España
"Vox gobernará España porque es la alternativa al consenso progresista"
LPO entrevistó a Ignacio Garriga, líder en Cataluña del partido ultraderechista que provocó un terremoto en México con su desembarco de la mano del PAN

  A sus oponentes todavía les cuesta digerir que Ignacio Garriga, un mulato catalán de 34 años con sangre africana en las venas, sea la cara del éxito del partido ultraderechista Vox en Cataluña -que provocó un terremoto en su paso por México de la mano del PAN- y el nuevo ariete contra el independentismo y la izquierda.

Católico, nacionalista español y contrario a la inmigración ilegal y musulmana, este hijo de un industrial catalán y una ecuatoguineana, logró en las elecciones catalanas de febrero de este año lo que Vox ni soñaba al conseguir 11 diputados, arrollando tanto a Ciudadanos (6) como al Partido Popular (3).

Garriga ejerce ahora como el líder de la derecha antiindependentista en el Parlament, pero sobre todo personifica la capacidad que tiene Vox para cosechar votos apelando a su condición de partido "anti-establishment", un terreno abonado por la incertidumbre, el temor y la ansiedad popular, que presiona hacia un cambio de Gobierno en España.

"Estoy convencido que nuestro apoyo seguirá creciendo. Estamos llamados a ser la alternativa a la izquierda, el separatismo y al consenso progresista", asegura el político catalán en entrevista con LPO en la sede de Vox del pudiente distrito de Sarria -Sant Gervasi de Barcelona.

Odontólogo de profesión y padre de cuatro hijos, el ex diputado de Vox en el Congreso, que dio sus primeros pasos en el Partido Popular (PP), despliega su discurso con educación y cierta maestría, incluyendo el truco de situarse en el plano del adversario como el "verdadero defensor" de algunos valores que rechaza, como la inmigración o los derechos LGTBI.

Nuestro apoyo seguirá creciendo. Estamos llamados a ser la alternativa a la izquierda, el separatismo y al consenso progresista.

Abandera la "disidencia" en nombre de la "libertad" denunciando la "opresión política" que asegura que ejercen los separatistas y el "falso feminismo" y "falsa solidaridad" de la izquierda, que amenazan los valores pilares del cristianismo.

Sonríe y dice no recordar bien la polémica sobre la felicitación que recibió Vox vía Twitter del histórico líder del supremacista KKK, David Duke, cuando su partido irrumpió en las elecciones andaluzas de 2018. Pero responde orgulloso que a la izquierda y los progres "les explota la cabeza" al ver a un referente de Vox como él, porque le rompe con sus esquemas.

"En primer lugar soy español y defiendo mi patria", asegura Garriga, antes de armarse de los argumentos ultraconservadores que en línea con otros partidos de extrema derecha justifican su xenofobia en el marco de una batalla por la hegemonía ideológica frente a un "consenso progre" que conspira con el Islam.

¿Cómo valora que se haya reanudado la mesa de diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat?

Sin duda es un episodio más en la historia de la traición de Pedro Sánchez y el PSOE a los catalanes y al conjunto de españoles. Nunca había pasado que un presidente del Gobierno llegara a humillarse tanto. Y esa mal llamada ‘mesa del diálogo', que prefiero llamar ‘mesa de la traición' o de la ‘extorsión' del separatismo, es un artefacto que fue crearon en su día por Sánchez y Oriol Junqueras -líder de ERC- para garantizar la investidura de Sánchez y suplantar al Parlament, que es el organismo de representación de los catalanes, cediendo a los separatistas.

Esquerra Republicana de Catalunya ha advertido a Sánchez que si fracasa el diálogo Vox llegará a La Moncloa ¿Esta de acuerdo? ¿Pone sus expectativas ello?

Vox acabará entrando en La Moncloa haya o no haya mesa de diálogo. Sin duda los españoles se están dando cuenta que hay una sola formación política que habla de sus problemas reales, que son el actual precio de la luz, la inmigración ilegal, falta de empleo, o la seguridad y vivienda.

Todas estas cuestiones están fuera de los artificios de la agenda globalista de los grandes oligarcas europeos. Por eso, estoy convencido que nuestro apoyo crecerá. Estamos llamados a ser la alternativa a la izquierda, el separatismo y al consenso progresista.

