Negocios
AMLO se niega a rescatar a Aeroméxico y ahora buscan que Azcárraga lo convenza
Solo ofrecería condonar impuestos. El factor Delta y los contactos en EU. La sombra de Claudio X.

 La realidad de una eventual bancarrota de Aeroméxico se vuelve cada vez más tangible. LPO reveló esta semana que Eduardo Tricio comenzó a cabildear un "salvataje" ante la crisis en la cual quedó sumida la compañía tras el estallido de la pandemia. Pero de momento la respuesta de Andrés Manuel López Obrador sería por la negativa.

El presidente, según pudo reconstruir esta redacción,  aceptaría condonar impuestos de la empresa pero de ningún modo comprar acciones de la misma a través de la banca pública o mucho menos estatizar la compañía. AMLO ha conversado esta situación con Alfonso Romo y otros miembros de staff y la tesis que predomina es que si urge rescatar empresas, hay otras más estratégicas que la aerolínea.

Según entiende AMLO, el mercado aéreo mexicano siempre será atractivo y si Aeroméxico termina en bancarrota ese lugar será ocupado por otros actores nacionales o extranjeros. Ante algún intento de hacerlo cambiar de parecer la respuesta es que los accionistas de la empresa son gente de gran fortuna y que podrían utilizar su patrimonio y sus utilidades de años anteriores para salvar a la compañía. 

En paralelo a estas conversaciones Tricio se ha acercado a Emilio Azcárraga para solicitarle algún tipo de intermediación directa con el presidente. La elección de este emisario no es aleatoria: el desplome de Aeromexico le causará un daño contundente a Delta Airlines, una de las principales firmas de EU, donde Azcárraga y Bernardo Gómez tienen intereses y contactos de alto vuelo político.

El trasfondo de estas conversaciones es dramático: Aeroméxico se ha hundido en la BMV, hace un año que no puede incrementar su flujo se pasajeros y le ha recortado el sueldo a todos sus directivos. Un nuevo episodio negro llegaría esta semana cuando la empresa comience a desprenderse de los aviones que tiene rentados.

El drama central que tiene la empresa en Palacio Nacional es que todas sus caras visibles generan rechazo. Tricio siempre será visto como quien financió la campaña de "AMLO es un peligro para México" en 2006, el CEO Andrés Conesa firmaba cartas en la campaña presidencial del 2018 pidiendo a los empleados no votar por Morena y el presidente del consejo Javier Arrigunaga pasa demasiado tiempo conversando con Claudio X. González.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Buen día, soy microempresario, a mí nadie me rescatará, sin embargo, no pretendo hacer ningún despido, empresas grandes contribuyentes tienen accionistas de lana, que no lloren