Conflicto
El liderazgo de Salazar en crisis: los empresarios le piden menos diplomacia y más "resistencia" ante la 4T
Exigen una rebelión fiscal. El titular de la CCE les dijo que si quieren sacar a AMLO podrán hacerlo con la revocación de mandato.

Desde los inicios de la 4T, un importante grupo de empresarios aliados del CCE ha cuestionado duramente el trato conciliador que ha tenido Carlos Salazar con López Obrador, sin importar las cancelaciones de proyectos, críticas al sector por connivencia con los "conservadores" o decisiones resistidas en el sector energético por parte del Ejecutivo. Pero el programa económico presentado por el mandatario para enfrentar la crisis derivada del coronavirus, rechazado casi unánimamente por el sector empresarial por insuficiente, y el subsiguiente fallido lobby para acercar posiciones, ha llevado a que la presión para producir una ruptura de la relación haya crecido en los últimos días a niveles inauditos.

Las molestias en este sector las ventiló el martes por la tarde el propio Salazar durante una conferencia virtual en la que convocó a otros empresarios para delinear un proyecto económico más allá del impulsado por López Obrador. Inclusive, convocó a ese encuentro virtual al Rector de TecSalud, Guillermo Torre, para ofrecer una mirada distinta a la ofrecida por Hugo López-Gattel en materia de contención de la epidemia.

"La propuesta es que podamos organizarnos como sociedad civil ante la falta de un gobierno que nos organice, que nos oriente, que de alguna manera nos conduzca", explicó este martes Carlos Salazar, quien se ha distinguido por tener una posición mucho más amistosa, incluso en los momentos más tensos, entre Andrés Manuel López Obrador y los magnates.

AMLO niega quiebre con empresarios: "Slim, Baillères y Larrea hasta nos ofrecen ayuda"

Para Salazar, el presidente "no ha entendido la dimensión del problema desde el punto de vista económico" y critica que será imposible resolver el problema solo a través del aumento de la inversión pública. En ese sentido, calificó de "irrealista" (sic) el objetivo de crear dos millones de empleos en nueve meses, promesa de AMLO en su informe del domingo pasado.

A pesar de que Salazar aseguró que ha tenido una postura firme ante el gobierno, no esquivó la lluvia de reclamos. "Hemos sido criticados hasta por un gobernador de que nuestra posición fue timorata", admitió el presidente del CCE en la videoconferencia. "No nos ha faltado tiempo, ni valentía ni esfuerzo. La puerta se cerró, pero estamos tratando de abrir las puertas del país", defendió.

Ante los reclamos, Salazar dijo estar abierto a las sugerencias y reconoció que hay posturas que le piden incluso quemar cosas frente al Zócalo. "Veremos si alguien se atreve realmente a hacerlo y se pueden organizar más de lo que estamos haciendo", retó. Y también a cierto modo de queja remató: "Es muy fácil decir: hay que armarse de valor. Díganos de qué manera".

Carlos Salazar y Andrés Manuel López Obrador

También reveló que, a causa de lo que consideran un mal manejo de la crisis del coronavirus, ciertos sectores impulsan la idea de exigir la renuncia del presidente, pero Salazar recordó que López Obrador llegó a Palacio Nacional con el apoyo de más de 30 millones de personas. Sin embargo, dijo que en poco más de un año se tendrá la posibilidad de hacer una revisión democrática y ahí poder rechazar su mandato, pero advierte no será fácil: "Nomás que deberemos tener 30 millones de mexicanos detrás de nosotros".

Salazar reiteró que uno de los mayores reclamos contra él es haber sido "muy diplomático" con el presidente dijo que le están pidiendo mayor resistencia, incluyendo propuestas de desobediencia impositiva.

De todas formas, aseguró que rechaza esa actitud, más allá de que afirmó que le dice a los empresarios que igual no van a poder contribuir con impuestos en estos 90 días porque estarán inactivos. 

Las propuestas

La conferencia matutina de AMLO del lunes por la mañana dejó en claro que el presidente no se movería de su posición, pese a las críticas que despertó instantáneamente el plan que acababa de presentar la tarde anterior. "La gente sabe de qué hablo, los especialistas no porque están acostumbrados a las recetas neoliberales", dijo el presidente. Repitió que no habría rescates ni condonaciones "como se hacía antes". 

Salazar aprovechó el encuentro virtual para antagonizar con el presidente también en ese aspecto, ya que reiteró que el CCE nunca ha solicitado ninguna de las dos.

El líder empresarial dijo que, por el contrario, lo que esperaban era un convenio económico para que se trabajara de manera coordinada entre gobierno, trabajadores y empresarios, así como que la detención de las cadenas productivas en la economía fuera a modo espejo con Canadá y Estados Unidos.

En ese contexto lanzó otro comentario ácido: "Hoy se frenan actividades económica... a excepción de lo que se produce para que las obras del presidente continúen operando. Quiere decir que en esas obras no hay virus, ni contagio y de que tienen la protección divina para que puedan mantenerse".

La propuesta de Salazar era un programa de 90 días para reactivar la economía, en donde se diferencia el ingreso formal y el informal, estableciendo el diferimiento de las contribuciones a la seguridad social sin condonación para algunos sectores entre abril y junio, lo mismo para el pago de impuestos y suspensión temporal del ISR.

A cambio, se comprometía a que esos pagos los regresarían al gobierno en 12 pagos durante el 2021. Eso junto a la exigencia de recibir que el IVA se regrese a tiempo.

Planteaban fondos para apoyar a las micro y pequeñas empresas, usando recursos de Caja -en Hacienda- por 42,000 millones de pesos, usando también recursos del Fondo de Estabilización y un incremento de la deuda de hasta 4%. Eso, también apresurando a que se dé a conocer ya el plan de infraestructura, que continúa trabado y sin fecha clara de salida.

López Obrador respondió a las críticas de los empresarios: "No esperen que tome otras medidas" 

De acuerdo con el CCE, de tomarse estas medidas podrían atemperar la caída del PIB a 2%. De lo contrario, afirman, se producirá un desplome de entre 7 y 10% del PIB, con una pérdida de hasta más de un millón de empleos y una deuda que superará el 50% del Producto Interno, "aunque no pidamos ni un centavo".

Para el final, Salazar hizo un llamado a la unidad empresarial. "Tenemos que dejar de dividirnos", pidió.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.