Negocios
La Justicia de EU falla a favor del Fantasma González y se queda con el control de un canal en Argentina
Una Corte de Delaware determinó que el empresario es el dueño de la emisora argentina, codiciada por un sindicalista cercano al gobierno de Alberto Fernández.

 La Justicia de Delaware, en Estados Unidos, le aplicó un durísimo golpe a los planes del sindicalista Víctor Santa María para quedarse con el control de la emisora argentina Canal 9, al fallar a favor del mexicano Remigio Ángel "El Fantasma" González González en un litigio por la propiedad del medio.

El fallo -al que LPO accedió en exclusiva- determinó que González González es el dueño de la totalidad de las acciones de Canal 9 (un 95 por ciento pertenecen a su firma Televideo Services y el resto son personales) y Lorefice Lynch, actual director del canal, no es propietario de ninguna porción del paquete.

En el texto de la corte de Delaware se habla de una "apropiación indebida de confianza" por parte de Carlos Lorefice, ex abogado del empresario, y que de alguna manera "engañó" a González González con la firma de un documento que lo establecía en los papeles como el dueño del canal para cumplir con la Ley de Medios. Pero al mismo tiempo había firmado un contradocumento en el que reconocía que no era el propietario.

El abogado Lorefice Lynch le "vendió" a Santa María el siete por ciento de las acciones del canal. El sindicalista gracias a sus buenos contactos en el gobierno de Alberto Fernández fue quien acercó al canal la publicidad oficial.

Luego, siempre según los jueces estadounidenses, Lorefice Lynch actuó "fraudulentamente" y con "mala fe" y nunca devolvió el control del canal argentino.

Como contó LPO además de aprovecharse de la necesidad legal de que Canal 9 tuviera un propietario argentino, Lorefice también le sacó rédito a una situación judicial complicada de González González, cuando la Interpol elevó un pedido de captura contra su esposa involucrada en un caso de lavado y financiamiento ilegal de la campaña del ex presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien renunció al cargo en medio de acusaciones de corrupción.

El Fantasma, haciendo gala de su apodo, tuvo que salir de la escena pública, luego de superar ese trance el fantasma se radicó en Miami e inició la ofensiva para recuperar su propiedad. "Lo voy a meter preso", bramó al enterarse de la maniobra de su ex empleado y contrató a uno de los estudios más importantes de Estados Unidos de una eficacia que acaba de ratificarse.

El sindicalista y empresario de medios, Victor Santa María.

En el medio de la pelea quedó Santa María que -como reveló este medio- había acordado quedarse con el control de contenidos del canal, paso previo para lanzar una señal de noticias. Precisamente por este litigio el dueño del Grupo Octubre había tenido que apostar a una "asociación" porque el canal no podía venderse.

Allegados al "fantasma" afirmaron a LPO que en rigor Lorefice Lynch le "vendió" a Santa María el siete por ciento de las acciones del canal. El sindicalista gracias a sus buenos contactos en el gobierno de Alberto Fernández fue quien acercó al canal la publicidad oficial, en un acuerdo que seguramente el dueño mexicano buscará mantener, ya que es conocido por ser siempre oficialista.

Fuentes del Grupo Octubre dijeron a LPO que tienen firmado desde diciembre un acuerdo y que este fallo no les cambia nada porque tenían claro que no podían comprar el canal por el litigio. Además, indicaron que el grupo "ya influye mucho en la programación" y que mantienen el proyecto de lanzar la señal de noticias en octubre. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.