Negocios
Prisa vende Santillana España pero mantiene su filial en la región
La venta ha sido considerada la mejor solución para una empresa ahogada por las deudas. Latinoamérica pasa a ser ahora su única apuesta en ese sector.

 Prisa venderá por 465 millones de euros el negocio en España de su editorial educativa Santillana a la finlandesa Sanoma, según anunció la compañía el 19 de octubre. El trato no incluye Santillana Latinoamérica, un negocio que seguirá siendo propiedad de Promotora de Informaciones (Prisa).

Unos 400 millones serán para pagar un 34,8% de su deuda que asciende a 1.148 millones. El pasado domingo, el consejo de administración de Prisa, aprobó un acuerdo con sus acreedores para extender sus vencimientos hasta 2025 y reducir el coste inicial de la deuda de un 5,5% a una media del 7% durante todo el periodo. El acuerdo está condicionado a completar la venta de Santillana España.

Mediapro lidera la quiniela por Fox Sports México para viabilizar la fusión Disney-Fox

Santillana España representó un 11,9% de los 1.095 millones que ingresó Prisa en 2019. "[Santillana] España es un negocio muy rentable con unos ingresos de 131 millones", dijo Prisa en sus resultados de 2019. España representó un 21% de los 628 millones de euros que ingresó Santillana el año pasado.

Matar a la gallina de los huevos de oro es la solución elegida por una empresa ahogada por sus deudas en medio de la crisis causada por el COVID-19. Entre enero y marzo, sus ingresos fueron 263 millones, un 19% menos que los 312 millones que reportó en el primer trimestre de 2019. Mientras tanto, el ratio deuda neta/ebitda es de 5.3x. Este ratio se considera arriesgado cuando se sitúa por encima de 3x.

Prisa, el lento desgajamiento del imperio menguante

Santillana España es la última pieza que se desgaja de Prisa. El rentable negocio educativo puso los cimientos sobre los que Jesús de Polanco construyó un imperio que no ha parado de menguar desde que el magnate falleció en 2007. Entonces, Prisa cotizaba en torno a los 250 euros, un 99,9% más que los casi 0,7 euros que vale hoy cada acción de una compañía con una capitalización de 518 millones.

Realizar ampliaciones de capital y vender empresas es la vía elegida por la dirección de Prisa para sacar a flote una compañía que en las últimas décadas no ha sido capaz de aumentar sus ingresos, mientras la deuda siguió creciendo. Los 1.095 millones de ingresos de 2019 son ligeramente inferiores que los 1.215 millones de 2002, hace casi veinte años. El ratio deuda/evita era entonces de 2,15x.

Prisa está actualmente en proceso de deshacerse de Media Capital, su filial en Portugal que es el mayor grupo de medios del país luso. Pero los problemas vienen de lejos y, en ese aspecto, tuvo que vender en 2014 por 55,4 millones Santillana Ediciones Generales, una negocio que incluye las editoriales Alfaguara, Taurus, Fontanar o Suma de Letras, entre otras. La compró Penguin Random House.

También en 2014 acordó vender su 56% en Digital Plus por 725 millones a Telefónica, mientras que entre 2014 y 2015 Prisa se fue deshaciendo gradualmente del 17,3% que tenía en Mediaset a diciembre de 2013. El objetivo de esas ventas era reducir su deuda a costa de sacrificar activos.

Batalla por el control accionarial y editorial de Prisa

La venta del negocio de Santillana en España se anuncia en tiempos de guerra accionarial por el control de prisa. Por un lado está con un 29,8% el fondo Amber Capital -del armenio Joseph Oughourlian- frente al Santander, que controla un 4,1%. La familia Polanco tiene un 7,6% a través de su vehículo de inversión Rucandio y están alineados con el Santander. El presidente actual del consejo de administración es Javier Monzón, quien tiene el apoyo de Ana Botín pero no el de Oughourlian.

Monzón fue presidente de Indra entre 1993 y 2015. En ese periodo, Indra fue una de las españolas que participó en el consorcio para poner en funcionamiento el tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, un proyecto que está hasta ahora bajo la lupa del fiscal de Ginebra Yves Bertossa por presuntos sobornos al Rey emérito Juan Carlos.

Otros accionistas en Prisa son HSBC con un 9% y Telefónica con un 9,4%. Un 5,1% es del catarí International Media Group (del jeque Al-Thani), un 4% de Inversora Carso (Carlos Slim) y otro 5% del mexicano Carlos Fernández. Fernández fue consejero de Banco Santander y es una de las mayores fortunas de la bolsa española, con acciones en Santander, Colonial y el holding de restaurantes Amrest.

Latinoamérica pasa a ser ahora la única apuesta de Prisa. La empresa mantendrá el negocio de Santillana en América Latina, donde generó en 2019 un 57% de las ventas de esta unidad de negocio

Mientras tanto, en México, Prisa mantiene una batalla legal por el control editorial de las estaciones de radio del Sistema Radiópolis, una joint venture entre la empresa española y Grupo Coral. Por el momento la Cámara de Comercio Internacional otorgó a Prisa el control cautelar de Radiópolis.

Latinoamérica pasa a ser ahora la única apuesta de Prisa. La empresa mantendrá el negocio de Santillana en América Latina, donde generó en 2019 un 57% de las ventas de esta unidad de negocio. A su vez, el año pasado anunció un plan de expansión de la redacción de ‘El País' en México para aumentar su cobertura en el continente con más de 400 millones de hispanohablantes.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.