Partidos
Del Mazo, la pieza clave en los destinos del PRI
Por Milton Merlo
Narro y Alito buscan el apoyo de Toluca. Los mexiquenses cuidan sus cartas. AMLO esboza un equilibrio condicionado por 2021.

Tanto en el campamento de José Narro como en el Alejandro Moreno Cárdenas, principales contendientes para dirigir al PRI, flota la misma certeza: el gobernador mexiquense Alfredo Del Mazo será el gran elector de esa interna y quien conquiste su apoyo tendrá la responsabilidad de manejar al partido en su hora más oscura.

Del Mazo gobierna la entidad con mayor recepción de recursos de la Federación, es donde queda la última estructura territorial de buen calado del PRI para traccionar votos y en el Grupo Atlacomulco, que el mandatario representa, se aglutina a las principales fortunas empresariales de la entidad. Su decantación por alguno de los suspirantes equivale a la adhesión automática de varios gobernadores del PRI, con la excepción de Alejandro Murat, fiel entusiasta del proyecto de Alito. Un puñado de jefes estatales es decisivo en un padrón que roza los 6 millones de militantes, pero que con suerte llegará al millón y medio de votos.

Esa realidad explica en gran medida la reunión de ayer miércoles en Palacio Nacional entre Andrés Manuel López Obrador, Manuel Velasco y el gobernador Moreno Cárdenas. Los dos últimos esperan que el presidente gestione el aval de Del Mazo, quien por cierto tiene la estima de AMLO desde la primera reunión que tuvieron en la transición de 2018, cuando el gobernador explicó lo que fue -a su juicio- el mal manejo de la economía mexicana por parte de los tecnócratas liderados por Luis Videgaray. Hay riñas que nunca terminan. El gobernador ve al ex canciller como el gran responsable del desplome del PRI.

El entorno presidencial desliza que AMLO respetará la posición de Del Mazo. Este último quiere esperar a ver cómo se van a desarrollar las campañas de Narro y de Alito. Los mensajes, la formas y las acciones que le permitan resolver la ecuación en la que se encuentra: su presente y actualidad lo fuerza a una armonía con el presidente pero su pasado y su origen político lo instan a ser el referente de un partido que requiere de resurgir. En Toluca cavilan entre esas dos temporalidades.

Un factor que también alcanza a los candidatos: el PRI sería la estación final de Narro, su última gran encomienda en la vida pública. En cambio para Alito las oficinas de Insurgentes son un peldaño hacia el tablero que más lo obnubila, o sea, la contienda presidencial. Es un factor que Del Mazo conoce y considera. Uno de los tantos.

Esta semana el Congreso del Edomex le quitó la custodia a las principales figuras del Grupo Atlacomulco que ya no tienen poder. Para algunos, una avanzada frontal del cacique moreno Higinio Martínez, que quiere hacerle sentir a Del Mazo que no tiene bajo control a su poder legislativo. El mandatario estatal vive entre esa pulsión opositora más localista y su buena relación con el Presidente. Otro plano que fundamenta esa tesis de que Morena está más presente como constelación de ideas en su esfera legislativa que en el Ejecutivo, donde predominan magnates, académicos y allegados a la "era neoliberal" ahora reciclados en la 4T.

En sus últimas apariciones públicas, Enrique Peña Nieto repite, divertido e irónico, la idea de que Alito tiene todo para relanzar al PRI pero que "si se equivoca, refundará a un nuevo Verde". Una clara alusión anclada en el 2021, cuando el partido pondrá en juego casi todo lo que le queda de poder territorial. La prueba de ácido en la cual Del Mazo también busca escudriñar para entender a quién le sirve apoyar. Por ahora, en su ADN lleno de cautela, espera y observa. Cuida sus cartas, como un árbitro que aguarda el momento para demostrar que también puede ser un jefe político más allá de su terruño.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.