Migración
El muro de Biden
Por Nadia Luna
Lejos de detener los flujos migratorios, el muro ha agudizado la criminalización del migrante. ¿Qué esperar de Biden?

 Casi como una ironía, el mismo año que se liberó por completo el comercio entre México y Estados Unidos, Bill Clinton arrancó la construcción de un muro de 600 kilómetros para restringir el tránsito de las personas entre ambos países. Una medida cuestionable, pero con plena aceptación de los gobiernos que no la consideraban una medida "agresiva". Veinticinco años después, ese argumento es debatido con facilidad.

A Clinton le han seguido tres presidentes: otro demócrata y dos republicanos. La retórica sobre el tema migratorio ha diferido, es cierto, pero en la práctica todos han colaborado en fortalecer ese límite físico en la frontera: con más muro, con más barreras, o con tecnología más potente. Así, en la actualidad el muro suma más de 3 mil kilómetros, pero los flujos migratorios siguen y seguirán. ¿Ha servido entonces de algo?

El discurso más duro, como sabemos, lo acuñó Donald Trump. "We need the Wall", proclamó una y otra vez en los dos procesos de campaña que enfrentó y durante su corta estancia en la Casa Blanca logró sumar 720 kilómetros de barda e implementó crueles medidas, como la separación de familias.

Lo cierto es que, en 25 años de ese muro, la migración no ha dejado de ocupar la centralidad de las agendas de los gobiernos de ambos países ya que en Estados Unidos actualmente se contabilizan, por lo menos, 11 millones de indocumentados. La migración no se ha disipado. De hecho, la realidad en un mundo globalizado y violentamente desigual ha provocado incluso nuevas formas de migrar, como demostraron las caravanas migrantes.

La retórica sobre el tema migratorio ha diferido, es cierto, pero en la práctica todos han colaborado en fortalecer ese límite físico en la frontera: con más muro, con más barreras, o con tecnología más potente

Pero la frontera sí ha creado otras realidades y problemáticas. "Bloody bloody border", canta Manú Chao, con razón: los datos recopilados por los expertos demuestran que el muro solo ha contribuido a criminalizar la figura migrante, trayendo consigo una serie de violencias en todos los aspectos. La realidad para aquel que se atreve a cruzar la frontera sin documentos resulta en un calvario que puede terminar en la muerte. Tan solo en 2019 se reportó el deceso de 810 personas en ese tránsito, de acuerdo con el último dato del Centro de Análisis de la OIM.

La otra realidad se traduce en rentabilidad económica, de la cual se han beneficiado gobiernos, pero también el crimen organizado, pues quienes migran en la clandestinidad forzada se han vuelto blanco para el reclutamiento de sus organizaciones o se ha traficado con ellas.

Los gobiernos, por su parte, han rentabilizado la migración irregular. En cálculos del experto Javier Urbano Reyes, basados en la estimación que hace New Spanic entre el número de trabajadores indocumentados y el sueldo que se les paga, éstos aportan arriba de 20 y 30 mil millones de dólares diarios. Se trata de una cifra conservadora, pues no contabiliza, por ejemplo, los ingresos que dejan por pago de impuestos.

Políticamente, las personas migrantes también han resultado rentables. Trump centró su proyecto de campaña alrededor de su discurso anti-migratorio y le valió su triunfo en 2016 y sin modificación alguna, logró un muy fuerte apoyo en 2019, aunque no fue suficiente para evitar que Joe Biden asumiera como el nuevo presidente de Estados Unidos.

Con esos datos, vemos que el fin de "ordenar" el flujo migratorio a través de las fronteras no se alcanza y por el contrario ha desatado múltiples problemáticas. ¿El nuevo gobierno estadounidense logrará revertir los daños? De momento Biden se distinguió desde el día uno por frenar la ampliación del muro, de momento un acto más simbólico que de fondo.

La expectativa real es que Biden no se olvide del todo del muro y continúe la tradición demócrata, que es reforzar lo que existe del muro con la más alta tecnología, como anticipa el experto de la UNAM, Tomás Milton Muñoz.

Pero Biden muestra señales de voluntad política. La reforma migratoria, afirma el experto, está cargada de buenas intenciones, pero el optimismo no es alto: lo que nos indican los últimos 25 años es que no ha habido consensos, siempre es el mismo tema con la oposición de grupos de ultraderecha o conservadores de ambos partidos, y no han tenido las mayorías suficientes para lograr una reforma amplia. Para Biden, su primer año de gobierno será clave para lograr su materialización, "si no lo consigue en ese periodo, podemos olvidarnos de ella", dice el experto.

La expectativa real es que Biden no se olvide del todo del muro y continúe la tradición demócrata, que es reforzar lo que existe del muro con la más alta tecnología

Sin dejar de lado que ahora Biden también enfrenta una sociedad más polarizada, con claros simpatizantes del discurso xenófobo de Trump.

Sin duda el cese a la ampliación del muro puede festejarse, pero la barda sigue existiendo y los cambios más profundos aún parecen muy lejanos. Así, seguirá dificultando la posibilidad de resolverse los más dolorosos problemas que acompañan a miles en el tránsito irregular desde México a Estados Unidos.

Pero no se tratan de batallas perdidas. Más allá de la reforma que se espera en el congreso de EU, Biden también presentó seis iniciativas en materia migratoria. Las más potentes se relacionan con la atención a refugiados -que incluye dar reversa al programa Quédate en México-, la reunificación de las familias -que atenderá directamente la primera dama, Jill Biden- y el incremento de apoyos para el desarrollo en la región, así como incluir a las personas indocumentadas en sus programas de apoyo, lo cual los expertos ven con pocas trabas legislativas. Son buenas noticias, para revertir algunos de los daños de Trump. Habrá que seguir su desarrollo. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.