Diplomacia
¿AMLO en la Casa Blanca?
Por Hernán Sarquis
Una visita de AMLO podría validar la política migratoria de Trump, a meses del inicio formal de su campaña para la reelección.

Donald Trump ordenó la detención y separación de miles de niños migrantes de los padres y familiares con quienes cruzaron la frontera de Estados Unidos sin visa. El objetivo del entonces Fiscal General Jeff Sessions, del ex jefe de Gabinete John Kelly, de la ex jefa de Seguridad Interior Kirstjen Nielsen, y del asesor presidencial Stephen Miller era claro y explícito: desincentivar la migración a través del terror. 

Al mismo tiempo, el presidente ha desatado una ola de redadas por todo el país. Agentes de ICE llegan a los centros de trabajo y detienen como criminales a obreros de maquiladoras, empleados de limpieza y de la industria del servicio. Los temidos criminales, violadores, narcotraficantes y pandilleros de la MS13 de los que Trump no para de hablar, en realidad son padres de familia que pagan impuestos de manera indirecta, sin recibir los beneficios del Estado con el que contribuyen.

Las consecuencias que esta política del terror ha tenido se pueden ver todos los días en todas las grandes ciudades de EU. Las comunidades de hispanos -millones de ellos ciudadanos mexicanos- están fragmentadas y aterrorizadas. Los inmigrantes tienen miedo de acudir a las autoridades locales, poniendo en riesgo a toda la comunidad. Dejaron de alzar la voz y de construir comunidad por temor a terminar separados de sus familias en países de los que huyeron por miedo o miseria. Es una campaña de odio que está teniendo consecuencias muy concretas, no sólo en el plano local. 

Trump es un mercadólogo tan exitoso que consiguió eliminar del discurso político en su totalidad la presencia de los migrantes. Hasta hace tres años tantos demócratas como republicanos hablaban de rescatar a los dreamers, los indocumentados -en su mayoría mexicanos- que llegaron de niños a EU y que lo único que los separa de sus compañeros de generación es que no gozan de los mismos derechos. No tienen acceso a educación, empleo formal, y otros beneficios. Son ciudadanos de segunda en el país en el que crecieron.

También tuvo consecuencias para Trump. El 91% de los demócratas y 68% de los votantes independientes reprueban la cruel medida contra los migrantes. En total, el 66% de los estadounidenses la condenaron, aunque 55% de los republicanos duros estuvieron a favor.

La noticia de que Andrés Manuel López Obrador haya ofrecido una "visita de excepción" en la Casa Blanca podría tener un efecto sorpresivo para muchos migrantes. Millones de ellos mexicanos, por herencia y nacimiento. Su presidente pareciera que se dispone a validar las acciones de su verdugo, giro que -visita o no- parece confirmarse con un endurecimiento de los controles migratorios en México.

En 2016 millones de estadounidenses votaron por Donald Trump a pesar de Donald Trump. Votaron por un cambio de paradigma, o por un candidato que mirara a la clase obrera, o por alguien que por fin alzara la voz contra el libre mercado que dejó a millones desempleados. Votaron por Trump a pesar de las dudas que les provocaba. Lo votaron a pesar de los comentarios racistas, sexistas e islamofóbicos. Ese votante de Trump que en 2008 y 2012 votó por Obama y que hoy tiene dos años atestiguando la presidencia más caótica de la que se tiene memoria, probablemente se cuestionará si la reelección es la mejor idea. Una visita de AMLO le daría al magnate un mensaje perfecto: No soy un racista, hasta el presidente de los mexicanos lo sabe.

"¿Ven? No se trataba de racismo, sino de respetar la ley". Para Trump es una herramienta invaluable. Más allá de lo que pueda ayudarle con el voto hispano -es probable que no mucho- la visita de AMLO reviste a Trump de normalidad. Le otorga un argumento perfecto e indiscutible para seducir al voto más moderado.

Si la invitación de EPN al candidato Trump le sirvió para normalizar su imagen, una eventual visita de AMLO a la Casa Blanca le serviría a Trump para sacarlo del cesto de indeseables en la imaginación de Hillary Clinton. Para millones será el pretexto perfecto para reelegir al presidente y seguir ignorando a millones de seres humanos sin derechos, aunque tengan que taparse la nariz mientras tachan la boleta. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.