Partidos
Armadura de latón
Por Miguel Ángel Sosa
Ver en el espejo la evolución del PRI. Ser priista era para muchos un honor, como hoy lo es estar con AMLO.

Los votos no son cheques en blanco y eso debe ser una máxima para evitar sorpresas. En las motivaciones que llevan a la gente a las urnas también hay temores y dudas que desaparecen o se maximizan con paso del tiempo.

Después de un año de gobierno, los bandos que antes lucían muy separados se han ido emparejando. ¿Quién ganó y quién perdió terreno? La respuesta está en la esfera del partido en el poder que sin tener oposición enfrente se a tropezado consigo mismo una y otra vez.

¿Podría estar dentro de MORENA también la oposición a MORENA? Pasan los días y para muchos no es descabellada la idea de que una escisión del partido en el poder trajera consigo un contrapeso más digno que el que representan las fuerzas que cohabitan con ellos en el actual el sistema de partidos.

El ADN de MORENA es la clave para entender su autofagia. Y es que si usted pone en el mismo barco a los viejos lobos priístas, aderezados con las legendarias tribus perredistas y acompañados de nuevos tlatoanis enanos que se beneficiaron por la imagen del presidente, el resultado dista de ser un producto de exportación.

La fractura dentro del "gran partido", del que ni ellos saben cuántos afiliados tiene, se acentúa por la lucha intestina para ganar la dirigencia y con ello el botín de candidaturas de la intermedia del 2021. El poder de los grupos aumenta y las cuotas pesan cada vez más.

Mientras en el discurso MORENA se desentiende una y otra vez de los comparativos que se hacen entre este instituto político y el PRI, la realidad diluye las diferencias y acentúa muchas similitudes. Corporativismo, clientelismo y populismo son ases que encumbraron en su momento al tricolor y hoy juega también del lado de los recién llegados.

Al ver en el espejo la evolución del Partido Revolucionario Institucional, es más que evidente el papel que jugó la fuerte estructura interna sustentada por las jerarquías, lealtad el partido y repartición de prebendas a miembros y simpatizantes. Ser priísta era para muchos un honor, como hoy lo es estar con Obrador.

El régimen se sustentó por la confianza en las instituciones que él mismo creó. La politequería no existía porque todo era cuestión de Estado, de Partido, de México. Esos ideales hoy ya no son referente y con ello -aunque no sólo por eso- se explica la decadencia de partido más longevo que ha tenido este país.

Atrás quedaron los años de la marea roja, hoy luce difícil un regreso triunfal de una marca desvencijada como la del PRI. Sin embargo, hay indicios de que en 2021 no todo será miel sobre hojuelas para MORENA, y será ese el referente para ver si la armadura es de acero o de latón.

ENTRE TELONES. Con el nuevo etiquetado de productos sólo vendrán buenas noticias. Por fin se logró ganar la batalla a las grandes corporaciones causantes de grandes epidemias asociadas a la mala alimentación. Aplauso por una victoria histórica que beneficiará principalmente a la niñez mexicana.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.