Análisis
Pese a la reforma fiscal, el mercado estima que AMLO cerrará el sexenio con la deuda más alta
Al 2024 se ubicaría entre el 54% y 56% frente al PIB. Alerta por los intereses a pagar. ¿La inflación podría ayudar?

 Andrés Manuel López Obrador se mantuvo firme y, contra la dinámica mundial, se negó a pedir deuda externa para enfrentar la crisis económica por la pandemia. No obstante, los efectos de ésta fueron devastadores y no evitó que el endeudamiento del gobierno alcanzara niveles históricos respecto al PIB y bajas probabilidades de una reducción. 

El crecimiento de la deuda respecto al PIB se explica por el desplome de la economía en 2020 en 8.5%, es decir, al tener un denominador negativo por consecuencia la deuda incrementó, y lo hizo en alrededor de casi 10 puntos porcentuales, llegando a 59.2% al cierre de ese año.

En el año electoral, la 4T elude la crisis económica: tipo de cambio, gasto social y crecimiento

De acuerdo con cálculos de Citibanamex, este año el Producto Interno Bruto (PIB) se ubicará en 4.7%, con ello, la deuda podría disminuir hasta en 5 puntos porcentuales cerrando el 2021 en aproximadamente 54.7%; por su parte el CIEP considera que en un crecimiento de la economía de 6% rondaría hasta el 53.1%.

Es un problema que enfrentarán todos los países, y sin duda, en contraste con las economías de la OCDE, México saldrá con la menor deuda tras la pandemia. Pero, para el país, en cualquier escenario, se trata del nivel más elevado observado. Expertos en diálogo con LPO coinciden que en adelante, la deuda no bajará; en el mejor de los casos permanecerá estable, lo que se explicaría por una reforma fiscal de bajo calado, lenta recuperación económica y altas tasas de interés reales, que presionan al alza el pago de intereses.

Una reforma fiscal insuficiente

Será hasta pasadas las elecciones cuando el gobierno de López Obrador presente su reforma fiscal, pero los dichos hasta ahora desde Palacio Nacional dan pistas en el mercado de que no será agresiva: no se espera alza ni creación de nuevos impuestos, sino buscar eficiencia recaudatoria.

"No esperamos una reforma fiscal integral que pueda incrementar con fuerza los ingresos e impulse la inversión. En este escenario, estamos esperando que aporte tan solo el 1% del PIB de manera global, es decir, hacia 2024", explicó Lucía Cárdenas, directora de estudios económicos de Citibanamex.

Por su parte, Carlos Vázquez Vidal, especialista en deuda pública del CIEP, explicó que para que una reforma fiscal tuviera un impacto tendría que incrementar los ingresos en hasta 3% del PIB. "Sería un dilema para el gobierno entre disminuir la deuda o incrementar el gasto, es decir, programas sociales", dice el experto, quien anticipa que la postura tomada sería la segunda opción.

Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público. 

"Para reducir la deuda se requiere un esfuerzo fiscal muy fuerte, un superávit muy alto, una fuerte recuperación económica y tasas reales más bajas", explicó el experto, quien hace énfasis que actualmente, más que la relación entre la deuda y el PIB, lo que preocupa es el pago de intereses.

"El pago de intereses se está volviendo un efecto de bola de nieve y es una verdadera traba para reducir la deuda porque su tasa de interés efectiva, es decir, lo que paga el gobierno, es de 5.3%, es muy alta si la comparas con las tasas efectivas de otros países que rondan el 2%". Bajarla está ligada con la percepción de riesgo país, que se ha incrementado con las batallas en el sector energético.

Por otro lado, la recuperación económica -o regresar a los niveles pre-pandemia- podrían demorar hasta dos años, lo que también ayudaría a disminuir la deuda.

La industria salva a la economía de un desplome al primer trimestre del año

Aunque hay otro factor, que en términos del análisis de la deuda resulta favorable: una inflación alta. Los precios al consumidor desde febrero han ido en escalada y para los primeros quince días de abril se ubicó en más de 6% a tasa anual, por lo que en el mercado empiezan a proyectar que al cierre del año se ubique en 5%.

"Es pensarlo como un impuesto inflacional. Una inflación arriba del 4% ayuda a disminuir esa relación deuda-PIB a nivel anua, pero su costado negativo es que afecta el poder adquisitivo", señaló Vázquez Vidal. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.