y otros cargos de alto nivel han tenido que aceptar una reducción del 50% de sus sueldos. "Era eso o empezaban los despidos masivos", reconoció uno de los ejecutivos en diálogo con este medio.

Lo mismo ocurre con el personal de operación. Un ejemplo son los sobrecargos, que aceptaron un sistema de suspensiones temporales para evitar los despidos. Este mes, por caso, descansarán cerca de 1,500 empleados sin goce de sueldo. El mes siguiente rotarán con los que sí hayan trabajado en marzo. Un plan de emergencia desolador.

En medio de la crisis, además, debieron cancelar cientos de vuelos a destinos donde las autoridades prohibieron el ingresos de extranjeros, una medida que se fue extendiendo conforme los contagios de Covid-19 se iban confirmando. Con esos vuelos cancelados, miles de pasajeros de otras naciones quedaron varados en nuestro país.

Andrés Conesa, CEO de Aeroméxico.

La respuesta de Aeroméxico fue que no se devolvería el dinero, porque las otras naciones -México aún no ha tomado esa decisión- "innovaron" en materia regulatoria y, en todo caso, los gobiernos de esos países deberían hacerse cargo de las repatriaciones.  

Ofrecen, eso sí, un crédito en dólares para que los clientes puedan usarlos en vuelos futuros. "La estrategia es no devolver el dinero porque no contamos con esa liquidez. Más adelante, si esto pasa, veremos si podemos afrontar las eventuales demandas. Ganamos tiempo", reconoció un directivo que pidió el anonimato y que ya comenzó una búsqueda activo para cambiar de empleador.

Mientras tanto, cuando los consulados de esos países contactan a Aeroméxico para negociar vuelos consolidados de pasajeros -meter a todos los varados de diferentes días para que completen un sólo avión-, los directivos dicen que tienen la orden de ofrecer los vuelos solo bajo la modalidad de contratación tipo "charters privados". La cotizan a precio máximo de mercado.

Tricio busca renovar la flota de Aeroméxico para detener la caída en el flujo de pasajeros 

Según informaron desde el Gobierno, algunas dependencias ya recibieron a los cabilderos de Aeroméxico e incluso han analizado el caso Alitalia. La empresa no buscaría una nacionalización, como anunciaron en Italia. Más bien plantean un salvataje al estilo General Motors en la crisis del 2008 en Estados Unidos.  

En ese momento, el Gobierno de Barack Obama optó por la inyección de más de 50.000 millones de dólares en la empresa -bajo el precepto too big to fail- para así proteger a sus decenas de miles de empleados. Cinco años después, el Gobierno de EU se deshizo de todas las acciones que había adquirido, ya con la empresa saneada.

En Palacio Nacional sobrevuelan dos ideas. En primer lugar, el ala más dura plantea el convencimiento de que la separación del poder político y el económico no debería incluir este tipo de salvatajes, que podrían ser vistos como "privilegios", encima para una empresa cuyos accionistas siempre fueron críticos de AMLO.

Por otro lado, los funcionarios más moderados plantean que la caída de Aeroméxico sería reabrir la herida de Mexicana de Aviación: miles de familias que de un día a otro quedaron sin ningún tipo de amparo. "Calderón dejó caer a Mexicana, dudo que AMLO haga lo mismo con Aeroméxico", se ilusionan en la empresa.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Aeromexico deberia enfrentar su crisis financiera como los miles de usuarios que pierden dinero cuando Aeromexico no acepta cambios de vuelos, cargos duplicados entre otras ESTAFAS escudadas en sus disque politicas comerciales. Quien ayuda a los miles de usuarios ante las disque politicas FRAUDULENTAS de Aeromexico.??