Narcotráfico
Radiografía de las capturas de líderes del narco durante la era de García Garfuch
El contraste con Jesús Orta. La guerra entre el Mencho y el Mayo Zambada detrás de las rivalidades en CDMX.

En octubre de 2019, a menos de dos meses de concluir su primer año, Jesús Orta Martínez renunció a la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México. Con la promesa pública a cuestas de entregar el cargo si no mostraba resultados claros para disminuir la violencia y la inseguridad, el primer jefe de la policía en el Gabinete de Claudia Sheinbaum dio paso a Omar García Harfuch.

El cambio que esto implicó para el Gobierno de la CDMX no sólo fue de forma sino de fondo. Orta Martínez gozó desde su nominación al cargo de una buena fama pública como académico incorruptible en materia de seguridad, sin embargo fue difícil que estas cualidades se tradujeran en un liderazgo entre los elementos operativos de la Secretaría de Seguridad, contrario a García Harfuch.

El hoy secretario de Seguridad fue fichado por Sheinbaum pese a que su currículum contenía una larga lista de responsabilidades bajo el mando de personajes de un espectro político ajeno a la izquierda (se le relaciona incluso con el caso Ayotzinapa). Motivo por el que la oposición aplaudió la decisión de la Jefa de Gobierno de combatir al narcotráfico con "un profesional", quien en dos de los operativos bajo su mando en la Agencia de Investigación Criminal durante la administración de Enrique Peña Nieto detuvo a Pedro Ramírez Pérez, "el Jamón", líder de La Unión Tepito, y a Jorge Flores Concha, alias "el Tortas", líder de la Anti-Unión.

Atentado contra el Secretario de Seguridad de CDMX: un comando ataca su camioneta con armas de guerra

Los espectaculares operativos contra el cártel liderado por Roberto Moyado Esparza, alias "el Betito", con los que debutó en el cargo reforzaron este mensaje de la 4T en la capital a la delincuencia organizada. "No vamos a echar la culpa a administraciones pasadas, ni nada, la responsabilidad de aquí en adelante me corresponde a mí", declaró García Harfuch, cortando con la línea discursiva que hasta entonces se promovió desde Palacio Nacional y el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

"Nunca optamos por administrar los problemas sino por solucionarlos para el largo plazo. Omar García Harfuch es el hombre con la experiencia policial indicada para desarrollar estas nuevas capacidades y devolver la paz a la ciudad", escribió Orta Martínez ya fuera de la Secretaría de Seguridad. Desde el Hospital ABC de Santa Fe, luego del atentado en su contra donde abrieron fuego con fusiles tipo Barret 50, García Harfuch responsabilizó al Cártel Jalisco Nueva Generación de la muerte de dos policías y una civil, además de los "tres impactos de bala y varias esquirlas" en su cuerpo.

La guerra con la organización del Mencho (Nemesio Oseguera Cervantes) tiene su propio capítulo en la capital del país. De acuerdo con la propia Secretaría de Seguridad, este cártel financió la fundación del grupo de los Anti-Unión, rivales de los de Tepito a quienes disputan plazas como Garibaldi, el Centro Histórico, Insurgentes y el corredor Roma-Condesa, y cuyos negocios los relacionarían con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva. Estos a su vez son enemigos a muerte de Jalisco Nueva Generación.

Tan sólo de enero a mayo de este año, la Secretaría de Seguridad Ciudadana en la era de García Harfuch descabezó a la organización del Mencho en la Ciudad de México y cortó varias fuentes para su financiamiento. Así fueron capturadas María del Carmen Albarrán García, alias "Cecy Albarrán", de 51 años y quien es conocida por operar una célula importante para los de Jalisco. También se detuvo a Carlos Fernando Huerta Núñez, alias "Viejón", otro operador del Mencho en la CDMX.

Se encarceló además a Lizete Godínez Arroyo, quien manejaba las finanzas de los de Anti-Unión y a quien se le relaciona sentimentalmente con Eusebio Hernández Vázquez, alias "el Cejas". Lo anterior luego detener a uno de los últimos lugartenientes del Betito que estaban en libertad (Óscar Andrés Flores, alias "el Lunares"). Como no ocurrió durante la administración de Miguel Ángel Mancera, la policía capitaina no ha dado tregua al Cártel Tepito.

En medio de la guerra entre el Mencho y Vicente "el Mayo" Zambada se han distribuido armas, droga y dinero a los líderes narcomenudistas de la capital hasta convertirlos en auténticos cárteles de la droga con sicarios listos para el combate, mientras se indaga el pasado de García Harfuch. En particular, su paso en el grupo cercano de Genaro García Luna, operador de lujo del Cártel de Sinaloa en la Policía Federal.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.