La mesa de diálogo es un episodio más en la historia de la traición de Pedro Sánchez y el PSOE a los catalanes y al conjunto de españoles. Nunca había pasado que un presidente del Gobierno llegara a humillarse tanto. Y esa mal llamada ‘mesa del diálogo', que prefiero llamar ‘mesa de la traición' o de la ‘extorsión' del separatismo

¿Qué hará Vox si hay algún tipo de pacto entre el Ejecutivo central y la Generalitat?

Haremos lo que hemos hecho desde el principio. Ante cualquier ilegalidad, Vox ha acudido a los tribunales. El separatismo y la izquierda se creían impunes, pero eso cambió en 2017 cuando dieron el golpe de Estado. Sentamos a los responsables en el banquillo de los acusados, y también a la mesa del Parlament que desacató una orden del Tribunal Constitucional.

Seguiremos en esa misma línea porque ellos tienen una clara voluntad de desacatar, por eso muestran desprecio a los miembros del Supremo o del TC, porque saben que es el último dique.

¿Contempla un escenario en el que se vote sobre la secesión de Cataluña?

Contemplo que Pedro Sánchez sea capaz de procurar las modificaciones legislativas o que haga lo que sea necesario para mantenerse en el poder. Pero también puedo garantizar que Vox hará todo los posible para que no se llegue a producir ninguna vulneración de la ley. Confiamos en nuestro sistema judicial y la Constitución. Por mucho que se conjuren los enemigos de España, jamás podrán acabar con ella.

¿Ve posible que Cataluña vuelva a vivir un proceso similar al de 2017?

Los catalanes se están dando cuenta del gran engaño que llevan perpetrando las oligarquías separatistas y socialistas, que están muy alejados de los verdaderos problemas de sus propios votantes. Hoy tienen más en común los votantes socialistas y algunos independentistas con nosotros que con sus propios líderes.

Ellos han demostrado que lo único que les preocupa es seguir en el poder ampliando la red clientelar, enchufando a sus amigos en los numerosos chiringuitos que han creado en los últimos 40 años, y avanzar en sus delirios ideológicos.

Por lo tanto, ellos irán a menos, la evidencia fue la última Diada que no ha sido como la de otros años. Hemos visto como los independentistas silbaban a sus líderes.

Santiago Abascal, líder de Vox, junto a Julen Rementería del PAN durante su polémica visita a México.

Vox adelantó a Ciudadanos y al PP en las últimas elecciones en Cataluña y se convirtió en la primera fuerza del bloque de la derecha no nacionalista y la cuarta del Parlament. Su lema fue muy similar al populista de Donald Trump: "Recuperar Cataluña para los catalanes" ¿Qué quiere decir con esto?

En primer lugar, hablo de recuperar la Cataluña que el separatismo nos ha arrebatado, y me refiero a la Cataluña en libertad que disfrutaron nuestros padres y abuelos. Hoy no existe el derecho a disentir.

La gran alternativa que ofrece Vox al conjunto de catalanes es una Cataluña con acceso a la vivienda, empleo digno y de calidad, donde pequeños y medianos empresarios y comerciantes puedan levantar la persiana sin al asfixia fiscal a la que los somete el separatismo con la única voluntad de desviar dinero para su proyecto ideológico rupturista

La gran alternativa que ofrece Vox al conjunto de catalanes es una Cataluña con acceso a la vivienda, empleo digno y de calidad, donde pequeños y medianos empresarios y comerciantes puedan levantar la persiana sin al asfixia fiscal a la que los somete el separatismo con la única voluntad de desviar dinero para su proyecto ideológico rupturista. También en la que los padres puedan elegir la lengua vehicular de educación de sus hijos.

¿Y para los catalanes que se quieren separar qué proponen?

Esa es nuestra diferencia respecto a los independentistas que ellos solo tienen un proyecto para una parte de los catalanes y Vox piensa en todos. Yo quiero recuperar la seguridad en los barrios para todos los catalanes, garantizar el empleo de calidad para todos, y acceso a la vivienda o que la inmigración ilegal no lleguen de forma masiva.

Estoy hablando de temas que el separatismo y el "consenso progre" en general no están poniendo sobre la mesa de debate. Ellos siguen con los falsos problemas, mitos y mentiras con las que se sostiene su proyecto. Y sobre todo, te corrijo, en Cataluña no existe un conflicto político, ese es el relato que ellos desarrollaron y que el PP, Ciudadanos y PSOE han comprado.

