Diplomacia
Abrazo a México y palo a Maduro
Por Daniel Blanco
El exilio español en México sirvió al presidente de España para manifestar su inconformidad con el gobierno de Venezuela.

El dardo no fue sutil y llevaba un claro destinatario: "Ningún gobernante es virtuoso ni tiene legitimidad si sus ciudadanos se ven obligados a abandonar su país. Si tienen que marcharse en busca de un plato de comida o de libertad, como lleva años pasando en Venezuela, la democracia se revienta". Con tan gruesas palabras se expresó esta tarde Pedro Sánchez, cuyo viaje oficial por México discurrió al ritmo de la crisis política en Venezuela. 

El presidente español aprovechó su conferencia en el Colegio de México para enviar el enésimo mensaje contra el presidente venezolano Nicolás Maduro y recuperar así la línea dura de su discurso, el cual inició hace a penas una semana con un ultimátum al gobierno bolivariano para que convoque a elecciones. Por la mañana, había perdido esa rectitud momentáneamente durante su visita a Palacio Nacional donde, junto al presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmó que apoyaría un "dialogo entre las dos partes". 

El tema principal de la tarde era otro: el agradecimiento a México por haber sido el principal país de acogida de refugiados republicanos perseguidos al finalizar la Guerra Civil española y en la dictadura franquista. Dos exilios (español y venezolano) que le han servido a Sánchez para propósitos distintos, abrazar a México y volver a cargar contra Maduro. 

Este 2019 se conmemoran los 80 años de la llegada a México de los primeros españoles acogidos y, al menos de forma oficial, este hecho iba a ser uno de los ejes centrales de la visita. Gran parte de la agenda del mandatario español apuntaba en esa dirección. Tras el emotivo discurso en el Colegio de México, institución fundada precisamente por intelectuales españoles refugiados, la comitiva presidencial se dirigió al Ateneo Español, centro cultural con un pasado similar. Lo cierto es que el agradecimiento a México ha quedado en segundo plano. 

Sánchez se acordó de intelectuales como Luis Buñuel y Luis Cernuda, quienes encontraron en este país una patria, pero también de muchos ciudadanos anónimos que tuvieron que abandonar su tierra y hallaron en México un lugar donde prosperar. Advirtió además de las miserias del exilio "que no debe ser contaminado de romanticismo". "Veamos a los refugiados de hoy en día y pensemos que lo mismo les ocurrió a los españoles en aquellos años", añadió. 

A pesar de todo, las palabras hacia México fueron cálidas. En ese "trance terrible que fue el exilio", recibió con los brazos abiertos a decenas de miles de españoles que huían de su país, "por eso la deuda de España con México no puede ser pagada". 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.