Juan Carlos Baker
"El T-MEC obliga a México a mejorar la situación laboral pero también la productividad"
El ex subsecretario de Comercio y negociador del TLCAN habló de los efectos que tendrán las demandas desde EU hacia México.

 Son días de tensión para México en temas comerciales. Por primera vez, sindicatos estadounidenses están haciendo uso -y poniendo a prueba- las nuevas herramientas de arbitraje del T-MEC. Para Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, estas acciones pude tener varios efectos en el país y marcar precedentes.

Baker, que es miembro de Comexi, conoce de primera mano el acuerdo trilateral, acompañado de una larga experiencia en acuerdos que van desde el TLCAN hasta el CPTPP y el TLCUEM. En diálogo con LPO explicó de qué van estos nuevos mecanismos y abordó otros temas, como el papel de México en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y las tensiones en el sector energético.

Empecemos por explicar qué está ocurriendo con el T-MEC y el frente laboral que se está abriendo en el sector automotriz. ¿Qué implican estas quejas?

En el T-MEC se creó el Mecanismo de reacción rápido, como su nombre lo indica, es un mecanismo que se puede iniciar cuando existe presunción de que en alguna planta o fabrica no se han respetado derechos de representación efectiva o de participación sindical, y es algo que, de acuerdo al T-MEC, debe estar garantizado. El procedimiento lo que señala es que, por ejemplo, en este caso, una organización, un sindicato en Estados Unidos les reporta a sus autoridades que tienen sospechas de que esto está sucediendo y le pide que investigue y, de ser el caso, entonces el gobierno de Estados Unidos se comunique con gobierno de México para que se resuelva esto.

Lo que sucede es que en el caso de la planta de Tamaulipas apenas se hizo la solicitud al gobierno de Estados Unidos para que lo revise; mientras que en el caso de General Motors, en Silao, el gobierno de Estados Unidos ya concluyó que sí hay méritos y por lo tanto se pide al gobierno de México que intervenga para que se solucione. Son dos casos que están en distintos momentos del procedimiento.

¿Cómo perfila su resolución o qué escenarios ve?

Estados Unidos tiene que ver si efectivamente se están dando estas condiciones que el T-MEC prohíbe. Yo lo que creo que el gobierno de México, al menos en el caso de lo que pasó con General Motors, ha actuado rápidamente, ha dicho que va a revisar y corregir los problemas que existan. Me parece que aquí no hay que quedarnos con la impresión equivocada: estos mecanismos se incorporaron al tratado precisamente para evitar que haya abusos en contra de los trabajadores. Entonces, si está demostrado que hay abusos contra los trabajadores en México, pues lo que tienen que hacer es arreglar. No debería preocuparnos que se esté recurriendo a los mecanismos si efectivamente eso va a resolver un problema; lo que se tiene que evitar, no obstante, esto que te digo, es que exista un uso negativo de estos mecanismos para fomentar el proteccionismo o bloquear exportaciones mexicanas. Entonces, no te puedo anticipar en qué van a terminar los casos, solamente que si efectivamente hay algo que se deba de corregir, yo espero que así sea.

Entonces, ¿está previendo un riesgo de abusos de estos mecanismos?

Como te digo, el T-MEC establece una serie de sectores prioritarios en donde está el automotriz, está el de acero, aluminio, minas, ciertos sectores de producción agrícola. Todos estos sectores prioritarios son áreas en donde, desde hace mucho tiempo en Estados Unidos ha habido críticas en las prácticas laborales en México, algunos de ellas a lo mejor pueden tener justificación y un panel o procedimiento lo determinará, pero no hay duda de que ciertas industrias en EU a veces han visto este mecanismo como una manera de detener las exportaciones mexicanas. En particular, el sector agrícola estadounidense siempre ha resentido el éxito de exportaciones mexicanas de tomates, hortalizas, aguacates, entre otros productos. Entonces, si existe algo que se tenga que corregir, para eso está el tratado y sus mecanismos. Pero hay que tener cuidado que esto no derive en acciones proteccionistas, que esto sí puede suceder. Ahí, la autoridad mexicana tendrá la información necesaria, hará las evaluaciones necesarias y estoy seguro que defenderá los casos en donde hipotéticas reclamaciones de Estados Unidos no tendrá argumento.

