Editorial
Warren trae políticas públicas, Sanders sólo ideas
Por Alba Ramos Escobar
Esta plataforma con ideas claras y propuestas pragmáticas ponen a la precandidata demócrata por encima del sanderismo.

En 2012, el mismo día que se reeligió Barack Obama a la presidencia de EU, hubo elecciones para ocupar 33 asientos en el Senado. Uno de ellos era el que el senador por Massachusetts Ted Kennedy había ocupado por casi 47 años, y en el que hasta el día de la elección se sentaba un Republicano. Dado el poder de la figura de Obama, esa elección pasó más o menos desapercibida. Con 53.7% de los votos, ese legendario asiento iba a ser ocupado por una ex profesora de Harvard y cercana colaboradora de Obama. Con el paso de los años, Elizabeth Warren se convirtió en una de las peores pesadillas de Wall Street y lo grandes bancos a los que forzó a rendir cuentas desde la Cámara Alta.

A pesar de los rumores de una posible candidatura a la presidencia en 2016, Warren no se postuló. La senadora entró al juego de las bases trumpistas sobre sus orígenes raciales y al intercambio de ataques con Donald Trump. Para quienes la observábamos desde afuera parecía el fin de sus ambiciones presidenciales. Sin embargo, el 31 de diciembre pasado anunció un comité exploratorio para lanzar su campaña a la presidencia, que finalmente se confirmó en febrero de este año.

La batalla constante de las mujeres que quieren ocupar un cargo de elección popular en Estados Unidos contra el sexismo y los debates sobre su "simpatía" como parámetro político de quién-sabe-qué, Warren la enfrentó de la mano de Bailey, su Golden Retriever. La sobre exposición del perro en las redes sociales causó simpatía, pero al mismo tiempo muchas dudas sobre la sustancia y el fondo de sus propuestas. Hasta que llegó el lunes pasado.

CNN realizó un townhall en Jackson, Mississippi en el que Warren conversó con una de las audiencias más afroamericanas que se haya visto hasta ahora en las internas demócratas frente al 2020, en uno de los estados más pobres y republicanos de Estados Unidos.

Las preguntas fueron diversas, desde migración, economía, y seguro médico, hasta control de armas y reparaciones  para los descendientes de esclavos. La particularidad es que sus respuestas trascendieron las promesas. Habló detalladamente de políticas públicas y de cómo llevarlas a cabo. Habló de ella, de su historia y de su vida, no para que la conocieran, sino para establecer una serie de porqués: por qué es candidata, por qué está en el segmento ideológico en el que se encuentra, y por qué considera que las políticas que llevaría a cabo de ganar la presidencia no sólo tendrían como fin mejorar la vida de las personas, sino de ser coyunturales.

La senadora habló del tema de seguro médico y se pronunció a favor de que todas las personas tengan cobertura, sin importar las formas. Si bien fue la co-impulsora de la iniciativa de Bernie Sanders para hacer público el servicio médico, defendió férreamente el Obamacare como un punto de partida, como un piso mínimo desde dónde empezar. Sin importar si el servicio médico es público o privado, el objetivo es que la cobertura sea universal y a bajo costo.

En temas  de vivienda, presentó un plan -retomando algunas ideas de Lyndon Johnson- para la construcción de tres millones de viviendas subsidiadas, lo cual provocaría una disminución del 10% en el precio de los arrendamientos a nivel nacional a corto plazo. A mediano plazo cerraría la brecha racial sobre la propiedad y la plusvalía de los inmuebles; y a largo plazo el objetivo es que la vivienda vuelva a ser el objeto principal de riqueza y valor para la clase media y las generaciones futuras de cada familia.

En cuanto a migración, si bien el abordaje de los asistentes giró en torno a cómo detener el flujo de migrantes hacia Estados Unidos, Warren trató de descender los decibeles de una conversación que no sería uno de los objetos centrales de debate público y político, si no fuera por la actual administración. Habló en contra del muro desde un punto de vista material y no simbólico. Señaló que si no se puede diferenciar a una madre y una niña de un terrorista el sistema migratorio es el equivocado, y de que la actual política migratoria no refleja los valores estadounidenses. Específicamente sobre la reducción del flujo migratorio, mencionó la necesidad de no recortar el gasto focalizado para ayuda humanitaria en otros países. Si bien no le restó importancia, abandonó la trampa retórica trumpista sobre migración, y se enfocó a hablar del resto de los problemas que aquejan a Estados Unidos.

En lo político se declaró a favor de la eliminación del Colegio Electoral. Dijo que era pro-mercados, pero a favor también de un mercado profundamente regulado, cortando de tajo el mote de socialista que los republicanos una y otra vez tratan de acuñarle a los demócratas. Un mote que el sanderismo ha abrazado y al mismo tiempo ha confundido con socialdemocracia. En ese sentido, las propuestas de Warren confluyen con las propuestas del Sanders (siendo los dos candidatos demócratas menos cercanos al centro ideológico del partido), con la diferencia de que las propuestas de Warren son directamente políticas públicas y no ideas... algunas de ellas mucho más pragmáticas que idealistas.

Los puntos generales en los que Warren coincide con el resto de los precandidatos(as) demócratas son: control de armas, cambio climático, derechos civiles, derechos político-electorales (relacionado con los votos en los procesos electorales y cómo evitar la supresión), y política exterior, dónde consideran un error aliarse con países cuyos gobiernos son regímenes autoritarios.

Habrá que esperar algunas semanas para observar el impacto del townhall en las encuestas, y advertir si la sustancia de Elizabeth Warren logra vencer al encanto vacío de otros candidatos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.