Deuda
BlackRock cede en negociación con Argentina y abre una puerta para evitar el default
Alberto prepara cambios en la oferta a los bonistas y estima que hay chances de un acuerdo. El plazo podría extenderse dos semanas.

El gobierno está confiado en que las negociaciones con los bonistas están bien encaminadas y que es "una cuestión de tiempo" que se concrete el acuerdo. Esa es la sensación que empezó a imperar en las últimas horas, luego que se produjeran algunos acercamientos importantes con los acreedores, que quedaron exhibidos en la nueva contrapropuesta que analiza Blackrock, el más importante de los fondos.

Por eso, en el Ministerio de Economía se trabaja sobre una readecuación de la propuesta original, que en alguna medida refleje los avances en las negociaciones. Se trata de un documento que una vez presentado ante la SEC, otorga a las partes un plazo legal de diez días para negociar. 

La mención del plazo no es ociosa. Este viernes el gobierno enfrenta un vencimiento de 503 millones que no piensa pagar y se ubicaría técnicamente en default, pero en Economía analizan extender el plazo de negociación alrededor de dos semanas. En el momento que se presente la oferta modificada corren los diez días legales que fija la ley norteamericana. Durante ese lapso de negociación es muy improbable que se active algún juicio en Nueva York contra la Argentina.

Polémica en Argentina por un ministro de Perón acusado de nazi en el billete más alto

Esto derrumbaría el ya alicaído valor de los activos y pondría en jaque el flujo de ingresos de sus clientes. "Ellos también tienen que responder ante sus fiduciantes", explicaron.

Luego, desde que el gobierno presente oficialmente la nueva propuesta, deberán dejarse pasar 10 días para que los bancos, fondos y agentes la transmitan a sus fiduciantes para que la evalúen y comuniquen si adscriben o rechazan el canje propuesto, de acuerdo a las normas de la Security and Exchange Commission (SEC), el regulador del mercado de valores de los Estados Unidos.

En el Gobierno confían en que, esta vez, con la aceptación prácticamente apalabrada de grandes grupos de bonistas, será "solo cuestión de tiempo" antes de que se logre una masa crítica que acepten la oferta y el resto se decante por la reestructuración.

Aunque no confirman ni desmienten que este viernes no pagarán los 503 millones de dólares que vencieron el pasado 22 de abril, sí descartan que la fecha del 28 de junio (cuando venza el siguiente pago de intereses) pase a tener relevancia en esta discusión. La idea, como adelantó LPO, es no pagar este viernes y seguir negociando y llegar a un acuerdo que deje sin vigencia el resto del calendario de pagos del año.

En este sentido, el Gobierno estaría dispuesto a ofrecer el cupón PBI que piden los Acreedores del Canje 2010, pero entienden que se tratará de una emisión "marginal" con tal de estén dentro de la nueva propuesta.

En el Gobierno confían en que, con la aceptación prácticamente apalabrada de grandes grupos de bonistas, será 'solo cuestión de tiempo' antes de que se logre una masa crítica de bonistas que acepten la oferta.

De hecho, un tema que cobró relevancia pro estas horas son las divergencias al interior de los grupos de acreedores, un factor que puede demorar el acuerdo. Esto sucede al interior del grupo que asesora White & Case -que incluye a BlackRock y Fidelity- donde por estas horas no hay homogeneidad en los objetivos. Y tampoco la hay dentro de BlackRock el fondo de capitales más grande del mundo que hoy estaba evaluando reducir su contraoferta a la zona de 50 a 55 centavos de dólar para acercarla a la del Gobierno, que trascendió que podría llegar a los 48 centavos por dólar.

Como adelantó LPO, entre ellos persiste el debate de qué es más peligroso: si dejar que Argentina salga airosa de este canje e incentive a otros países a cesar los pagos de su deuda con más pérdidas para sus clientes, o si ser severos con Argentina y con cualquier otro país que venga detrás y dejar minado con defaults el mapa de economías emergentes. En este caso, corren el riesgo de matar la gallina de los huevos de oro. El mercado de deuda emergente fue una de las principales fuentes de rentabilidad del mercado financiero desde que la crisis subprime inauguró un mundo de tasas cero.

Por otro lado, parece bastante afianzado el respaldo del FMI a la propuesta "sostenible" que elaboró Guzmán, que permitiría alinear a otros acreedores institucionales como el Club de París, el BID o el Banco Mundial en una renegociación de vencimientos. Sin más, en el oficialismo entienden que la necesidad de flexibilidad de los acreedores multilaterales quedó reconocida este miércoles con el nombramiento de la economista Carmen Reinhart como vicepresidenta del Banco Mundial. Ella -especialista en crisis de deuda y defensora de las reestructuraciones de deuda sin condicionamientos sanguinarios de excesos de austeridad- fue una de las que respaldó la propuesta de reestructuración de deuda de Guzmán.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.