En estos casos -en el sector automotriz-, ya se emitió un comunicado por parte de la Secretaría de Trabajo que dice que el proceso de líderes sindicales en la planta se tiene que reponer, de alguna manera el gobierno ha actuado de la manera correcta, creo que ha servido lo que está previsto el trabajo, lo que la propia ley del de trabajo establece y bueno, si hay algo que corregir que se haga.

¿Coincide que detrás de estos casos viene una cascada de demandas similares?

Creo que sí. Hay mucha gente en Estados Unidos, sindicatos y legisladores que están siguiendo muy de cerca este proceso porque esta es la primera ocasión que se utiliza y es un mecanismo que además no existe en ningún tratado internacional de comercio, me refiero, en sí mismo hace que genere mucho interés.

Si el mecanismo resulta efectivo, si el proceso se lleva adecuadamente, pues yo pienso que habrá muchas personas que tratarán al menos de analizarlo. Y que se derive que habrá cientos de demandas, no lo sé, pero en donde sí coincido es que va a haber mucha atención sobre este caso y el resultado va a influir en el futuro, sin duda.

¿Y esto podría tener impactos en México, por ejemplo, tener repercusiones en la vida sindical del país?

Esos compromisos también están dentro de la propia Ley mexicana: en la reforma laboral se estableció un transitorio para validar los contratos colectivos de trabajo, se hicieron otra serie de reformas que, desde mi perspectiva, son benéficas para los trabajadores. Yo creo que tanto por el T-MEC como por la Ley mexicana, el hecho de que se quiera dar mucha más formalidad, mucha más estructura a toda la legislación laboral y parte de sindicatos, eso en sí mismo me parece muy bueno, es en beneficio de los trabajadores. Creo, desde luego, que eso va a repercutir en una mejora para los trabajadores.

Desde luego, el otro lado de esa moneda, es que la competitividad del país tiene que ajustarse a estas condiciones; es decir, yo coincido en que México no puede competir en base a salarios bajos y eso de darle poder de negociación a los sindicatos son válidas, pero entonces, la responsabilidad de trabajadores es ser más competitivos, ser más productivos, es un elemento para el éxito de las empresas. Entonces me parece que va en dos vías estas reformas y las nuevas disciplinas del T-MEC son muy positivas, son en beneficio de los trabajadores, pero eso debe de ir de la mano con un plan, con una serie de acciones que aumenten la productividad de todos y es una responsabilidad de todos.

También el gobierno ha hecho un gran esfuerzo para mejorar los salarios mínimos y otras medidas que ya estamos platicando, pero insisto, todo debe de ir de la mano. Sobre todo, en un momento como ahora en donde la economía apenas está empezando a salir de impactos del Covid-19, sería muy adecuado que pensamos en cómo ante las circunstancias que tenemos, se pude ir y generar mayor productividad del país. Es el objetivo.

El sector energético es otro frente que genera tensiones y ha despertado fuertes quejas en EU ante las iniciativas de López Obrador ¿Qué riesgos hay realmente para las inversiones energéticas en el marco del T-MEC? ¿Por qué aquí no se ha interpuesto ninguna demanda o queja, ya bajo los instrumentos del T-MEC, como está ocurriendo en lo laboral?

En el tema energético es muy clara cuál es la policía que el gobierno actual quiere reflejar. No me parece que haya nada malo, el T-MEC tampoco te impide tener una política energética, creo que eso también hay que subrayarlo mucho. Lo único es que esa política energética tiene que respetar los derechos adquiridos de las empresas y el marco legal que existe.

