Coronavirus
Lajous: "El cierre de temporada de ozono sin contingencia ambiental en la CDMX"
Como anticipó LPO, la disminución de la movilidad por el Covid-19 redujo hasta en 45% las concentraciones de monóxido de carbono.

Desde abril, el secretario Andrés Lajous bajó la orden a su equipo sobre el riesgo de que la pandemia de Covid-19 se combinara en la Ciudad de México con una doble contingencia ambiental (o contingencia extraordinaria) como la del primer trimestre del año pasado, pese a las medidas preventivas desde meses atrás anunciadas por el Gobierno de Claudia Sheinbaum.

Así que para impedir un escenario como ese, desde la Secretaría de Movilidad recomendaron a la Jefa de Gobierno un reforzamiento del Plan de Reducción de Emisiones, el cual tuvo el éxito deseado por Lajous Loaeza. Como lo informó en su momento Sheinbaum Pardo, llegó a una reducción de la movilidad del transporte público y privado por arriba del 50%, antes de la reactivación y la Nueva Normalidad.

"La Sedema de la Ciudad de México, a través de la Dirección General de Calidad del Aire, informa que concluyó el periodo conocido como 'temporada de ozono' sin que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) activara contingencia ambiental", refirió el comunicado de la dependencia. "Se registró una disminución promedio del 70% en la congestión vehicular, 45% en el consumo de gasolina y 37% en del diésel".

Lajous anticipa que en 2020 habrá menos contaminación que el año pasado

"La emergencia sanitaria por COVID-19 ha ocasionado que, desde el 24 de marzo hasta la fecha, se modificaran las actividades en la Zona Metropolitana del Valle de México, como el cierre de establecimientos y la reducción en la circulación de vehículos", continúa Lajous. "Esos cambios en la actividad de la metrópoli provocaron una reducción superior al 45% en las concentraciones de monóxido de carbono, y de 34% del dióxido de nitrógeno".

Según informó esta redacción meses atrás, el secretario de Movilidad anticipó un escenario no-apocalítico con cifras de contaminantes en el aire (por la combustión de gasolina, gas, diésel, así como por la evaporación de combustibles o solventes) que regresaran a años anteriores, sin alarmas por partículas PM2.5 como ocurrió en 2019, aun cuando no cedió la contaminación en la capital. Y así ocurrió.

"La emergencia sanitaria por Covid-19 ha ocasionado que, desde el 24 de marzo hasta la fecha, provocó una reducción superior al 45% en las concentraciones de monóxido de carbono, y de 34% del dióxido de nitrógeno".

"En el caso de las partículas las reducciones han sido menores y para el ozono, aunque se registraron incrementos en las concentraciones horarias-diarias promedio, se redujeron los valores máximos y no fue necesario aplicar de la fase 1 de contingencias ambientales atmosféricas", explicó la Secretaría de Movilidad.

"Es entre marzo y mayo cuando generalmente se registran las más altas concentraciones de ozono en el año y se puede superar el estándar nacional de calidad del aire en la mayor parte de los días de dicho período. Esto se da porque, durante esos meses, se presentan altas temperaturas, poca nubosidad y alta radiación solar en el Valle de México y se complica aún más cuando la velocidad del viento es baja".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.