Coronavirus
AMLO reabre las industrias clave para EU pero pone al IMSS a controlar su operación
El cabildeo de los empresarios y la solicitud del Senado de EU para que Mike Pompeo se coordine con Palacio Nacional. El poder de Zoé Robledo.

El análisis se hizo con anticipación, desde que industriales de México y Estados Unidos se unieron para exigir al presidente López Obrador la reactivación manufacturera pese a la emergencia sanitaria por la pandemia. Esto ocurrió a finales de abril, cuando el canciller Marcelo Ebrard tuvo que desmentir cualquier presión de la Casa Blanca para modificar el calendario de reapertura de actividades esenciales.

El intenso cabildeo sobre las cadenas productivas mexicanas fue confirmado por representantes del sector organizados en la Concamin, quienes apuntaron a la administración de Donald Trump. Inclusive, la Asociación Nacional de Manufactureros (NAM, por sus siglas en inglés) solicitó a Andrés Manuel López Obrador -a través de una carta- seguir la guía CISA de EU como línea de base, pues el decreto emitido por la Secretaría de Salud el pasado 31 de marzo puso en riesgo infraestructura crítica de la región.

AMLO presentó el plan de reapertura y regreso a la "nueva normalidad"

En Palacio Nacional tomaron sus consideraciones y elaboraron la estrategia con base en un sistema de semáforo por regiones para evaluar semanalmente el riesgo epidemiológico en cada estado y municipio del país. Como reveló LPO en su momento, no fue suficiente para el Gobierno de EU y los intereses empresariales en el Capitolio.

Por ello un grupo de senadores estadounidenses, encabezado por la demócrata de California Dianne Feinstein y el republicano texano John Cornyn, exhortaron al secretario Mike Pompeo para que buscara "coordinarse con el gobierno mexicano para aclarar la definición de México de industrias esenciales".

"En particular los exhortamos a presionar a sus contrapartes mexicanas a incorporar industrias que proveen componentes al sector de alimentos, médico, transporte, infraestructura, aeroespacial, automotriz, y de la defensa", se lee en la misiva. En ella se hizo hincapié en una preocupación: que la cadena de suministro integrada por ambos países no se viera "interrumpida" por la crisis del coronavirus, "a menos que el gobierno mexicano" clarifique su definición de "industrias esenciales".

"No se paralizará la actividad económica comercial y no va a haber limitaciones para los trabajadores agrícolas migrantes. Nos necesitamos mutuamente, ya no se podría cerrar la frontera por completo por el nivel de integración que hace indispensable que se mantenga la frontera abierta", fue la respuesta del Presidente de México durante una de sus conferencias de prensa mañaneras.

Este lunes, luego de que el calendario de la Nueva Normalidad se oficializó el pasado 14 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, reabrieron varios municipios bautizados "de la esperanza". Se trata de 324 municipios distribuidos en 14 estados del país elegidos porque no han presentado contagios en los últimos 28 días y no colindan con zonas con casos activos del virus. Haciendo un análisis de dichas regiones no es difícil advertir que muchas de estas demarcaciones se encuentran precisamente en la línea fronteriza.

La zona maquiladora de interés comercial para los empresarios de ambos países: la industria automotriz, la construcción y la minería. Así, la Secretaría de Economía publicó un documento de 31 páginas con los protocolos de trabajo contra el coronavirus que tituló "Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral", evitando el riesgo de contagio entre los trabajadores.

El presidente López Obrador y Zoé Robledo, director del IMSS.

La Secretaría de Salud, la Secretaría del Trabajo y principalmente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) también participaron en la elaboración del protocolo. Y será Zoé Robledo, al mando del Seguro Social, quien evalúe si tal o cual empresa cumple o no con el Protocolo de Seguridad Sanitaria. "La forma en que empresas y personas trabajadoras atiendan las recomendaciones sanitarias será determinante para mantener un nivel de alerta que permita una mayor actividad socioeconómica", se lee en el documento.

De los lineamientos de la primera etapa destaca que -a partir de este 18 de mayo- las empresas e industrias responderán el documento denominado "Autoevaluación del Protocolo de Seguridad Sanitaria". Una vez llenado y entregado, el IMSS emitirá un acuse de recibo vía electrónica y un resultado en un plazo no mayor a 72 horas.

Para la segunda etapa, las empresas o industrias dedicadas a actividades consideradas como esenciales que adopten y validen los protocolos, podrán reiniciar actividades de conformidad con el proceso establecido para tal efecto. Lo cual ocurrirá el 1 de junio, cuando comience la tercera etapa. Ésta consistirá en la reapertura nacional a través del sistema de semáforo de alerta sanitaria semanal.

Lineamientos de Seguridad S... by La Politica Online on Scribd

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.