Ahora, los cambios que se han promovido en este sector, estos cambios han sido impugnados, seguramente se tendrá que pronunciar la Suprema Corte de Justicia. Yo creo que lo que estamos viendo va mucho más allá del T-MEC. Lo que estamos viendo es que el gobierno está tratando de reflejar su visión del sector en las leyes y la manera en la cual eso ha sido aprobado por el Congreso tiene otra serie de problemas que muchos expertos han señalado. Insisto, pienso que nada del T-MEC te impide tener una política energética, pero si tiene que ser consistente.

¿Por qué si hay todos estos problemas el gobierno de EU no ha dicho nada? Francamente no lo sé, pero podemos especular y pensaría que, a lo mejor, dado esto que acabamos de decir, que hay un proceso abierto todavía en la suprema corte que como tal no se ha terminado, pensaría que a lo mejor los actores relevantes están esperando que se den estas últimas decisiones legales antes de decidir cuál es la mejor manera en que quieren proceder. No se ha acabado el proceso.

En otro sentido de la relación comercial ¿ve usted que una vez más se mezclen los temas comerciales con los migratorios, como ocurrió con Biden, como ocurrió en la administración de Trump?

La agenda entre México y Estados Unidos, la agenda bilateral es muy amplia. Hay vasos comunicantes entre los temas, no hay ningún tema que exista en lo absoluto. Entonces en ese sentido yo creo que evidentemente la parte migratoria es una parte en donde Estados Unidos ha confiado, ha pedido el apoyo de México y eso es algo que la administración actual valorará cuál es la mejor manera de hacerlo.

Lo que me parece claro y no me lo imagino al presidente Biden imponiendo aranceles o amenazando en el tema migratorio como sí lo hizo Trump. Yo creo que, en todo caso, si existen problemas en materia comercial, pues se van a atender con canales correspondientes, como todas estas cosas que hablábamos desde el principio, que se recurra a los mecanismos del tratado es algo bueno porque se quita la incertidumbre.

No sé si va a haber un cruce. Me parecería que sí puede haber vasos comunicantes, no solo en migración sino en otros temas, desarrollo, cambio climático, la agenda es muy amplia, pero no veo que el tratado o el comercio vaya a ser utilizado como un arma para amenazar o hacer que México camine en algún sentido que la administración Biden quiera. Eso definitivamente no lo veo.

Saliéndonos del T-MEC, ¿cuál es su lectura sobre las tensiones comerciales que continúan entre China y EU en tiempos y de Biden y qué significará para México? Un reporte del Atlantic Council, en Washington, pronostica que China seguiría creciendo como principal socio comercial e incluso podría superar a EU en América Latina para 2035, ¿qué opina al respecto?

No conozco este reporte, pero lo que si te puedo decir es que es bastante claro y está muy documentado que existe una competencia entre China y Estados Unidos y es una competencia por supuesto económica, pero que también lo vemos en el ámbito tecnológico, militar, lo vemos hasta las vacunas del Covid. Creo que independientemente de lo que diga este reporte, este enfrentamiento entre China y Estados Unidos va a continuar por un buen rato porque yo no veo la administración actual en la Casa Blanca vaya a tener posición distinta a la que tenía el presidente Trump. En estos círculos de pensamientos en Estados Unidos, China es la competencia más clara y evidente que ha tenido el liderazgo de Estados Unidos en los últimos 30-40 años.

¿Qué tiene que hacer México? En algún momento dado vamos a tener que tomar una serie de decisiones. Yo creo que a México le conviene ser el puente entre China y Estados Unidos. No sé si eso sea posible, dado que este enfrentamiento que te menciono todavía va a dar mucho de qué hablar hacia el futuro, pero yo creo que México va a tener que seguir muy de cerca y en la medida que esto sea posible, debe tratar de ser un vínculo entre ambos países. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.