Lo que hay aquí es un conflicto social. Esta es una de nuestras grandes batallas ideológicas que lideramos en solitario contra la agenda de imposición de género, el globalismo deshumanizador, la importación masiva de inmigración ilegal.

Vox has sido el partido más beligerante contra los líderes independentistas, con una estrategia de querellas que les ha dado visibilidad, pero a la vez contribuyeron a la cohesión y reforzamiento de los separatistas al convertirlos en víctimas. ¿No han contribuido así también a enquistar el conflicto?

Como demócratas convencidos creemos en nuestras leyes, y así como no entendemos que alguien que se salta la señal de tráfico no pague la multa, no entendemos que los máximas instituciones del gobierno autonómico estén fomentando saltarse las leyes, el desacato a los tribunales.

Esto es una anomalía, no lo vemos en ninguna región europea y aquí se ha normalizado hasta que Vox irrumpió en el mapa político. Ese es un factor que hemos introducido. Por otro lado, el separatismo crece a raíz del victimismo.

Cuando no es España nos roba, es la policía nos pega o Europa no nos entiende. Están permanentemente en ese relato, no tienen otra cosa que ofrecer más que mentiras y victimismo.

La cuestión catalana ha sido la razón de ser de Vox, el motor que los hizo crecer. ¿Qué pasará si el conflicto queda en un impasse, como parece ser la intención de Pedro Sánchez y Pere Aragonés?

Esa es la gran mentira que han promovido Pedro Sánchez, el separatismo, las elites catalanas, grandes sindicatos. Dicen que concediendo los indultos y con estas reuniones el separatismo dejará la permanente confrontación. Es mentira y lo saben.

La mesa de la traición es un artefacto para despistar, pero tenemos el convencimiento de que tan pronto como puedan van a empezar otra vez. Es más, sus socios de la CUP, estos delincuentes metidos a políticos, les han condicionado la legislatura a dos años, y luego veremos como volverán a arder las calles y el separatismo retomará la ilegalidad y su agenda rupturista.

Estoy convencido de que ésta es una maniobra para seguir intentando asaltar por detrás la Constitución y las instituciones . Y lo más grave es que lo harán con la colaboración del presidente del Gobierno de Sánchez.

Las encuestas de este verano sitúan a la derecha en condiciones de ser alternativa de Gobierno con el apoyo de Vox. ¿A quién del PP prefieres como presidente, a la presidenta madrileña, Isabel Ayuso, o al líder nacional, Pablo Casado?

Me pides que elija entre susto o muerte. Lo único que pido al PP es que deje de vernos como un enemigo a batir y nos vea como aliado para sacar a Sánchez y sus socios de la Moncloa. El reclamo es que rompa con el PSOE porque hoy defienden las mismas políticas. Ayuso quiere demostrar que está cerca de Vox porque necesita nuestros votos para gobernar. Pero nosotros tenemos una agenda de principios, y se los pondremos sobre la mesa.

El líder del PP, Pablo Casado.

Vox habla todo el tiempo de legalidad, pero durante la crisis de este verano en Ceuta por la llegada de menores inmigrantes desde Marruecos defendieron las devoluciones en "caliente", una práctica que la Justicia paralizó porque no cumple con garantías legales y es contraria a los derechos humanos.

Nuestra postura es absolutamente legal. La Ley de Extranjería es clara y evidente y dice que quien entra de manera ilegal tiene que ser deportado a su país de origen.

Lo que pasa es que no se hace como se debería hacer. Nosotros seguiremos defendiendo, sin ningún tipo de complejo, que todo aquel que entre a nuestro países sea o no menor de edad, tiene que ser retornado.

En primer lugar por respecto a los españoles y en segundo lugar por respecto a los inmigrantes legales que vinieron a contribuir. Ellos son los principales perjudicados de que llegue inmigración ilegal, sin trabajo y en muchos casos generando problemas de convivencia y delincuencia.

Es la izquierda, con su efecto llamada, la que los condena a malvivir. Nosotros mostramos solidaridad diciendo la verdad, que no van a tener lo que les prometen. Ellos están promoviendo una falsa solidaridad y bajo el efecto llamada hay un efecto desestabilizador.

Hay sectores a nivel internacional y especialmente europeo que utiliza la inmigración ilegal para desestabilizar nuestra civilización, nuestra manera e vivir, nuestros valores y costumbres.

