Europa
La finalización del Nord Stream 2 refuerza el eje ruso-alemán y tensiona a Bruselas
Se trata de una victoria estratégica de Rusia y Alemania. Estados Unidos fracasó en todos sus intentos de bloquearlo. Acentúa la dependencia europea del gas ruso.

 El gigante ruso Gazprom anunció la finalización de la obra del Nord Stream 2, la mayor obra de infraestructura de Europa. Un impresionante gasoducto que recorre 1.234 kilómetros sobre el lecho del Mar Báltico para llevar gas de Rusia hasta Alemania.

Se trata de un proyecto estratégico para los intereses de Vladimir Putin pero también para Alemania y cuenta con profundas críticas de los países de ultraderecha de Europa Oriental, Ucrania y Estados Unidos, porque acentúa la dependencia europea del gas ruso y le pone tensión así a la OTAN, la alianza militar estratégica entre Estados Unidos y Europa.

Josep Borrell, en la cuerda floja ante la Unión Europea por su polémico viaje a Moscú

Esta inversión de 12.000 millones de dólares fue utilizada por la administración Trump para tensionar con Merkel y reforzó las prevenciones de quienes consideran a Rusia un enemigo de Occidente.

El punto neurálgico de tensión se encuentra en Ucrania que, desde 2014, se volvió un férreo enemigo de Rusia luego de coquetear en varias ocasiones con el ingreso Unión Europea, algo que el bloque comunitario siempre usó para presionar a Moscú pero nunca se encargó de materializar.

Ese año, un golpe de estado sacó del poder ucraniano a Vicktor Yanukovic, aliado de Putin y depositó a presidentes pro-europeos como Petro Poroshenko o el actual jefe de estado, Volodymyr Zelensky.

El Nord Stream 2 acentúa la dependencia europea del gas ruso y le pone tensión así a la OTAN, la alianza militar estartégica entre Estados Unidos y Europa.

La crisis se agudizó con la anexión de Crimea por parte de Rusia y la guerra civil en la región de Dombás que se presume cuenta con financiamiento ruso, algo que el Kremlin ha negado. Desde entonces, se han realizado varios intentos diplomáticos para acercar posiciones que quedaron en la nada.

La relación de toda esta crisis con el Nord Stream 2 es que construye un puente directo entre Rusia y Alemania y deja aislado a Ucrania, que puede perder 1.500 millones de dólares al año por el tránsito del gas ruso y se queda sin ese elemento como factor de negociación tanto con el bloque europeo como con Putin.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, junto a Donald Trump en 2019.

El otro gran derrotado es Estados Unidos. En 2019, con Donald Trump como presidente, se aprobó una ley, para imponer sanciones a las empresas implicadas en ese proyecto.

Como contó LPO, Trump llegó a amenazar con sancionar a sus aliados de la OTAN y barajó la posibilidad de desfinanciarla si avanzaban con el proyecto. La obras se interrumpieron pero se reactivaron con Joe Biden que, si bien considera que apoyar este proyecto "es un mal negocio", no puso palos en la rueda para que culmine.

Su punto de partida se encuentra en la localidad de Ust-Luga, en la provincia rusa de Leningrado, desde donde se proyecta por el fondo del mar Báltico a través de las zonas económicas y aguas territoriales de Dinamarca, Finlandia y Suecia, para terminar en la ciudad alemana de Greifswald.

Merkel siempre peleó que es la autonomía estratégica de la Unión Europea respecto de Estados Unidos. Ahora que está a meses de dejar el poder, aparece primero en las encuestas la socialdemocracia, partido que bajó el gobierno de Gerhard Schröder construyó el Nord Stream 1.

Tiene una capacidad de transporte de 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año, sigue el mismo trayecto que su hermano gemelo, el Nord Stream 1, activo desde 2012.

La ganancia de Alemania radica en que necesita del gas ruso para mantener el ritmo de su aparato industrial. Esa demanda se acrecentó desde que la coalición de centro-derecha que preside la canciller Angela Merkel decidió la desconexión de todas las centrales nucleares del país antes de 2022.

A esto se sume algo por lo que Merkel siempre peleó que es la autonomía estratégica de la Unión Europea respecto de Estados Unidos. En sus último meses como Canciller, la líder alemana logró su objetivo pero su sucesión es una real incertidumbre.

Un dato alentador para Merkel es que el acuerdo por el Nord Stream I fue Gerhard Schröder, de la socialdemocracia, el partido que lidera las encuestas y podría gobernar luego de las elecciones del 26 de septiembre. Schröder fue un canciller cercano a Putin con quien mantuvo contactos hasta la actualidad.

De todas formas, el volumen de intereses geopolíticas que se concentran en este gasoducto indican que seguirá siendo un delicado tema debate internacional.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.