EU 2020
Tras meses de caída en las encuestas, Trump echó a su jefe de campaña
Con 9 puntos por debajo de Biden a nivel nacional, el presidente anunció el dramático cambio. Trump sigue buscando su mensaje de reelección en medio del Covid.

Donald Trump anunció la tarde del miércoles que nombraría a un nuevo jefe de campaña, mientras que Brad Parscale, quien fue promovido con bomba y platillo el año pasado, se quedaría como jefe de la estrategia electrónica y con el título de "Asesor Senior". No sorprende la movida. El reinicio de la campaña de Trump luego de meses de encierro por el Covid-19 fue un sonoro fracaso para Parscale.

"Me complace anunciar que Bill Stepien ha sido promovido al rol de Director de la Campaña Trump", dijo el presidente desde su Twitter. "Brad Parscale, quien ha estado conmigo desde hace mucho tiempo y ha liderado nuestra tremenda estrategia digital y de datos, se quedará en ese rol, al tiempo que es un Asesor Senior de la campaña".

Trump cae en la trampa de la generación TikTok y no llega a los 20,000 asistentes en Tulsa

En un segundo y tercer tuit el presidente aseguró que sus números en las encuestas siguen subiendo con rapidez, la economía va mejorando, y hay vacunas y "terapéuticos" en camino, "¡y los estadounidenses quienes calles y comunidades seguras!".

Stepien se formó dirigiendo a buen puerto las campañas electorales del exgobernador de New Jersey Chris Christie, un exrival de Trump que después de volvió aliado con la esperanza de recibir la fiscalía general. En agosto de 2016 Stepien se unió a la campaña de Trump, y durante la transición, Stepien fue nombrado director político de la Casa Blanca.

El 20 de junio el presidente esperaba a unas 100 mil personas en el Bank of Oklahoma Center de Tulsa. Llegaron alrededor de 7 mil. Las imágenes del estadio medio vacío circularon rápidamente por las redes. Encima, detrás del chasco pudieron estar los usuarios de la red social Tik-Tok, adolescentes que reservaron cientos de miles de boletos con la intención de afectar los cálculos de la campaña. Vacíos quedaron los miles de asientos que el equipo de reelección del presidente instaló afuera del estadio para acomodar a quienes se quedaran sin acceso.

La crisis del coronavirus fue una patada en el tablero estratégico del presidente, quien a principios de año se sentía cómodo con su mensaje de reelección: la economía avanza a pasos agigantados. La pérdida de millones de empleos provocada por lo que varios especialistas señalan como una respuesta equivocada al Covid, desplomó los números de aprobación de Trump.

Trump continúa en la búsqueda del voto latino y llama a AMLO un "hombre fabuloso"

En varias encuestas en estados indispensables para la reelección del presidente -como lo son Michigan, Minnesota, Florida, y hasta Texas, el eterno estado republicano-Trump aparece por debajo de Joe Biden.

En Texas, por ejemplo, una encuesta de la Univesity of Texas pone a Biden cinco puntos por encima de Trump. Otra de junio elaborada por Fox News -aliado mediático del presidente-pone al demócrata un punto arriba del presidente; y en otra más reciente de Gravis Marketing, elaborada la semana pasada, pone al exvicepresidente un punto arriba de Trump. En un estado como Texas, donde no ha ganado un solo funcionario federal demócrata desde los 90 y que Trump ganó en 2016 con casi 10 puntos de ventaja, se trata de números alarmantes.

En Florida, otro estado fundamental para la relección, una encuesta de Fox News del pasado 25 de junio pone a Biden 9 puntos por encima de Trump. El sitio de análisis de data FiveThirtyEight calcula que -con base en todas las encuestas recientes-el exvicepresidente le lleva una ventaja de 6.8% a Trump.

Según el mismo portal, a nivel nacional Joe Biden tiene una ventaja de más de 9 puntos sobre Donald Trump.

Brad Parscale, exdirector de campaña de Donald Trump.

Es evidente que la campaña no encuentra un mensaje claro. En 2016 Trump era el empresario exitoso, outsider sin experiencia política, limpio de los juegos sucios de Washington, que limpiaría al gobierno. Traería de vuelta los empleos a EU y cerraría la puerta a los inmigrantes que los obtienen. Cuatro años después el mensaje es mucho más confuso. A ratos, Trump es el presidente de la ley y el orden en un país que gobierna desde hace años. En otras ocasiones es el presidente de la economía más fuerte, a pesar de que EU pasa por su peor momento en un siglo y de que muchos lo responsabilizan a él. También por unos meses se vendió como un presidente en tiempos de guerra --como Eisenhower o Bush II-- al que le tocó enfrentar un enemigo invisible: el coronavirus. Luego, ante el alza en la cifra de contagios y muertes, abandonó esa postura también.

A pesar de tener bien amarrado el voto de su base, hombres blancos sin educación universitaria, Trump no consigue mantener a otros grupos que necesitó en 2016, como las clases medias de los suburbios y las mujeres con educación universitaria, y fue incapaz de seducir a nuevos sectores, como los latinos o afroamericanos, quienes apoyan por mucho al candidato demócrata. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.