Lo único que pido al PP es que deje de vernos como un enemigo a batir y nos vea como aliado para sacar a Sánchez y sus socios de la Moncloa

¿Quiere decir que el Islam es una amenaza?

Si, nosotros vamos a seguir defendiendo nuestros valores, principios, civilización y libertades, nuestra concepción del hombre y la mujer en de igualdad pese a que algunos intenten estigmatizar nuestro discurso, demonizarnos, deshumanizarnos.

Saben que estamos defendiendo el futuro y el presente de nuestros compatriotas y de manera indirecta a aquellos que vienen de forma legal. Porque si el mediterráneo deja de convertirse en un cementerio será para partidos como Vox, que defienden el cierre de frontera. Los inmigrantes son bienvenidos, pero bajo criterios económicos y próximos a la cultura de aquí.

La crisis de Afganistán les vino como anillo al dedo para insistir con el cierre de fronteras, pero la UE ya es una fortaleza. ¿No están promoviendo falsas soluciones que generan más sufrimiento?

Es falso que las fronteras estén cerradas. Con el espacio Schengen Europa es un absoluto coladero. Si hay países que construyen muros es porque las fronteras no son seguras, y hay que garantizar que lo sean. También es necesario denunciar que hay una invasión teledirigida por las oligarquías europeas, y tenemos que defendernos y señalar a los responsables.

Vox dice que el feminismo es una ideología supremacista y defiende que los homosexuales dejen sus pancartas y banderas en casa. ¿Es consciente de que estas ideas tienen consecuencias para la vida de muchas personas que sufren violencia y discriminación?

No, no, sobre el tema homosexual te niego la mayor. Nosotros defendemos la igualdad de todos los españoles independientemente de su orientación sexual. Jamás hemos demonizado a alguien por lo que hace en su cama o quien le gusta más o menos. Sí hemos defendido y seguiremos defendiendo la institución del matrimonio, pero estamos a favor de que las uniones de personas del mismo sexo se regularicen de alguna manera.

Estamos dando claramente una batalla por los valores que recibimos de nuestros padres y abuelos y que son los pilares de nuestra civilización y uno de ellos es la familia, fundamentada en el matrimonio.

Pero ahora eso es foco de distorsión para el pensamiento único, que es el "consenso progre", y nosotros lideramos la disidencia, reivindicamos la familia frente a esa imposición de las "mal llamadas feministas" que están generando una lucha constante entre el hombre y la mujer, eso es un absurdo.

Somos los principales defensores de la mujer ¿Qué partido hay en España que promueva la cadena perpetua para el que mate a una mujer? Solo Vox ¿Nosotros somos los machistas? Esa es la falsa hipocresía del progresismo.

Estamos dando claramente una batalla por los valores que recibimos de nuestros padres y abuelos y que son los pilares de nuestra civilización y uno de ellos es la familia, fundamentada en el matrimonio.

¿Pero qué ley apoyó Vox para acabar con el problema de la discriminación?

El problema es el de colectivizar a las personas, agruparlos en gay, homosexuales, transexuales. Cada persona vale por si misma, tiene su propia dignidad y tenemos un ordenamiento jurídico que nos rige por igual. ¿Tenemos que hacer leyes especiales porque uno sea transexual, otro gay o uno tenga pelo rubio o rojo? En el fondo lo que quiere es romper el pilar de la familia, que es donde se educa un niño.

Todos los españoles son iguales ante la ley, por lo tanto, debieran empeñarse en garantizar la igualdad de todos, no como ahora que los catalanes gozan de algunos privilegios frente a los andaluces. Eses es el gran drama del sistema autonómico español.

¿Vox pretende crear una contra-hegemonía basada en qué?

Sin duda el nacimiento de Vox se fundamenta en dos pilares, la unidad de España nacional, en un momento de grave riesgo, cuando el separatismo empieza a irrumpir con fuerza, y liderar la batalla cultural contra el "consenso progre".

Nadie cuestionaba el feminismo, la invasión migratoria o defendía la familia, el matrimonio, la educación fundamentada en el esfuerzo. No había nadie que liderara la disidencia, también contra el "ecologetismo", la "nueva religión verde del siglo XXI".

Hoy si no eres eco o verde eres el malo malísimo. Nosotros como amantes de nuestra patria, somos los principales defensores de la tierra y el medio ambiente, pero lejos de delirios como los que nos están imponiendo, cuando parece que ir en avión o en coche es malo y se está generando una "caza de brujas". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.